El cardenal Betori dice que nadie es excluido de la Iglesia por su situación familiar

El Evangelio "no es un producto de mercado" y los cristianos tienen que llevarlo por el mundo con "valentía, venciendo el miedo con la fe", afirman los 262 obispos que participan en el Sínodo para la Nueva Evangelización en el Mensaje final, del que se conoció hoy el borrador.El Mensaje es el texto con el que tradicionalmente los obispos cierran los sínodos y se une a las propuestas que presentan al Pontífice para que éste prepare la Exhortación Apostólica, documento con el que oficialmente se cierra un Sínodo.El borrador del mensaje fue presentado hoy en la asamblea por el cardenal arzobispo de Florencia, Giuseppe Betori, encargado de su redacción, y en el mismo, según adelantó Radio Vaticano, se señala que los cristianos tienen que llevar el Evangelio al mundo "con serena valentía, venciendo el miedo con la fe y sabedores que en los corazones de los hombres hay nostalgia de Dios".El Mensaje, que durante la próxima semana será perfilado y presentado oficialmente el viernes, 26 de octubre, comienza con la imagen de un ánfora vacía que será llenada de agua pura, que da la vida, una imagen, señalan los prelados en el texto, que muestra la "sed y la nostalgia de Dios que existe en el corazón del hombre de hoy".Esa imagen también se refiere, subrayan en el texto, a la misión evangelizadora de la Iglesia, "cuya obligación es ir al encuentro de la humanidad, lo mismo que hizo Cristo con la samaritana en el pozo".El texto, según la radio de la Santa Sede, es directo y claro y muestra que los obispos conocen las dificultades y los desafíos de la nueva evangelización, especialmente en regiones donde durante siglos floreció el cristianismo, como es Europa, donde ahora avanza el secularismo y sus ciudadanos "viven como si Dios no existiera"."Nada de pesimismo, todos, consagrados y laicos, estamos implicados en el anuncio del Evangelio. No se trata de inventar nuevas estrategias de evangelización, porque la Buena Nueva no es un producto de mercado", señalan los obispos en el borrador.Los prelados agregan que es necesario descubrir métodos con los acercar a los hombres a Jesús.En el borrador los prelados subrayan la importancia del diálogo interreligioso, las obras de caridad y de educación y señalan que la evangelización debe partir de los miembros de la Iglesia.El Mensaje tiene en cuenta los diferentes continentes y las necesidades de cada uno de evangelización, ya que aunque todo el planeta debe ser de nuevo evangelizado, según señalaron en estos días los prelados, no todos los continentes con la misa intensidad.La nueva evangelización debe ser más incisiva en Occidente, especialmente en Europa, precisaron.El Sínodo, que comenzó el pasado día 7, será clausurado por el papa el domingo 28.Coincidiendo con el Sínodo, mañana Benedicto XVI proclamará a siete nuevos santos, entre ellos la beata monja española María Carmela Sallés y Barangueras (1848-1911), fundadora de las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza.

El Evangelio "no es un producto de mercado" y los cristianos tienen que llevarlo por el mundo con "valentía, venciendo el miedo con la fe", afirman los 262 obispos que participan en el Sínodo para la Nueva Evangelización en el Mensaje final, del que se conoció hoy el borrador.El Mensaje es el texto con el que tradicionalmente los obispos cierran los sínodos y se une a las propuestas que presentan al Pontífice para que éste prepare la Exhortación Apostólica, documento con el que oficialmente se cierra un Sínodo.El borrador del mensaje fue presentado hoy en la asamblea por el cardenal arzobispo de Florencia, Giuseppe Betori, encargado de su redacción, y en el mismo, según adelantó Radio Vaticano, se señala que los cristianos tienen que llevar el Evangelio al mundo "con serena valentía, venciendo el miedo con la fe y sabedores que en los corazones de los hombres hay nostalgia de Dios".El Mensaje, que durante la próxima semana será perfilado y presentado oficialmente el viernes, 26 de octubre, comienza con la imagen de un ánfora vacía que será llenada de agua pura, que da la vida, una imagen, señalan los prelados en el texto, que muestra la "sed y la nostalgia de Dios que existe en el corazón del hombre de hoy".Esa imagen también se refiere, subrayan en el texto, a la misión evangelizadora de la Iglesia, "cuya obligación es ir al encuentro de la humanidad, lo mismo que hizo Cristo con la samaritana en el pozo".El texto, según la radio de la Santa Sede, es directo y claro y muestra que los obispos conocen las dificultades y los desafíos de la nueva evangelización, especialmente en regiones donde durante siglos floreció el cristianismo, como es Europa, donde ahora avanza el secularismo y sus ciudadanos "viven como si Dios no existiera"."Nada de pesimismo, todos, consagrados y laicos, estamos implicados en el anuncio del Evangelio. No se trata de inventar nuevas estrategias de evangelización, porque la Buena Nueva no es un producto de mercado", señalan los obispos en el borrador.Los prelados agregan que es necesario descubrir métodos con los acercar a los hombres a Jesús.En el borrador los prelados subrayan la importancia del diálogo interreligioso, las obras de caridad y de educación y señalan que la evangelización debe partir de los miembros de la Iglesia.El Mensaje tiene en cuenta los diferentes continentes y las necesidades de cada uno de evangelización, ya que aunque todo el planeta debe ser de nuevo evangelizado, según señalaron en estos días los prelados, no todos los continentes con la misa intensidad.La nueva evangelización debe ser más incisiva en Occidente, especialmente en Europa, precisaron.El Sínodo, que comenzó el pasado día 7, será clausurado por el papa el domingo 28.Coincidiendo con el Sínodo, mañana Benedicto XVI proclamará a siete nuevos santos, entre ellos la beata monja española María Carmela Sallés y Barangueras (1848-1911), fundadora de las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza.

Más noticias

0 Comentarios