Prosiguen las negociaciones entre la izquierda portuguesa para cerrar el acuerdo

El secretario general del Partido Socialista de Portugal, Antonio Costa. EFE/Archivo El secretario general del Partido Socialista de Portugal, Antonio Costa. EFE/Archivo

El secretario general del Partido Socialista de Portugal, Antonio Costa. EFE/Archivo

Las negociaciones que mantienen los socialistas portugueses con el resto de fuerzas de izquierda para cerrar un acuerdo tripartito prosiguieron hoy, bajo la premisa de consensuar una alternativa de Gobierno estable."Todavía se está trabajando en el acuerdo, las reuniones continúan", confirmaron a EFE fuentes del Partido Socialista (PS) luso, que precisaron que estos encuentros son de carácter "técnico".Por el momento, el marxista Bloque de Izquierda (hermanado en la UE con Podemos y Syriza) y el Partido Comunista Portugués (PCP) se han limitado a confirmar que darán su apoyo al PS si finalmente recibe el encargo de formar Gobierno, pero falta todavía por saber la duración de un eventual pacto y su alcance.Hasta qué punto se encuentran avanzadas estas conversaciones sigue siendo una incógnita, pese a que los términos del acuerdo se consideran fundamentales para evaluar la solidez de un hipotético Ejecutivo de izquierdas en Portugal.El país aguarda todavía la decisión del jefe del Estado portugués, Aníbal Cavaco Silva, a quien la Constitución atribuye la responsabilidad de elegir a qué candidato entrega la formación de Gobierno.Sin embargo, por primera vez desde la llegada de la democracia (1974), existen dos aspirantes que dicen tener condiciones para hacerlo: el conservador Pedro Passos Coelho, ganador de los comicios y que no cuenta con mayoría absoluta, y el socialista António Costa, que quedó segundo pero tendría superioridad en la Cámara gracias al apoyo de marxistas y comunistas.La negociación de un acuerdo tripartito es seguida con enorme expectación y sorpresa en el país, ya que es la primera vez que las tres fuerzas de izquierda plantean la posibilidad de unir posturas.Además de las fuertes divergencias a nivel de programa electoral -la permanencia de Portugal en la OTAN, la conveniencia de seguir en el euro o la renegociación de deuda son las más notables-, también existe una rivalidad histórica entre todos ellos.No obstante, marxistas y comunistas defienden que dejarán de lado algunas de esas reivindicaciones para consensuar medidas en tres áreas claves: salarios, pensiones y empleo.Acelerar la retirada de los recortes salariales en el sector público, descongelar las pensiones, reducir el IVA en algunos productos y definir medidas contra la precariedad laboral son puntos en discusión, de acuerdo con la información filtrada a medios lusos.Las negociaciones con Bloque de Izquierda y PCP despierta recelos en un sector del Partido Socialista e incluso hoy mismo el eurodiputado Francisco Assis se manifestó en contra de gobernar con la izquierda por considerar que las diferencias ideológicas son de tal calado que impedirían la aprobación de reformas importantes para el país."Estoy frontal y absolutamente en contra de la idea de constituir un Gobierno asentado en una hipotética mayoría de izquierda", reconoció abiertamente en un artículo de opinión publicado en el periódico "Público".Assis es visto en Portugal como el principal opositor interno del actual líder del PS, António Costa, e incluso se especula con la posibilidad de que se presente a la secretaría general del partido tras la derrota electoral del pasado 4 de octubre.Costa conocerá hoy de primera mano el grado de apoyo a estas conversaciones con la extrema izquierda, ya que tiene programado un encuentro con los diputados del grupo parlamentario.Más importante será la reunión de la Comisión Política Nacional del PS, que se celebrará durante la noche, a cuyos miembros explicará Costa el curso de las negociaciones y de quienes debe recibir su visto bueno para proseguir con ellas.Independientemente de la opinión que pese más en el seno de la formación, la decisión corresponde al jefe del Estado, el conservador Cavaco Silva, quien pide a los candidatos que den pruebas de que podrán liderar un Ejecutivo estable y duradero en Portugal.

Las negociaciones que mantienen los socialistas portugueses con el resto de fuerzas de izquierda para cerrar un acuerdo tripartito prosiguieron hoy, bajo la premisa de consensuar una alternativa de Gobierno estable."Todavía se está trabajando en el acuerdo, las reuniones continúan", confirmaron a EFE fuentes del Partido Socialista (PS) luso, que precisaron que estos encuentros son de carácter "técnico".Por el momento, el marxista Bloque de Izquierda (hermanado en la UE con Podemos y Syriza) y el Partido Comunista Portugués (PCP) se han limitado a confirmar que darán su apoyo al PS si finalmente recibe el encargo de formar Gobierno, pero falta todavía por saber la duración de un eventual pacto y su alcance.Hasta qué punto se encuentran avanzadas estas conversaciones sigue siendo una incógnita, pese a que los términos del acuerdo se consideran fundamentales para evaluar la solidez de un hipotético Ejecutivo de izquierdas en Portugal.El país aguarda todavía la decisión del jefe del Estado portugués, Aníbal Cavaco Silva, a quien la Constitución atribuye la responsabilidad de elegir a qué candidato entrega la formación de Gobierno.Sin embargo, por primera vez desde la llegada de la democracia (1974), existen dos aspirantes que dicen tener condiciones para hacerlo: el conservador Pedro Passos Coelho, ganador de los comicios y que no cuenta con mayoría absoluta, y el socialista António Costa, que quedó segundo pero tendría superioridad en la Cámara gracias al apoyo de marxistas y comunistas.La negociación de un acuerdo tripartito es seguida con enorme expectación y sorpresa en el país, ya que es la primera vez que las tres fuerzas de izquierda plantean la posibilidad de unir posturas.Además de las fuertes divergencias a nivel de programa electoral -la permanencia de Portugal en la OTAN, la conveniencia de seguir en el euro o la renegociación de deuda son las más notables-, también existe una rivalidad histórica entre todos ellos.No obstante, marxistas y comunistas defienden que dejarán de lado algunas de esas reivindicaciones para consensuar medidas en tres áreas claves: salarios, pensiones y empleo.Acelerar la retirada de los recortes salariales en el sector público, descongelar las pensiones, reducir el IVA en algunos productos y definir medidas contra la precariedad laboral son puntos en discusión, de acuerdo con la información filtrada a medios lusos.Las negociaciones con Bloque de Izquierda y PCP despierta recelos en un sector del Partido Socialista e incluso hoy mismo el eurodiputado Francisco Assis se manifestó en contra de gobernar con la izquierda por considerar que las diferencias ideológicas son de tal calado que impedirían la aprobación de reformas importantes para el país."Estoy frontal y absolutamente en contra de la idea de constituir un Gobierno asentado en una hipotética mayoría de izquierda", reconoció abiertamente en un artículo de opinión publicado en el periódico "Público".Assis es visto en Portugal como el principal opositor interno del actual líder del PS, António Costa, e incluso se especula con la posibilidad de que se presente a la secretaría general del partido tras la derrota electoral del pasado 4 de octubre.Costa conocerá hoy de primera mano el grado de apoyo a estas conversaciones con la extrema izquierda, ya que tiene programado un encuentro con los diputados del grupo parlamentario.Más importante será la reunión de la Comisión Política Nacional del PS, que se celebrará durante la noche, a cuyos miembros explicará Costa el curso de las negociaciones y de quienes debe recibir su visto bueno para proseguir con ellas.Independientemente de la opinión que pese más en el seno de la formación, la decisión corresponde al jefe del Estado, el conservador Cavaco Silva, quien pide a los candidatos que den pruebas de que podrán liderar un Ejecutivo estable y duradero en Portugal.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios