La enseñanza emerge como gran tema en la carrera a gobernador de Texas

El fiscal general de Texas y candidato a la Gobernación del estado, Greg Abbott. EFE/archivo El fiscal general de Texas y candidato a la Gobernación del estado, Greg Abbott. EFE/archivo

El fiscal general de Texas y candidato a la Gobernación del estado, Greg Abbott. EFE/archivo

Se perfila como una de las campañas electorales más destacadas del país este año y la enseñanza emerge como su gran tema central: la carrera a gobernador de Texas, con el republicano Greg Abbott y la demócrata Wendy Davis como candidatos favoritos, ya cuenta con las primeras propuestas.El más probable candidato de los republicanos, Greg Abbott, participó hoy en Fort Worth en la quinta mesa redonda sobre educación que su campaña organiza y conversó con profesores sobre las virtudes de la enseñanza digital en clase.Un portavoz de la campaña indicó a Efe que esta ruta de Abbott por Texas pretende "escuchar la perspectiva de los educadores y administradores de las escuelas" antes de presentar sus propuestas definitivas, que calcula hacer públicas "en las próximas semanas".De momento, el republicano reclamó que pese menos la burocracia sobre los centros educativos y desvinculó el rendimiento de los estudiantes con la cantidad de fondos aportada por las instituciones públicas.Por su parte, la demócrata Wendy Davis, cuya campaña también gira en torno a la educación, anunció el pasado jueves en Arlington la primera medida concreta de su campaña en esta materia.Bajo el lema "Grandes profesores: gran Texas", la actualmente senadora estatal se comprometió a aumentar el número de profesores, mejorar sus salarios y ayudar a que reduzcan las deudas que acumulan tras pasar por la universidad.Abbott y Davis son los principales aspirantes en la carrera a gobernador del segundo estado más poblado del país, Texas, en las primeras elecciones en las que Rick Perry no se presenta, tras 13 años al frente del Ejecutivo tejano.Tanto el republicano como la demócrata deberán pasar antes por unas elecciones primarias en marzo en sus respectivos partidos, pero ambos actúan ya de facto como candidatos, con sus campañas en activo y la recaudación de fondos en aumento.Según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas, con datos de 2010, el nivel de graduación a tiempo en la educación secundaria en Texas se encuentra en torno a la media del país, por detrás de la mayoría de estados del norte pero superando a gran parte de los sureños.Pese a ello, los datos más recientes del SAT, el examen estandarizado para acceder a las universidades americanas, fueron negativos: Texas se situó entre los diez estados con peores promedios.Tanto Abbott como Davis se marcaron en las últimas semanas como prioridad básica la enseñanza en el estado."Texas será el número 1 en enseñanza", dijo Abbott en un acto el pasado viernes, donde defendió un control de las escuelas desde las administraciones locales y la opción de que las familias tengan plena libertad para decidir el centro en el que matricularan a sus hijos."Debemos dar a los profesores la formación, tutoría, apoyo y aliento para que realmente puedan educar en lugar de obligarlos a preparar tantos exámenes. Hay que pasar de un sistema conducido por las regulaciones y la burocracia a uno impulsado por la aspiración y el logro", declaró el republicano, según citó "The Texas Tribune".En su defensa del sistema público de enseñanza, la demócrata se definió este jueves "como alguien que pasó de trabajar en varios puestos de baja remuneración" a conseguir gracias a sus estudios universitarios "una carrera exitosa en los negocios", según recogió su campaña en un comunicado.Davis recrimina a Abbott formar parte, como fiscal general, de la mayoría republicana que controla el poder en Texas, a la que culpa de millonarios recortes en el presupuesto educativo.El Legislativo de Texas, controlado por los republicanos, hizo cambios en los fondos públicos para las escuelas que significaron un recorte de 5.400 millones de dólares en 2011, que fueron eliminados en 2013, aunque solo parcialmente.

Se perfila como una de las campañas electorales más destacadas del país este año y la enseñanza emerge como su gran tema central: la carrera a gobernador de Texas, con el republicano Greg Abbott y la demócrata Wendy Davis como candidatos favoritos, ya cuenta con las primeras propuestas.El más probable candidato de los republicanos, Greg Abbott, participó hoy en Fort Worth en la quinta mesa redonda sobre educación que su campaña organiza y conversó con profesores sobre las virtudes de la enseñanza digital en clase.Un portavoz de la campaña indicó a Efe que esta ruta de Abbott por Texas pretende "escuchar la perspectiva de los educadores y administradores de las escuelas" antes de presentar sus propuestas definitivas, que calcula hacer públicas "en las próximas semanas".De momento, el republicano reclamó que pese menos la burocracia sobre los centros educativos y desvinculó el rendimiento de los estudiantes con la cantidad de fondos aportada por las instituciones públicas.Por su parte, la demócrata Wendy Davis, cuya campaña también gira en torno a la educación, anunció el pasado jueves en Arlington la primera medida concreta de su campaña en esta materia.Bajo el lema "Grandes profesores: gran Texas", la actualmente senadora estatal se comprometió a aumentar el número de profesores, mejorar sus salarios y ayudar a que reduzcan las deudas que acumulan tras pasar por la universidad.Abbott y Davis son los principales aspirantes en la carrera a gobernador del segundo estado más poblado del país, Texas, en las primeras elecciones en las que Rick Perry no se presenta, tras 13 años al frente del Ejecutivo tejano.Tanto el republicano como la demócrata deberán pasar antes por unas elecciones primarias en marzo en sus respectivos partidos, pero ambos actúan ya de facto como candidatos, con sus campañas en activo y la recaudación de fondos en aumento.Según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas, con datos de 2010, el nivel de graduación a tiempo en la educación secundaria en Texas se encuentra en torno a la media del país, por detrás de la mayoría de estados del norte pero superando a gran parte de los sureños.Pese a ello, los datos más recientes del SAT, el examen estandarizado para acceder a las universidades americanas, fueron negativos: Texas se situó entre los diez estados con peores promedios.Tanto Abbott como Davis se marcaron en las últimas semanas como prioridad básica la enseñanza en el estado."Texas será el número 1 en enseñanza", dijo Abbott en un acto el pasado viernes, donde defendió un control de las escuelas desde las administraciones locales y la opción de que las familias tengan plena libertad para decidir el centro en el que matricularan a sus hijos."Debemos dar a los profesores la formación, tutoría, apoyo y aliento para que realmente puedan educar en lugar de obligarlos a preparar tantos exámenes. Hay que pasar de un sistema conducido por las regulaciones y la burocracia a uno impulsado por la aspiración y el logro", declaró el republicano, según citó "The Texas Tribune".En su defensa del sistema público de enseñanza, la demócrata se definió este jueves "como alguien que pasó de trabajar en varios puestos de baja remuneración" a conseguir gracias a sus estudios universitarios "una carrera exitosa en los negocios", según recogió su campaña en un comunicado.Davis recrimina a Abbott formar parte, como fiscal general, de la mayoría republicana que controla el poder en Texas, a la que culpa de millonarios recortes en el presupuesto educativo.El Legislativo de Texas, controlado por los republicanos, hizo cambios en los fondos públicos para las escuelas que significaron un recorte de 5.400 millones de dólares en 2011, que fueron eliminados en 2013, aunque solo parcialmente.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios