Varios científicos defienden a la ministra alemana de Educación de las acusaciones de plagio

Varios destacados científicos alemanes, entre ellos el director de su tesis doctoral, defienden a la ministra alemana de Educación y Ciencia, Annette Schavan, de las acusaciones de plagio en el trabajo para lograr el título académico, que podrían costarle su puesto en el gabinete de Angela Merkel.Un día después de que Merkel expresara su "pleno respaldo" a su ministra, el catedrático de pedagogía Gerhard Wehle, asegura en declaraciones que publica el rotativo Rheinischen Post que su tesis se atuvo "a los estándares científicos" y que no puede imaginarse que estuviera basada en un plagio.Además califica de "desproporcionado" valorar una tesis doctoral de 1980 con los estándares científicos actuales y subraya que el trabajo de Schavan "analizó con éxito la formación de la conciencia con métodos pedagógicos y de la teología moral".A las críticas contra las acusaciones se ha sumado igualmente el presidente de la prestigiosa Fundación Humboldt, Helmut Scharz, quien califica en el Süddeutsche Zeitung de "escandaloso" que la opinión pública las conozca antes de que la propia interesada tenga tan siquiera oportunidad de defenderse.A su vez, el presidente de la Comunidad Investigadora Alemana (DFG), Matthias Kleiner, considera en el mismo diario que resulta "irritante que en un proceso reservado y personal llegue a la opinión pública un peritaje antes de que sea valorado por el gremio competente" en referencia al documento con las acusaciones."La ministra tiene mi respaldo pleno", dijo ayer Merkel, después de que el fin de semana trascendiera a los medios un informe independiente de la Universidad de Düsseldorf, donde Schavan se doctoró 32 años atrás, según el cual hay indicios claros de plagio.La canciller recordó que corresponde a la Universidad dictar su veredicto definitivo sobre el caso y expresó asimismo su "respeto" hacía la decisión que pueda adoptar la comisión universitaria que aborda el asunto.Se espera que la Universidad se pronuncie sobre la cuestión el próximo miércoles, a lo que seguirá, según el portavoz del gobierno, Steffen Seibert, una declaración de Schavan, actualmente de viaje en Israel.La propia ministra negó este fin de semana categóricamente haber plagiado su tesis doctoral, en respuesta a las informaciones difundidas esos días por "Der Spiegel" en sentido contrario.A la espera del pronunciamiento de la comisión de esa Universidad, el semanario avanzaba ayer que al menos uno de los auditores había apreciado en sus conclusiones una "clara intención de engaño".Tal conclusión ratificaría las primeras sospechas lanzadas contra Schavan desde un "blog" anónimo de "cazadores de plagios" meses atrás, que apreciaron irregularidades en esa tesis presentada en 1980 con el título "Persona y Consciencia".Schavan, de 56 años y miembro de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside Merkel, se comprometió al saltar las primeras sospechas, a aclarar el asunto de su trabajo académico.Las sospechas sobre la ministra suceden al caso del extitular de Defensa Karl Theodor zu Guttenberg, aristócrata bávaro y hasta entonces el político mejor valorado del gobierno de Merkel, que tras un largo tira y afloja dimitió en marzo de 2011 tras reconocer haber cometido "errores".

Varios destacados científicos alemanes, entre ellos el director de su tesis doctoral, defienden a la ministra alemana de Educación y Ciencia, Annette Schavan, de las acusaciones de plagio en el trabajo para lograr el título académico, que podrían costarle su puesto en el gabinete de Angela Merkel.Un día después de que Merkel expresara su "pleno respaldo" a su ministra, el catedrático de pedagogía Gerhard Wehle, asegura en declaraciones que publica el rotativo Rheinischen Post que su tesis se atuvo "a los estándares científicos" y que no puede imaginarse que estuviera basada en un plagio.Además califica de "desproporcionado" valorar una tesis doctoral de 1980 con los estándares científicos actuales y subraya que el trabajo de Schavan "analizó con éxito la formación de la conciencia con métodos pedagógicos y de la teología moral".A las críticas contra las acusaciones se ha sumado igualmente el presidente de la prestigiosa Fundación Humboldt, Helmut Scharz, quien califica en el Süddeutsche Zeitung de "escandaloso" que la opinión pública las conozca antes de que la propia interesada tenga tan siquiera oportunidad de defenderse.A su vez, el presidente de la Comunidad Investigadora Alemana (DFG), Matthias Kleiner, considera en el mismo diario que resulta "irritante que en un proceso reservado y personal llegue a la opinión pública un peritaje antes de que sea valorado por el gremio competente" en referencia al documento con las acusaciones."La ministra tiene mi respaldo pleno", dijo ayer Merkel, después de que el fin de semana trascendiera a los medios un informe independiente de la Universidad de Düsseldorf, donde Schavan se doctoró 32 años atrás, según el cual hay indicios claros de plagio.La canciller recordó que corresponde a la Universidad dictar su veredicto definitivo sobre el caso y expresó asimismo su "respeto" hacía la decisión que pueda adoptar la comisión universitaria que aborda el asunto.Se espera que la Universidad se pronuncie sobre la cuestión el próximo miércoles, a lo que seguirá, según el portavoz del gobierno, Steffen Seibert, una declaración de Schavan, actualmente de viaje en Israel.La propia ministra negó este fin de semana categóricamente haber plagiado su tesis doctoral, en respuesta a las informaciones difundidas esos días por "Der Spiegel" en sentido contrario.A la espera del pronunciamiento de la comisión de esa Universidad, el semanario avanzaba ayer que al menos uno de los auditores había apreciado en sus conclusiones una "clara intención de engaño".Tal conclusión ratificaría las primeras sospechas lanzadas contra Schavan desde un "blog" anónimo de "cazadores de plagios" meses atrás, que apreciaron irregularidades en esa tesis presentada en 1980 con el título "Persona y Consciencia".Schavan, de 56 años y miembro de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside Merkel, se comprometió al saltar las primeras sospechas, a aclarar el asunto de su trabajo académico.Las sospechas sobre la ministra suceden al caso del extitular de Defensa Karl Theodor zu Guttenberg, aristócrata bávaro y hasta entonces el político mejor valorado del gobierno de Merkel, que tras un largo tira y afloja dimitió en marzo de 2011 tras reconocer haber cometido "errores".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios