El PS luso espera gobernar tras tumbar al Ejecutivo conservador en el Parlamento

El secretario general de los socialistas portugueses, Antonio Costa. EFE/Archivo El secretario general de los socialistas portugueses, Antonio Costa. EFE/Archivo

El secretario general de los socialistas portugueses, Antonio Costa. EFE/Archivo

Los socialistas portugueses anunciaron hoy estar dispuestos a derribar al nuevo Ejecutivo conservador en cuanto presente su programa gobierno en el Parlamento a través de una moción de censura, e insisten en cerrar el acuerdo tripartito que negocian con la izquierda para poder gobernar el país.Ésta es la principal conclusión de la reunión de la Comisión Política Nacional del Partido Socialista luso (PS), que comenzó ayer por la noche y terminó hoy de madrugada con la publicación de un duro comunicado muy crítico con el presidente, Aníbal Cavaco Silva.El órgano socialista arremetió contra la decisión del jefe del Estado de encargar la formación de Gobierno a los conservadores lusos y amenazó con derribarlo nada más tome posesión."Decidimos dar indicación al Grupo Parlamentario para presentar una moción de censura a cualquier programa de Gobierno que se proponga mantener en lo esencial las políticas de la anterior legislatura", reza el texto.De confirmarse la votación a favor en una moción de estas características por parte de socialistas, marxistas y comunistas -que contarían con mayoría absoluta en la Cámara-, el próximo Ejecutivo duraría apenas unos días y tendría que ser disuelto, tras lo que la formación de Gobierno regresaría a manos de Cavaco Silva.En ese caso, el presidente debería escoger entre permitir acceder al poder a la izquierda, dejar un Gobierno en funciones o volver a apelar a conservadores y socialistas a llegar a un acuerdo.El PS, liderado por el exalcalde de Lisboa António Costa, acusó a Cavaco Silva -dirigente en los años 80 y 90 de los conservadores lusos- de constituirse en "opositor a la voluntad" de la mayoría de portugueses.El jefe del Estado hizo público ayer que será el candidato más votado, el conservador Pedro Passos Coelho (obtuvo casi el 38,57 % de los sufragios, seis puntos más que los socialistas), quien vuelva a ocupar el cargo de primer ministro pese a no haber logrado la mayoría absoluta.La Comisión Política Nacional del PS, sin embargo, recordó que la suma de los votos entre las tres fuerzas de izquierda (en torno a 2,8 millones) supera con creces el registrado por la centro-derecha (2,1 millones), dato que en su opinión aporta legitimidad al proyecto.Los socialistas insistieron en que el Parlamento tiene la última palabra y que el presidente deberá por ello "respetarla (...) bajo pena de colocarse al margen de la democracia".El órgano directivo del PS apoyó las negociaciones mantenidas en las últimas semanas por Costa con los marxistas del Bloque de Izquierda -hermanados en la UE con Podemos y Syriza- y los comunistas, e instó a su líder a "concluir el acuerdo" con el objetivo de poder presentar "una solución de gobierno estable, creíble y consistente".Desde la Comisión incidieron en que este pacto tripartito de izquierdas no pondrá en riesgo el carácter europeísta del país, al contrario de lo que dijo el jefe del Estado, y recalcó que de llegar a formar Gobierno están garantizados los compromisos adquiridos por Portugal con la UE y su pertenencia a la OTAN."No aceptamos que se confunda un programa de Gobierno que no contiene esas intenciones -en referencia al incumplimiento de las reglas comunitarias- con el derecho legítimo de los partidos que votarán a favor a tener otras posiciones", señalaron desde el PS en alusión a marxistas y comunistas, que defienden desde la renegociación de la deuda hasta la salida del euro y la OTAN.Al término de la reunión, el propio Costa subrayó salir "reforzado" en su idea de "concluir las negociaciones en curso", y calificó de "incomprensible" la decisión de Cavaco de optar por Passos Coelho pese a saber "que no dispone ni tiene condiciones para llegar a disponer de apoyo mayoritario en el Parlamento".

Los socialistas portugueses anunciaron hoy estar dispuestos a derribar al nuevo Ejecutivo conservador en cuanto presente su programa gobierno en el Parlamento a través de una moción de censura, e insisten en cerrar el acuerdo tripartito que negocian con la izquierda para poder gobernar el país.Ésta es la principal conclusión de la reunión de la Comisión Política Nacional del Partido Socialista luso (PS), que comenzó ayer por la noche y terminó hoy de madrugada con la publicación de un duro comunicado muy crítico con el presidente, Aníbal Cavaco Silva.El órgano socialista arremetió contra la decisión del jefe del Estado de encargar la formación de Gobierno a los conservadores lusos y amenazó con derribarlo nada más tome posesión."Decidimos dar indicación al Grupo Parlamentario para presentar una moción de censura a cualquier programa de Gobierno que se proponga mantener en lo esencial las políticas de la anterior legislatura", reza el texto.De confirmarse la votación a favor en una moción de estas características por parte de socialistas, marxistas y comunistas -que contarían con mayoría absoluta en la Cámara-, el próximo Ejecutivo duraría apenas unos días y tendría que ser disuelto, tras lo que la formación de Gobierno regresaría a manos de Cavaco Silva.En ese caso, el presidente debería escoger entre permitir acceder al poder a la izquierda, dejar un Gobierno en funciones o volver a apelar a conservadores y socialistas a llegar a un acuerdo.El PS, liderado por el exalcalde de Lisboa António Costa, acusó a Cavaco Silva -dirigente en los años 80 y 90 de los conservadores lusos- de constituirse en "opositor a la voluntad" de la mayoría de portugueses.El jefe del Estado hizo público ayer que será el candidato más votado, el conservador Pedro Passos Coelho (obtuvo casi el 38,57 % de los sufragios, seis puntos más que los socialistas), quien vuelva a ocupar el cargo de primer ministro pese a no haber logrado la mayoría absoluta.La Comisión Política Nacional del PS, sin embargo, recordó que la suma de los votos entre las tres fuerzas de izquierda (en torno a 2,8 millones) supera con creces el registrado por la centro-derecha (2,1 millones), dato que en su opinión aporta legitimidad al proyecto.Los socialistas insistieron en que el Parlamento tiene la última palabra y que el presidente deberá por ello "respetarla (...) bajo pena de colocarse al margen de la democracia".El órgano directivo del PS apoyó las negociaciones mantenidas en las últimas semanas por Costa con los marxistas del Bloque de Izquierda -hermanados en la UE con Podemos y Syriza- y los comunistas, e instó a su líder a "concluir el acuerdo" con el objetivo de poder presentar "una solución de gobierno estable, creíble y consistente".Desde la Comisión incidieron en que este pacto tripartito de izquierdas no pondrá en riesgo el carácter europeísta del país, al contrario de lo que dijo el jefe del Estado, y recalcó que de llegar a formar Gobierno están garantizados los compromisos adquiridos por Portugal con la UE y su pertenencia a la OTAN."No aceptamos que se confunda un programa de Gobierno que no contiene esas intenciones -en referencia al incumplimiento de las reglas comunitarias- con el derecho legítimo de los partidos que votarán a favor a tener otras posiciones", señalaron desde el PS en alusión a marxistas y comunistas, que defienden desde la renegociación de la deuda hasta la salida del euro y la OTAN.Al término de la reunión, el propio Costa subrayó salir "reforzado" en su idea de "concluir las negociaciones en curso", y calificó de "incomprensible" la decisión de Cavaco de optar por Passos Coelho pese a saber "que no dispone ni tiene condiciones para llegar a disponer de apoyo mayoritario en el Parlamento".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios