Papúa Nueva Guinea acogerá refugiados del centro de inmigrantes en Manus

Manus island en el norte de Papua Nueva Guinea es usado por Australia como un centro de procesamiento para solicitantes de asilo, donde inmigrantes ilegales son mantenidos por largo tiempo. EFE/Archivo Manus island en el norte de Papua Nueva Guinea es usado por Australia como un centro de procesamiento para solicitantes de asilo, donde inmigrantes ilegales son mantenidos por largo tiempo. EFE/Archivo

Manus island en el norte de Papua Nueva Guinea es usado por Australia como un centro de procesamiento para solicitantes de asilo, donde inmigrantes ilegales son mantenidos por largo tiempo. EFE/Archivo

Papúa Nueva Guinea comenzará a acoger a los inmigrantes que han sido reconocidos como refugiados y que estuvieron detenidos en el centro de inmigrantes ubicado en la isla papuana Manus, dijo hoy el ministro australiano de Inmigración.La acogida se basa en el Acuerdo Regional de Reubicación, firmado en 2013 entre Camberra y Port Moresby con el propósito de tramitar las solicitudes de asilo y acoger a refugiados en territorio papuano, "consistente con el espíritu de asociación que existe entre nuestros dos países", apuntó el ministro Peter Dutton.El centro de la isla Manus, que hasta agosto tenía 936 solicitantes de asilo y refugiados, fue abierto como parte de la polémica política australiana para luchar contra la llegada masiva de barcos con solicitantes de asilo a su territorio.Las condiciones en este centro de detención de Manus, que ha sido escenario de revueltas y en el que han muerto varios solicitantes de asilo, han sido fuertemente criticadas por las agencias de la ONU y organismos internacionales.El lugar en dónde serán reubicados los nuevos refugiados, todos varones solteros, es aún incierto, según apuntó el diario Sydney Morning Herald.Además, Papúa Nueva Guinea no es visto como un lugar seguro ya que el mismo Gobierno australiano insta a sus ciudadanos en sus alertas de viaje a ejercer "un alto nivel de precaución" e informa de la gran cantidad de crímenes serios, así como la posibilidad de que las disputas étnicas en ese país provoquen choques violentos.El anuncio de Papúa Nueva Guinea se da después de que Nauru, otro país que colabora con Australia en su política de inmigración, anunció a principios de mes que ponía fin al régimen de detención obligatoria de los solicitantes de asilo y que tramitará todas sus peticiones para ser reconocidos como refugiados.La política australiana de detención de inmigrantes en terceros países se encuentra en entredicho y a la espera del veredicto, en una fecha por anunciar, del Tribunal Superior de Australia en torno a la demanda de una solicitante de asilo bangladesí y su bebé.Muchos de los inmigrantes detenidos en los centros han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros que han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas como las minorías rohingya, de Birmania, o Bidun, de la región del Golfo.

Papúa Nueva Guinea comenzará a acoger a los inmigrantes que han sido reconocidos como refugiados y que estuvieron detenidos en el centro de inmigrantes ubicado en la isla papuana Manus, dijo hoy el ministro australiano de Inmigración.La acogida se basa en el Acuerdo Regional de Reubicación, firmado en 2013 entre Camberra y Port Moresby con el propósito de tramitar las solicitudes de asilo y acoger a refugiados en territorio papuano, "consistente con el espíritu de asociación que existe entre nuestros dos países", apuntó el ministro Peter Dutton.El centro de la isla Manus, que hasta agosto tenía 936 solicitantes de asilo y refugiados, fue abierto como parte de la polémica política australiana para luchar contra la llegada masiva de barcos con solicitantes de asilo a su territorio.Las condiciones en este centro de detención de Manus, que ha sido escenario de revueltas y en el que han muerto varios solicitantes de asilo, han sido fuertemente criticadas por las agencias de la ONU y organismos internacionales.El lugar en dónde serán reubicados los nuevos refugiados, todos varones solteros, es aún incierto, según apuntó el diario Sydney Morning Herald.Además, Papúa Nueva Guinea no es visto como un lugar seguro ya que el mismo Gobierno australiano insta a sus ciudadanos en sus alertas de viaje a ejercer "un alto nivel de precaución" e informa de la gran cantidad de crímenes serios, así como la posibilidad de que las disputas étnicas en ese país provoquen choques violentos.El anuncio de Papúa Nueva Guinea se da después de que Nauru, otro país que colabora con Australia en su política de inmigración, anunció a principios de mes que ponía fin al régimen de detención obligatoria de los solicitantes de asilo y que tramitará todas sus peticiones para ser reconocidos como refugiados.La política australiana de detención de inmigrantes en terceros países se encuentra en entredicho y a la espera del veredicto, en una fecha por anunciar, del Tribunal Superior de Australia en torno a la demanda de una solicitante de asilo bangladesí y su bebé.Muchos de los inmigrantes detenidos en los centros han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros que han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas como las minorías rohingya, de Birmania, o Bidun, de la región del Golfo.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios