Reales y Azulejos llegan al sexto juego convencidos del triunfo

El abridor de Reales Yordano Ventura. EFE/Archivo El abridor de Reales Yordano Ventura. EFE/Archivo

El abridor de Reales Yordano Ventura. EFE/Archivo

La lucha por el banderín de la Liga Americana volverá a alcanzar el mayor grado de tensión y suspense cuando mañana, viernes, los Reales de Kansas City y los Azulejos de Toronto decidan su suerte en el sexto partido en el Kauffman Stadium.Es cierto que los Reales tienen la ventaja en la serie por 3-2 al mejor de siete y que regresan a su campo, pero los Azulejos también han conseguido salvar su eliminación en el quinto partido y lo hicieron por la puerta grande de una gran labor ofensiva.Además han sabido también remontar un 2-0 inicial de la serie y luego un 3-1 que les ha demostrado que son un equipo con carácter y potencial ganador dentro de la plantilla.Como se espera los abridores, el derecho dominicano Yordano Ventura, por los Reales, y el zurdo David Price, con los Azulejos, serán los que establezcan el tono a seguir desde el inicio del partido, si habrá dominio desde el montículo o serán los bates los que hagan sentir."No tengo ningún tipo de presión extra que no sea la de hacer mi labor, sin preocuparme de nada más", declaró Ventura sobre la importancia que tendrá de nuevo su labor desde el montículo. "También estoy convencido de la gran labor que hará todo el equipo y confiamos, como siempre buscar el triunfo que nos falta para estar por segundo año consecutivo en la Serie Mundial".Mientras que del lado de los Azulejos, su compatriota, el toletero José Bautista está convencido que si mantienen encendido el bateo como sucedió en el quinto partido, disputado en el Rogers Centre, de Toronto, las opciones de conseguir de nuevo la victoria se incrementan."Somos conscientes que no tenemos margen de error, ellos si pueden perder otro partido más, pero eso es lo que hace que vayamos viviendo cada minuto del partido con tranquilidad y hacer bien las cosas", declaró Bautista, que ha sido decisivo con la aportación ofensiva al equipo.Además como el resto de sus compañeros son conscientes que ganar, primero dos partidos consecutivos es factible, luego ya se podría hablar del séptimo y decisivo juego."Una vez en el séptimo partido todo es posible y ambos equipos estaremos en las mismas condiciones, inclusive con ventaja de campo para nosotros", señaló Bautista.Lo que también tienen muy claro los jugadores y el piloto de los Azulejos, John Gibbons, es que para nada van a llegar al partido "afectados" por el pánico de la posible derrota y están convencidos que lucharan por el triunfo."No entramos en pánico, eso es seguro", valoró Gibbons, sobre la forma cómo ha reaccionado la ofensiva de su equipo. "Y eso es lo que hacemos nosotros. Es lo que hace que nuestro ataque sea realmente bueno porque los jugadores toman sus boletos, pero a la vez son bateadores agresivos, lo que da una combinación rara, y a la vez nos ofrece confianza".Mientras que de parte de los Reales, su manejador, Ned Yost, también ve como muy positivo el regresar a Kansas City con la ventaja en la serie y que su suerte depende de ellos mismos."Sabíamos que esta iba a ser una serie bien dura", admitió Yost. "Pero después de ganar los dos primeros juegos, la meta era venir a Toronto, en un ambiente foráneo y hostil, para poder llevarnos por lo menos un triunfo. Necesitamos ganar un solo partido y todo habrá terminado".Yost dijo que regresar al Kauffman Stadium les da todos los elementos que necesitan para ser un equipo pleno de potencial y seguridad en su juego."Ahora regresamos al lugar donde nos sentimos completamente cómodos", subrayó Yost. "Es por eso que tener el derecho del local era tan importante. Realmente queríamos tener derecho a jugar cuatro partidos en casa. Y contamos con una ventaja de 3-2, con el apoyo de nuestros aficionados y eso es fantástico".Yost también reiteró que tiene toda la confianza puesta en el trabajo que pueda realizar Ventura, el joven dominicano, que no ha estado en su mejor versión en lo que va de la fase final, pero que su valor desde el montículo es innegable."Comenzó la temporada como nuestro abridor número uno, pero luego trató de subirse a todo el equipo a los hombros", analizó Yost. "Se puso una enorme presión al punto que lo tuvimos que bajar. Sin embargo, 'Vargy' (Jason Vargas) se lesionó, Ventura regresó y comenzó a escalar hacia donde estuvo originalmente".Yost no tiene ningún prejuicio a la hora de enfrentar a Ventura con Price, el ganador de un premio Cy Young en la Liga Americana, todo lo contrario cree que le debe servir de motivación para hacer mejor las cosas.Sin embargo, Price no sólo tendrá que lanzar su mejor pelota para conseguir el triunfo que los Azulejos necesitan sino que además una decisión a su favor se reivindicaría como abridor de lujo, algo que no ha podido demostrar en lo que va de la fase final y más cuando dentro de pocas semanas será agente libre.Mientras que para Ventura, al margen de poner de nuevo a los Reales en la Serie Mundial, la victoria le pondría en el nivel más alto de los abridores de las Grandes Ligas y le dejaría abierto un camino de grandes objetivos a conseguir.

La lucha por el banderín de la Liga Americana volverá a alcanzar el mayor grado de tensión y suspense cuando mañana, viernes, los Reales de Kansas City y los Azulejos de Toronto decidan su suerte en el sexto partido en el Kauffman Stadium.Es cierto que los Reales tienen la ventaja en la serie por 3-2 al mejor de siete y que regresan a su campo, pero los Azulejos también han conseguido salvar su eliminación en el quinto partido y lo hicieron por la puerta grande de una gran labor ofensiva.Además han sabido también remontar un 2-0 inicial de la serie y luego un 3-1 que les ha demostrado que son un equipo con carácter y potencial ganador dentro de la plantilla.Como se espera los abridores, el derecho dominicano Yordano Ventura, por los Reales, y el zurdo David Price, con los Azulejos, serán los que establezcan el tono a seguir desde el inicio del partido, si habrá dominio desde el montículo o serán los bates los que hagan sentir."No tengo ningún tipo de presión extra que no sea la de hacer mi labor, sin preocuparme de nada más", declaró Ventura sobre la importancia que tendrá de nuevo su labor desde el montículo. "También estoy convencido de la gran labor que hará todo el equipo y confiamos, como siempre buscar el triunfo que nos falta para estar por segundo año consecutivo en la Serie Mundial".Mientras que del lado de los Azulejos, su compatriota, el toletero José Bautista está convencido que si mantienen encendido el bateo como sucedió en el quinto partido, disputado en el Rogers Centre, de Toronto, las opciones de conseguir de nuevo la victoria se incrementan."Somos conscientes que no tenemos margen de error, ellos si pueden perder otro partido más, pero eso es lo que hace que vayamos viviendo cada minuto del partido con tranquilidad y hacer bien las cosas", declaró Bautista, que ha sido decisivo con la aportación ofensiva al equipo.Además como el resto de sus compañeros son conscientes que ganar, primero dos partidos consecutivos es factible, luego ya se podría hablar del séptimo y decisivo juego."Una vez en el séptimo partido todo es posible y ambos equipos estaremos en las mismas condiciones, inclusive con ventaja de campo para nosotros", señaló Bautista.Lo que también tienen muy claro los jugadores y el piloto de los Azulejos, John Gibbons, es que para nada van a llegar al partido "afectados" por el pánico de la posible derrota y están convencidos que lucharan por el triunfo."No entramos en pánico, eso es seguro", valoró Gibbons, sobre la forma cómo ha reaccionado la ofensiva de su equipo. "Y eso es lo que hacemos nosotros. Es lo que hace que nuestro ataque sea realmente bueno porque los jugadores toman sus boletos, pero a la vez son bateadores agresivos, lo que da una combinación rara, y a la vez nos ofrece confianza".Mientras que de parte de los Reales, su manejador, Ned Yost, también ve como muy positivo el regresar a Kansas City con la ventaja en la serie y que su suerte depende de ellos mismos."Sabíamos que esta iba a ser una serie bien dura", admitió Yost. "Pero después de ganar los dos primeros juegos, la meta era venir a Toronto, en un ambiente foráneo y hostil, para poder llevarnos por lo menos un triunfo. Necesitamos ganar un solo partido y todo habrá terminado".Yost dijo que regresar al Kauffman Stadium les da todos los elementos que necesitan para ser un equipo pleno de potencial y seguridad en su juego."Ahora regresamos al lugar donde nos sentimos completamente cómodos", subrayó Yost. "Es por eso que tener el derecho del local era tan importante. Realmente queríamos tener derecho a jugar cuatro partidos en casa. Y contamos con una ventaja de 3-2, con el apoyo de nuestros aficionados y eso es fantástico".Yost también reiteró que tiene toda la confianza puesta en el trabajo que pueda realizar Ventura, el joven dominicano, que no ha estado en su mejor versión en lo que va de la fase final, pero que su valor desde el montículo es innegable."Comenzó la temporada como nuestro abridor número uno, pero luego trató de subirse a todo el equipo a los hombros", analizó Yost. "Se puso una enorme presión al punto que lo tuvimos que bajar. Sin embargo, 'Vargy' (Jason Vargas) se lesionó, Ventura regresó y comenzó a escalar hacia donde estuvo originalmente".Yost no tiene ningún prejuicio a la hora de enfrentar a Ventura con Price, el ganador de un premio Cy Young en la Liga Americana, todo lo contrario cree que le debe servir de motivación para hacer mejor las cosas.Sin embargo, Price no sólo tendrá que lanzar su mejor pelota para conseguir el triunfo que los Azulejos necesitan sino que además una decisión a su favor se reivindicaría como abridor de lujo, algo que no ha podido demostrar en lo que va de la fase final y más cuando dentro de pocas semanas será agente libre.Mientras que para Ventura, al margen de poner de nuevo a los Reales en la Serie Mundial, la victoria le pondría en el nivel más alto de los abridores de las Grandes Ligas y le dejaría abierto un camino de grandes objetivos a conseguir.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios