Rusia propone al G8 crear mecanismos eficaces contra las principales amenazas

El presidente ruso, Vladimir Puti, se dirige al público durante una recepción a los afectados por las inundaciones en Jabárovsk (Rusia) ayer, martes 31 de diciembre de 2013. EFE El presidente ruso, Vladimir Puti, se dirige al público durante una recepción a los afectados por las inundaciones en Jabárovsk (Rusia) ayer, martes 31 de diciembre de 2013. EFE

El presidente ruso, Vladimir Puti, se dirige al público durante una recepción a los afectados por las inundaciones en Jabárovsk (Rusia) ayer, martes 31 de diciembre de 2013. EFE

Rusia, fortalecida por su creciente protagonismo en el ámbito internacional, asumió hoy la presidencia anual del G8 con la propuesta de crear mecanismos eficaces contra las principales amenazas que afronta el mundo, entre ellas el terrorismo y el narcotráfico."Las amenazas al desarrollo estable son cada vez más diversas. Se multiplican los focos de violencia y de confrontación civil, se socava el sistema del derecho internacional", constató el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en un mensaje publicado hoy con motivo del comienzo de la presidencia rusa del G8.El jefe del Kremlin agregó que el mundo se ve afectado por convulsiones económicas, desastres naturales y catástrofes ecológicas y que, dada la estrecha interdependencia, "los problemas de un país o una región inevitablemente adquieren nivel global".Tras destacar que los instrumentos anticrisis no son lo suficientemente eficaces, Putin resaltó que en esta situación el G8 debe centrarse en los retos de la actualidad y en los que se perfilan, y "compartir la responsabilidad por el futuro".La presidencia rusa, que comienza tras importantes éxitos diplomáticos de Moscú como el desarme químico de Siria o el acuerdo preliminar sobre el programa nuclear iraní, propone a sus socios "elaborar mecanismos colectivos llamados a poner bajo control los riesgos más graves", indicó el presidente ruso.Putin subrayó la importancia de "abarcar toda la cadena: desde el pronóstico y la prevención de unas u otras amenazas hasta la superación de sus consecuencias negativas potenciales".Agregó que el lema de la presidencia rusa del G8, "Gestión de riesgos para garantizar crecimiento estable en un mundo seguro", dicta las prioridades propuestas por Rusia para este año."Se trata de la lucha contra la amenaza de la droga, el terrorismo, el extremismo, del arreglo de los conflictos regionales, de la defensa de la salud y de la creación de un sistema global de gestión de riesgos vinculados a desastres naturales y tecnológicos", precisó.Al mismo tiempo, Putin resaltó que la tarea principal es garantizar el crecimiento estable de la economía, ya que de no cumplirse ésta "es difícil superar la inestabilidad en los otros ámbitos"."Tenemos el propósito de intensificar el trabajo conjunto para estimular la economía global, disminuir el desempleo, eliminar las barreras proteccionistas en el comercio y las inversiones", añadió.El jefe del Kremlin subrayó que Rusia no considera el G8 "una especie de club elitista de líderes mundiales que debaten sobre los destinos de la humanidad a puerta cerrada" y "está abierta al diálogo y la cooperación"La cumbre del G8 de este año es la cuadragésima desde la creación de este grupo informal de países que inició su andadura en 1973 como G6 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Italia, Francia y el Reino Unido) y al que más tarde se sumaron Canadá (1975) y Rusia (1994, aunque sólo en 2002 se convirtió en miembro con plenos derechos).La de Sochi es la segunda cumbre del G8 en Rusia: la primera fue celebrada en 2006, también con Putin al frente del Kremlin, en la localidad de Strelna, en las afueras de San Petersburgo, la antigua capital imperial rusa.Con anterioridad, en 1996, el Grupo celebró una cumbre especial en Moscú centrada exclusivamente en los problemas de la seguridad nuclear.El G8 aglutina el 50 % del PIB mundial, el 35 % de las exportaciones y el 38 % de las importaciones, y produce el 32 % de la energía que se genera en el planeta.

Rusia, fortalecida por su creciente protagonismo en el ámbito internacional, asumió hoy la presidencia anual del G8 con la propuesta de crear mecanismos eficaces contra las principales amenazas que afronta el mundo, entre ellas el terrorismo y el narcotráfico."Las amenazas al desarrollo estable son cada vez más diversas. Se multiplican los focos de violencia y de confrontación civil, se socava el sistema del derecho internacional", constató el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en un mensaje publicado hoy con motivo del comienzo de la presidencia rusa del G8.El jefe del Kremlin agregó que el mundo se ve afectado por convulsiones económicas, desastres naturales y catástrofes ecológicas y que, dada la estrecha interdependencia, "los problemas de un país o una región inevitablemente adquieren nivel global".Tras destacar que los instrumentos anticrisis no son lo suficientemente eficaces, Putin resaltó que en esta situación el G8 debe centrarse en los retos de la actualidad y en los que se perfilan, y "compartir la responsabilidad por el futuro".La presidencia rusa, que comienza tras importantes éxitos diplomáticos de Moscú como el desarme químico de Siria o el acuerdo preliminar sobre el programa nuclear iraní, propone a sus socios "elaborar mecanismos colectivos llamados a poner bajo control los riesgos más graves", indicó el presidente ruso.Putin subrayó la importancia de "abarcar toda la cadena: desde el pronóstico y la prevención de unas u otras amenazas hasta la superación de sus consecuencias negativas potenciales".Agregó que el lema de la presidencia rusa del G8, "Gestión de riesgos para garantizar crecimiento estable en un mundo seguro", dicta las prioridades propuestas por Rusia para este año."Se trata de la lucha contra la amenaza de la droga, el terrorismo, el extremismo, del arreglo de los conflictos regionales, de la defensa de la salud y de la creación de un sistema global de gestión de riesgos vinculados a desastres naturales y tecnológicos", precisó.Al mismo tiempo, Putin resaltó que la tarea principal es garantizar el crecimiento estable de la economía, ya que de no cumplirse ésta "es difícil superar la inestabilidad en los otros ámbitos"."Tenemos el propósito de intensificar el trabajo conjunto para estimular la economía global, disminuir el desempleo, eliminar las barreras proteccionistas en el comercio y las inversiones", añadió.El jefe del Kremlin subrayó que Rusia no considera el G8 "una especie de club elitista de líderes mundiales que debaten sobre los destinos de la humanidad a puerta cerrada" y "está abierta al diálogo y la cooperación"La cumbre del G8 de este año es la cuadragésima desde la creación de este grupo informal de países que inició su andadura en 1973 como G6 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Italia, Francia y el Reino Unido) y al que más tarde se sumaron Canadá (1975) y Rusia (1994, aunque sólo en 2002 se convirtió en miembro con plenos derechos).La de Sochi es la segunda cumbre del G8 en Rusia: la primera fue celebrada en 2006, también con Putin al frente del Kremlin, en la localidad de Strelna, en las afueras de San Petersburgo, la antigua capital imperial rusa.Con anterioridad, en 1996, el Grupo celebró una cumbre especial en Moscú centrada exclusivamente en los problemas de la seguridad nuclear.El G8 aglutina el 50 % del PIB mundial, el 35 % de las exportaciones y el 38 % de las importaciones, y produce el 32 % de la energía que se genera en el planeta.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios