Imputan a los jugadores del Montpellier que apostaron contra su club

Los jugadores de balonmano del Montpellier sospechosos de participar en un sistema de apuestas sobre los resultados de los partidos que jugaban, entre ellos el campeón olímpico francés Nicola Karabatic, abandonaron hoy el calabozo para declarar ante el juez.Tras pasar dos noches entre rejas, todos los jugadores arrestados han abandonado las dependencias policiales en Nanterre (a las afueras de París) y han sido transferidos hacia Montpellier (sur), donde tiene lugar la investigación judicial, indicó uno de sus abogados defensores, Jean-Yves Liénard.Sus compañeras sentimentales fueron puestas en libertad y se suman así a los jugadores Mickaël Robin, Vid Kavticnik y Wissem Hmam, en libertad desde anoche.En total, hasta 18 personas fueron detenidas el pasado en el marco de una investigación para esclarecer si varios miembros del Montpellier se dejaron ganar un partido de la pasada temporada en el que habían apostado contra ellos mismos.La emisora "France Info" indicó que los jugadores declararán hoy mismo ante el juez, tras negarse a hacerlo ante la policía.Según explicó ayer el letrado Liénard, reconocerán las apuestas pero negarán haber amañado ningún partido.El primer hecho puede suponer una sanción deportiva y una multa de 15.000 euros, mientras que en caso de probarse la estafa la sanción sería penal y podrían ser condenados hasta a cinco años de cárcel.En ese sentido, el abogado Eric Dupond-Moretti, que defiende a los hermanos Karabatic, aseguró ayer que "nadie podrá demostrar que el partido fue amañando, porque no lo fue", al tiempo que justificó el derecho de sus clientes a testificar sólo ante un juez de instrucción.

Los jugadores de balonmano del Montpellier sospechosos de participar en un sistema de apuestas sobre los resultados de los partidos que jugaban, entre ellos el campeón olímpico francés Nicola Karabatic, abandonaron hoy el calabozo para declarar ante el juez.Tras pasar dos noches entre rejas, todos los jugadores arrestados han abandonado las dependencias policiales en Nanterre (a las afueras de París) y han sido transferidos hacia Montpellier (sur), donde tiene lugar la investigación judicial, indicó uno de sus abogados defensores, Jean-Yves Liénard.Sus compañeras sentimentales fueron puestas en libertad y se suman así a los jugadores Mickaël Robin, Vid Kavticnik y Wissem Hmam, en libertad desde anoche.En total, hasta 18 personas fueron detenidas el pasado en el marco de una investigación para esclarecer si varios miembros del Montpellier se dejaron ganar un partido de la pasada temporada en el que habían apostado contra ellos mismos.La emisora "France Info" indicó que los jugadores declararán hoy mismo ante el juez, tras negarse a hacerlo ante la policía.Según explicó ayer el letrado Liénard, reconocerán las apuestas pero negarán haber amañado ningún partido.El primer hecho puede suponer una sanción deportiva y una multa de 15.000 euros, mientras que en caso de probarse la estafa la sanción sería penal y podrían ser condenados hasta a cinco años de cárcel.En ese sentido, el abogado Eric Dupond-Moretti, que defiende a los hermanos Karabatic, aseguró ayer que "nadie podrá demostrar que el partido fue amañando, porque no lo fue", al tiempo que justificó el derecho de sus clientes a testificar sólo ante un juez de instrucción.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios