El PP europeo apuesta por la construcción europea para salir de la crisis

Los líderes del Partido Popular Europeo (PPE) reafirmaron hoy en su congreso en Bucarest su apuesta por la construcción europea para salir de la crisis, al tiempo que llamaron a proteger la economía social en la víspera del Consejo Europeo."Si no logramos promover el crecimiento económico en nuestros países no podremos mantener este nivel de bienestar tan envidiable", dijo en su discurso la canciller alemana, Angela Merkel, que recordó que la Unión Europea tiene menos del 9 por ciento de los habitantes del planeta y el 50 por ciento del gasto social del mundo.En un discurso menos abstracto que el de Merkel, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, conminó a cumplir los acuerdos alcanzados en el Consejo Europeo de junio y avanzar hacia la unión bancaria y fiscal y hacia un supervisor único, según el compromiso de aquella reunión. "Cualquier señal de debilidad, de desunión o de duda pone peligrosamente en riesgo no sólo nuestra credibilidad sino nuestra estabilidad", dijo Rajoy en su intervención.Antes de pronunciar su discurso, el presidente del Gobierno se reunió con Merkel, cuyo Ejecutivo no ha ocultado sus reservas ante la velocidad con que España e Italia demandan adoptar la unión bancaria.Fuentes presentes en el encuentro confirmaron que a Merkel "le gusta menos" que a Rajoy el documento para avanzar en la unión bancaria, fiscal, económica y política de la UE que han preparado los líderes de las principales instituciones europeas.Uno de los discursos más esperados fue el del primer ministro griego, Andonis Samarás, quien reclamó que las sociedades no sean "tratadas como máquinas" a la hora de aplicar políticas de austeridad.Samarás pidió que se "mantenga la esperanza" de los ciudadanos, algo fundamental a su juicio para evitar el "caos" social que han vividos países como Grecia.Otro de los pesos pesados presentes en el Congreso es el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso."Debemos tomar decisiones en diversos campos: fortalecer la disciplina presupuestaria, adoptar el mecanismo de vigilancia de los bancos y aprobar el presupuesto para los próximos siete años", declaró Barroso, en la línea de Rajoy.Barroso aseguró que la Comisión trabaja en varios proyectos para evitar "el crecimiento alimentado por los créditos artificiales y los gastos públicos irresponsables", y sugirió la creación de un "impuesto a las transacciones financieras" como una de las posibles medidas.El congreso de hoy y mañana servirá también para reelegir al presidente del PPE, el belga Wilfried Martens, y al secretario general de la formación, el español Antonio López-Istúriz, al frente de los conservadores europeos.El PPE les encomendará la tarea de preparar el programa electoral para las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 y de designar a un candidato para presidir la Comisión Europea.La crisis política de este verano en Rumanía por el intento frustrado del Parlamento de revocar al presidente de centro-derecha, Traian Basescu, hizo saltar las alarmas en Bruselas y ha vuelto a centrar la atención de algunos líderes populares."En toda Europa la democracia prevalece, los principios democráticos deben ser respetados y nosotros aseguraremos que esto siga ocurriendo", dijo Merkel en referencia al proceso de destitución de Basescu, que despertó duras críticas al primer ministro socialdemócrata rumano, Victor Ponta, en varias capitales europeas.

Los líderes del Partido Popular Europeo (PPE) reafirmaron hoy en su congreso en Bucarest su apuesta por la construcción europea para salir de la crisis, al tiempo que llamaron a proteger la economía social en la víspera del Consejo Europeo."Si no logramos promover el crecimiento económico en nuestros países no podremos mantener este nivel de bienestar tan envidiable", dijo en su discurso la canciller alemana, Angela Merkel, que recordó que la Unión Europea tiene menos del 9 por ciento de los habitantes del planeta y el 50 por ciento del gasto social del mundo.En un discurso menos abstracto que el de Merkel, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, conminó a cumplir los acuerdos alcanzados en el Consejo Europeo de junio y avanzar hacia la unión bancaria y fiscal y hacia un supervisor único, según el compromiso de aquella reunión. "Cualquier señal de debilidad, de desunión o de duda pone peligrosamente en riesgo no sólo nuestra credibilidad sino nuestra estabilidad", dijo Rajoy en su intervención.Antes de pronunciar su discurso, el presidente del Gobierno se reunió con Merkel, cuyo Ejecutivo no ha ocultado sus reservas ante la velocidad con que España e Italia demandan adoptar la unión bancaria.Fuentes presentes en el encuentro confirmaron que a Merkel "le gusta menos" que a Rajoy el documento para avanzar en la unión bancaria, fiscal, económica y política de la UE que han preparado los líderes de las principales instituciones europeas.Uno de los discursos más esperados fue el del primer ministro griego, Andonis Samarás, quien reclamó que las sociedades no sean "tratadas como máquinas" a la hora de aplicar políticas de austeridad.Samarás pidió que se "mantenga la esperanza" de los ciudadanos, algo fundamental a su juicio para evitar el "caos" social que han vividos países como Grecia.Otro de los pesos pesados presentes en el Congreso es el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso."Debemos tomar decisiones en diversos campos: fortalecer la disciplina presupuestaria, adoptar el mecanismo de vigilancia de los bancos y aprobar el presupuesto para los próximos siete años", declaró Barroso, en la línea de Rajoy.Barroso aseguró que la Comisión trabaja en varios proyectos para evitar "el crecimiento alimentado por los créditos artificiales y los gastos públicos irresponsables", y sugirió la creación de un "impuesto a las transacciones financieras" como una de las posibles medidas.El congreso de hoy y mañana servirá también para reelegir al presidente del PPE, el belga Wilfried Martens, y al secretario general de la formación, el español Antonio López-Istúriz, al frente de los conservadores europeos.El PPE les encomendará la tarea de preparar el programa electoral para las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 y de designar a un candidato para presidir la Comisión Europea.La crisis política de este verano en Rumanía por el intento frustrado del Parlamento de revocar al presidente de centro-derecha, Traian Basescu, hizo saltar las alarmas en Bruselas y ha vuelto a centrar la atención de algunos líderes populares."En toda Europa la democracia prevalece, los principios democráticos deben ser respetados y nosotros aseguraremos que esto siga ocurriendo", dijo Merkel en referencia al proceso de destitución de Basescu, que despertó duras críticas al primer ministro socialdemócrata rumano, Victor Ponta, en varias capitales europeas.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios