Taiwán alerta ante la llegada de barcos chinos a las disputadas islas Diaoyu

El ex primer ministro japonés Shinzo Abe, actual líder de la oposición, visitó hoy el polémico santuario de Yasukuni en Tokio que rinde homenaje a varios criminales de guerra, lo que puede desatar las críticas de China en un momento de fuerte tensión por una disputa territorial.La visita al controvertido recinto, muy criticado por los países que sufrieron la ocupación de Japón, amenaza con suponer un nuevo golpe para las relaciones entre Tokio y Pekín, que viven su peor momento en años a causa del conflicto por la soberanía de las islas Senkaku/Diaoyu.China y otros países asiáticos que sufrieron la expansión imperialista nipona a mediados del siglo XX consideran este santuario sintoísta como un símbolo del militarismo expansionista de la época, y protestan cada vez que un jefe de Gobierno o un ministro realizan una visita.Abe, que fue primer ministro entre 2006 y 2007 y que podría serlo de nuevo si se impone en los comicios que deben celebrarse de aquí a verano, ha visitado con regularidad Yasukuni desde que dejó el cargo y hoy lo ha hecho con motivo de la celebración del festival de otoño en el recinto.Su visita parece destinada a enviar un mensaje al votante conservador nipón, tradicionalmente reticente en lo que se refiere a las relaciones con Pekín, de cara a los próximos comicios.Abe, al que se conoce por su posición favorable a enmendar la Constitución pacifista de Japón para potenciar las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército), se comprometió en las recientes primarias de su partido a proteger el territorio nipón en lo referente a las disputas territoriales con China y Corea del Sur.La disputa territorial sobre las islas Senkaku, conocidas como Diaoyu por Pekín, se recrudeció a mediados de septiembre, cuando Tokio compró de manos de su propietario privado el terreno de tres de esos islotes.Ello suscitó duras críticas de China y Taiwán, que también reclama la soberanía de este pequeño archipiélago en el Mar de China Oriental, que con menos de siete kilómetros cuadrados está deshabitado pero se cree cuenta con importantes recursos pesqueros y de hidrocarburos.

El ex primer ministro japonés Shinzo Abe, actual líder de la oposición, visitó hoy el polémico santuario de Yasukuni en Tokio que rinde homenaje a varios criminales de guerra, lo que puede desatar las críticas de China en un momento de fuerte tensión por una disputa territorial.La visita al controvertido recinto, muy criticado por los países que sufrieron la ocupación de Japón, amenaza con suponer un nuevo golpe para las relaciones entre Tokio y Pekín, que viven su peor momento en años a causa del conflicto por la soberanía de las islas Senkaku/Diaoyu.China y otros países asiáticos que sufrieron la expansión imperialista nipona a mediados del siglo XX consideran este santuario sintoísta como un símbolo del militarismo expansionista de la época, y protestan cada vez que un jefe de Gobierno o un ministro realizan una visita.Abe, que fue primer ministro entre 2006 y 2007 y que podría serlo de nuevo si se impone en los comicios que deben celebrarse de aquí a verano, ha visitado con regularidad Yasukuni desde que dejó el cargo y hoy lo ha hecho con motivo de la celebración del festival de otoño en el recinto.Su visita parece destinada a enviar un mensaje al votante conservador nipón, tradicionalmente reticente en lo que se refiere a las relaciones con Pekín, de cara a los próximos comicios.Abe, al que se conoce por su posición favorable a enmendar la Constitución pacifista de Japón para potenciar las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército), se comprometió en las recientes primarias de su partido a proteger el territorio nipón en lo referente a las disputas territoriales con China y Corea del Sur.La disputa territorial sobre las islas Senkaku, conocidas como Diaoyu por Pekín, se recrudeció a mediados de septiembre, cuando Tokio compró de manos de su propietario privado el terreno de tres de esos islotes.Ello suscitó duras críticas de China y Taiwán, que también reclama la soberanía de este pequeño archipiélago en el Mar de China Oriental, que con menos de siete kilómetros cuadrados está deshabitado pero se cree cuenta con importantes recursos pesqueros y de hidrocarburos.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios