Dos mujeres se disputan el domingo las riendas del Gobierno polaco

Un hombre deposita su voto en Poznan, Polonia en las elecciones de mayo pasado. EFE/Archivo Un hombre deposita su voto en Poznan, Polonia en las elecciones de mayo pasado. EFE/Archivo

Un hombre deposita su voto en Poznan, Polonia en las elecciones de mayo pasado. EFE/Archivo

La primera ministra de Polonia, la liberal Ewa Kopacz, se enfrenta en las elecciones generales del domingo a la conservadora Beata Szydlo, favorita en las encuestas para devolver el poder al partido Ley y Justicia después de ocho años de oposición.Ésta es la primera vez en que dos mujeres copan las opciones para hacerse por el Gobierno del país centroeuropeo. Según la última encuesta publicada hoy, del instituto TNS, la candidatura de Szydlo logrará el 32,5 % de los votos, mientras que Kopacz recibirá el 26 % de los apoyos.En tercer lugar se sitúa el movimiento populista liderado por el exrockero Pawel Kukiz (10,4 %), seguido de la coalición de izquierdas (7,5 %) que encabeza Barbara Nowacka.Beata Szydlo, de 52 años, cuenta con la mayoría de las papeletas para ser la próxima jefa del Ejecutivo polaco.Licenciada en Etnografía y doctora en Filosofía, es la gran esperanza de Ley y Justicia para regresar al poder.Ley y Justicia, fundada en 2001 por los gemelos Kaczynski (Jaroslaw y el fallecido ex presidente del país, Lech) y miembro de la Alianza de los Conservadores y Reformistas Europeos, combina una política social y económica propias de la izquierda con una cosmovisión tradicionalista que defiende los valores católicos, patrióticos y reacios a la globalización.Si se confirman las encuestas, Ewa Kopacz podría abandonar el Ejecutivo polaco después de un año al frente del mismo.Kopacz, de 58 años, es pediatra de profesión y política desde los últimos años, siempre vinculada a opciones liberales de centro-derecha y cercana al actual presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a quien sucedió al frente del Gobierno cuando este se marchó a Bruselas en 2014.Milita en Plataforma Ciudadana, formación de corte liberal miembro del Partido Popular Europeo (PPE) que gobierna desde 2007 y que presume de poner las cuentas en orden, haber reducido el déficit y, sobre todo, de haber convertido a Polonia en el único estado que consiguió evitar la recesión económica durante la crisis global.De hecho Kopacz acusa a Ley y Justicia de ser una amenaza para la estabilidad fiscal, al prometer un aumento considerable del gasto público, a lo que Szydlo responde que sus políticas buscan ayudar a toda la sociedad, no sólo a unos "pocos elegidos".Más allá de sus diferencias políticas, Kopacz y Szydlo tienen en común estar bajo la sombra de dos líderes varones, lo que hace que muchos analistas políticos duden de su autonomía para imponer sus propias decisiones.Beata Szydlo fue designada por Jaroslaw Kaczysnki, primer ministro entre 2005 y 2007 y presidente de Ley y Justicia, y en pocos meses ha pasado de ser una política situada entre bastidores a convertirse en la imagen que su partido necesitaba para regresar al poder.En un reciente debate en el que se enfrentaron ambas candidatas, Kopacz preguntó sobre el papel que tendrá Kaczynski (uno de los políticos menos valorados en Polonia) en un posible Ejecutivo de Ley y Justicia, a lo que Szydlo respondió tajante: "No voy a entrar en asuntos de partido que no son importantes para los votantes".El caso de Kopacz es relativamente similar y, aunque hace un año que Tusk preside el Consejo Europeo, la mayoría de analistas coinciden en que mantiene su influencia sobre el Ejecutivo polaco y que sus decisiones todavía son determinantes.La cuestión es si Ley y Justicia logrará mayoría absoluta o si necesitará de pactos para gobernar.El entendimiento con el Movimiento Kukiz, la tercer fuerza en el último sondeo, es impredecible.El acuerdo con la Alianza de Izquierdas es casi imposible; y también parece inviable un pacto con el economista ultraliberal Ryszard Petru, de Nowoczesna.Tras esa formación se sitúa el polémico radical monárquico Korwin Mikke y, si entra en el Parlamento, queda la opción de un acuerdo con el Partido Campesino, que en las dos últimas legislaturas ha formado parte del Ejecutivo de Plataforma Ciudadana.Por el momento, una gran coalición contra Ley y Justicia liderada por Plataforma Ciudadana parece un escenario poco probable si los liberales no consiguen un buen resultado el domingo en las urnas.

La primera ministra de Polonia, la liberal Ewa Kopacz, se enfrenta en las elecciones generales del domingo a la conservadora Beata Szydlo, favorita en las encuestas para devolver el poder al partido Ley y Justicia después de ocho años de oposición.Ésta es la primera vez en que dos mujeres copan las opciones para hacerse por el Gobierno del país centroeuropeo. Según la última encuesta publicada hoy, del instituto TNS, la candidatura de Szydlo logrará el 32,5 % de los votos, mientras que Kopacz recibirá el 26 % de los apoyos.En tercer lugar se sitúa el movimiento populista liderado por el exrockero Pawel Kukiz (10,4 %), seguido de la coalición de izquierdas (7,5 %) que encabeza Barbara Nowacka.Beata Szydlo, de 52 años, cuenta con la mayoría de las papeletas para ser la próxima jefa del Ejecutivo polaco.Licenciada en Etnografía y doctora en Filosofía, es la gran esperanza de Ley y Justicia para regresar al poder.Ley y Justicia, fundada en 2001 por los gemelos Kaczynski (Jaroslaw y el fallecido ex presidente del país, Lech) y miembro de la Alianza de los Conservadores y Reformistas Europeos, combina una política social y económica propias de la izquierda con una cosmovisión tradicionalista que defiende los valores católicos, patrióticos y reacios a la globalización.Si se confirman las encuestas, Ewa Kopacz podría abandonar el Ejecutivo polaco después de un año al frente del mismo.Kopacz, de 58 años, es pediatra de profesión y política desde los últimos años, siempre vinculada a opciones liberales de centro-derecha y cercana al actual presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a quien sucedió al frente del Gobierno cuando este se marchó a Bruselas en 2014.Milita en Plataforma Ciudadana, formación de corte liberal miembro del Partido Popular Europeo (PPE) que gobierna desde 2007 y que presume de poner las cuentas en orden, haber reducido el déficit y, sobre todo, de haber convertido a Polonia en el único estado que consiguió evitar la recesión económica durante la crisis global.De hecho Kopacz acusa a Ley y Justicia de ser una amenaza para la estabilidad fiscal, al prometer un aumento considerable del gasto público, a lo que Szydlo responde que sus políticas buscan ayudar a toda la sociedad, no sólo a unos "pocos elegidos".Más allá de sus diferencias políticas, Kopacz y Szydlo tienen en común estar bajo la sombra de dos líderes varones, lo que hace que muchos analistas políticos duden de su autonomía para imponer sus propias decisiones.Beata Szydlo fue designada por Jaroslaw Kaczysnki, primer ministro entre 2005 y 2007 y presidente de Ley y Justicia, y en pocos meses ha pasado de ser una política situada entre bastidores a convertirse en la imagen que su partido necesitaba para regresar al poder.En un reciente debate en el que se enfrentaron ambas candidatas, Kopacz preguntó sobre el papel que tendrá Kaczynski (uno de los políticos menos valorados en Polonia) en un posible Ejecutivo de Ley y Justicia, a lo que Szydlo respondió tajante: "No voy a entrar en asuntos de partido que no son importantes para los votantes".El caso de Kopacz es relativamente similar y, aunque hace un año que Tusk preside el Consejo Europeo, la mayoría de analistas coinciden en que mantiene su influencia sobre el Ejecutivo polaco y que sus decisiones todavía son determinantes.La cuestión es si Ley y Justicia logrará mayoría absoluta o si necesitará de pactos para gobernar.El entendimiento con el Movimiento Kukiz, la tercer fuerza en el último sondeo, es impredecible.El acuerdo con la Alianza de Izquierdas es casi imposible; y también parece inviable un pacto con el economista ultraliberal Ryszard Petru, de Nowoczesna.Tras esa formación se sitúa el polémico radical monárquico Korwin Mikke y, si entra en el Parlamento, queda la opción de un acuerdo con el Partido Campesino, que en las dos últimas legislaturas ha formado parte del Ejecutivo de Plataforma Ciudadana.Por el momento, una gran coalición contra Ley y Justicia liderada por Plataforma Ciudadana parece un escenario poco probable si los liberales no consiguen un buen resultado el domingo en las urnas.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios