La presión internacional fuerza la dimisión del presidente centroafricano

Presionado por la comunidad internacional, el presidente interino de la República Centroafricana (RC), Michel Djotodia, dimitió hoy tras varias semanas de violencia que han causado cientos de muertos en su país.Poco después del anuncio de la dimisión, soldados franceses y africanos de la misión internacional tomaron posiciones en Bangui y controlan la capital del país centroafricano.Mientras, miles de centroafricanos salieron a las calles para celebrar la marcha de Djotodia, que llegó en marzo al poder tras un golpe de Estado al mando del grupo rebelde Séleka."Los soldados franceses de la Operación Sangaris y los de la misión internacional de la Unión Africana (MISCA) han tomado el control de las principales arterias de la capital centroafricana para hacer frente a cualquier eventualidad", dijo a EFE un diplomático francés destinado en Bangui.La dimisión de Djotodia se produjo en la capital del vecino Chad, Yamena, donde la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC) celebra desde ayer una cumbre sobre la situación en la RC, informó el diario chadiano "Al Wihda".Junto al presidente renunciaron también el primer ministro, Nicolas Tiengaye, y el resto del Gobierno de transición de la RC.Ahora, el Parlamento de transición (CNT), que se ha desplazado a Yamena a petición de los líderes de la CEEAC, debe elegir a un nuevo jefe de Estado en una votación que debería celebrarse en Bangui en el plazo de quince días.Según la Carta Constitucional de Transición de la RC, el presidente del CNT, Alexandre Ferdinand Nguendet, colaborador de Djotodia, debe dirigir el país de forma provisional a la espera de la elección de un nuevo presidente interino.La violencia que sufre el país se desató el pasado 5 de diciembre, cuando las milicias cristianas "Antibalaka" llevaron el caos a Bangui, donde se registraron intensos tiroteos con artillería pesada.Los enfrentamientos, iniciados por esos milicianos partidarios del derrocado presidente François Bozizé, ocurrieron antes de que la ONU autorizase la intervención militar de Francia, junto a una fuerza africana, para restablecer el orden en la RC.En las últimas semanas, ha habido choques entre partidarios de Séléka y las milicias "Antibalaka" ("antimachete" en sango, la lengua nacional), que han atacado a civiles musulmanes, confesión de los miembros de Séléka, minoritaria en el país.La crisis de la RC comenzó cuando, el pasado 24 de marzo, la capital fue tomada por los rebeldes de Séléka, que asumieron el poder en el país tras la huida de Bozizé al exilio, y se formó un Gobierno encabezado por Djotodia.La antigua potencia colonial, Francia, instó hoy a elegir sin demora al sucesor de Djotodia, para poder poner en marcha una transición política en el país."El objetivo es ir antes de fin de año a unas elecciones", señaló el ministro de Defensa galo, Jean-Yves Le Drian, durante una visita a Mérignac, en el sureste de Francia, unas horas después de la decisión de Djotodia y Tiengaye.Francia, que lanzó en noviembre pasado una operación militar en la RC con el fin de poner coto a las masacres entre comunidades y responder a la urgencia humanitaria, tiene actualmente allí a 1.600 soldados.Djotodia llevaba tiempo resistiendo la presión internacional para dimitir por no haber podido restaurar el orden y la seguridad en su país desde su llegada al poder.El presidente de Chad, Idriss Deby, jefe de turno de la CEEAC, reconoció hoy que "la transición no funcionó de la manera que deseábamos" en la RC."Las autoridades que se encargan de dirigir esta transición no han podido satisfacer las necesidades de los centroafricanos y de la comunidad internacional, entre las que la seguridad y el orden son las más importantes", dijo Deby. Por Hippolyte Donossio

Presionado por la comunidad internacional, el presidente interino de la República Centroafricana (RC), Michel Djotodia, dimitió hoy tras varias semanas de violencia que han causado cientos de muertos en su país.Poco después del anuncio de la dimisión, soldados franceses y africanos de la misión internacional tomaron posiciones en Bangui y controlan la capital del país centroafricano.Mientras, miles de centroafricanos salieron a las calles para celebrar la marcha de Djotodia, que llegó en marzo al poder tras un golpe de Estado al mando del grupo rebelde Séleka."Los soldados franceses de la Operación Sangaris y los de la misión internacional de la Unión Africana (MISCA) han tomado el control de las principales arterias de la capital centroafricana para hacer frente a cualquier eventualidad", dijo a EFE un diplomático francés destinado en Bangui.La dimisión de Djotodia se produjo en la capital del vecino Chad, Yamena, donde la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC) celebra desde ayer una cumbre sobre la situación en la RC, informó el diario chadiano "Al Wihda".Junto al presidente renunciaron también el primer ministro, Nicolas Tiengaye, y el resto del Gobierno de transición de la RC.Ahora, el Parlamento de transición (CNT), que se ha desplazado a Yamena a petición de los líderes de la CEEAC, debe elegir a un nuevo jefe de Estado en una votación que debería celebrarse en Bangui en el plazo de quince días.Según la Carta Constitucional de Transición de la RC, el presidente del CNT, Alexandre Ferdinand Nguendet, colaborador de Djotodia, debe dirigir el país de forma provisional a la espera de la elección de un nuevo presidente interino.La violencia que sufre el país se desató el pasado 5 de diciembre, cuando las milicias cristianas "Antibalaka" llevaron el caos a Bangui, donde se registraron intensos tiroteos con artillería pesada.Los enfrentamientos, iniciados por esos milicianos partidarios del derrocado presidente François Bozizé, ocurrieron antes de que la ONU autorizase la intervención militar de Francia, junto a una fuerza africana, para restablecer el orden en la RC.En las últimas semanas, ha habido choques entre partidarios de Séléka y las milicias "Antibalaka" ("antimachete" en sango, la lengua nacional), que han atacado a civiles musulmanes, confesión de los miembros de Séléka, minoritaria en el país.La crisis de la RC comenzó cuando, el pasado 24 de marzo, la capital fue tomada por los rebeldes de Séléka, que asumieron el poder en el país tras la huida de Bozizé al exilio, y se formó un Gobierno encabezado por Djotodia.La antigua potencia colonial, Francia, instó hoy a elegir sin demora al sucesor de Djotodia, para poder poner en marcha una transición política en el país."El objetivo es ir antes de fin de año a unas elecciones", señaló el ministro de Defensa galo, Jean-Yves Le Drian, durante una visita a Mérignac, en el sureste de Francia, unas horas después de la decisión de Djotodia y Tiengaye.Francia, que lanzó en noviembre pasado una operación militar en la RC con el fin de poner coto a las masacres entre comunidades y responder a la urgencia humanitaria, tiene actualmente allí a 1.600 soldados.Djotodia llevaba tiempo resistiendo la presión internacional para dimitir por no haber podido restaurar el orden y la seguridad en su país desde su llegada al poder.El presidente de Chad, Idriss Deby, jefe de turno de la CEEAC, reconoció hoy que "la transición no funcionó de la manera que deseábamos" en la RC."Las autoridades que se encargan de dirigir esta transición no han podido satisfacer las necesidades de los centroafricanos y de la comunidad internacional, entre las que la seguridad y el orden son las más importantes", dijo Deby. Por Hippolyte Donossio

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios