Stoner, árbitro de la contienda entre Lorenzo y Pedrosa por el título

El australiano Casey Stoner (Honda RC 213 V) tiene todas las opciones de convertirse a partir de este fin de semana en el circuito de Motegi en el árbitro de la contienda que por el título mundial de MotoGP van a protagonizar los españoles Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) y Dani Pedrosa (Honda RC 213 V).Aunque regresa tras una lesión que le mantuvo inactivo desde el pasado Gran Premio de Indianápolis, casi nadie duda de que Stoner recuperará en poco tiempo su mejor forma física, aquella que le debe permitir cumplir con su gran objetivo, que no es otro que imponerse en el Gran Premio de Australia, el de su "casa", que es el tercero en línea de lo que se denomina el "periplo asiático".La primera cita es el trazado japonés de Motegi, la "casa" del fabricante Honda y en donde, no será seguramente por casualidad, estas motos se desenvuelven a las mil maravillas, aunque en más de una ocasión se hayan llevado desagradables sorpresas tanto de Ducati como de Yamaha.En cualquier caso, en Motegi, Casey Stoner necesita probarse, saber cuál es el estado de su maltrecho tobillo y sus condiciones físicas, si bien lo que seguramente preocupe al australiano sean las reacciones de su articulación, en cualquier caso la del lado del freno, por lo que el trabajo al que se la debe someter es mucho menor que si fuese el lado del cambio de marchas.Ya en los primeros entrenamientos tanto Stoner como sus rivales podrán sacar conclusiones de la situación, pero nadie duda que si no es en Motegi, será en Sepang, una semana después, cuando tanto Lorenzo como Pedrosa tengan que "meter" en la relación de aspirantes al piloto australiano, pues son ellos los únicos que han dado muestras, por su potencial técnico y deportivo, de aspirar a lo más alto del podio.En el segundo peldaño, tanto del podio como de la respuesta deportiva, se encuentran el británico Cal Cructhlow o el italiano Andrea Dovizioso, compañeros de equipo en la escudería Tech 3, sobre todo por su condición de satélites de la marca Yamaha, lo que confiere a sus mecánicas una capacidad técnica inferior respecto a las motos de Lorenzo y el estadounidense Ben Spies.Algo semejante sucede con los pilotos de Ducati, el estadounidense Nicky Hayden, quien llega a Japón con una fractura de radio, y el italiano Valentino Rossi, quien reconoce que el de Motegi es un trazado en el que prácticamente siempre se ha conseguido un buen rendimiento de la Ducati Desmosedici.En cualquier caso no parece que la Ducati esté en el momento actual en disposición de plantarle cara a las Honda, principales favoritas al triunfo en Japón, o a las Yamaha.Una de las dudas estará centrada en saber si Honda va a volcar todo el esfuerzo necesario en ayudar a Dani Pedrosa a ser campeón del mundo y además del regreso de Casey Stoner, respalda con piezas especiales a sus dos pilotos satélite, el alemán Stefan Bradl y el español Álvaro Bautista, el único de los pilotos MotoGP que todavía no tiene garantizado su "sillín" para la próxima temporada.Con el rendimiento inicial de esas motos se verá si han llegado "piezas especiales" del fabricante nipón para ambos y si así pueden echar una mano al líder actual de Honda, Dani Pedrosa, quien se encuentra 33 puntos por detrás de Jorge Lorenzo y necesita restarle diferencias lo más rápidamente posible.El segundo foco de atención estará centrado en los pilotos de la escuadra Power Electronics, el francés Randy de Puniet y el español Aleix Espargaró, que pelean por el título en la categoría CRT (Claiming Rules Team), con ventaja de dos puntos en la provisional para el primero de ellos.Tanto De Puniet como Espargaró han resuelto ya su futuro al confirmarse que continuarán la próxima temporada en la escudería de Jorge Martínez "Aspar"y el primer título CRT debe ser para uno de ellos, puesto que el tercero en discordia, el colombiano Yonny Hernández (BQR Kawasaki) se encuentra muy lejos en la tabla de puntos, a veinticinco del francés.

El australiano Casey Stoner (Honda RC 213 V) tiene todas las opciones de convertirse a partir de este fin de semana en el circuito de Motegi en el árbitro de la contienda que por el título mundial de MotoGP van a protagonizar los españoles Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) y Dani Pedrosa (Honda RC 213 V).Aunque regresa tras una lesión que le mantuvo inactivo desde el pasado Gran Premio de Indianápolis, casi nadie duda de que Stoner recuperará en poco tiempo su mejor forma física, aquella que le debe permitir cumplir con su gran objetivo, que no es otro que imponerse en el Gran Premio de Australia, el de su "casa", que es el tercero en línea de lo que se denomina el "periplo asiático".La primera cita es el trazado japonés de Motegi, la "casa" del fabricante Honda y en donde, no será seguramente por casualidad, estas motos se desenvuelven a las mil maravillas, aunque en más de una ocasión se hayan llevado desagradables sorpresas tanto de Ducati como de Yamaha.En cualquier caso, en Motegi, Casey Stoner necesita probarse, saber cuál es el estado de su maltrecho tobillo y sus condiciones físicas, si bien lo que seguramente preocupe al australiano sean las reacciones de su articulación, en cualquier caso la del lado del freno, por lo que el trabajo al que se la debe someter es mucho menor que si fuese el lado del cambio de marchas.Ya en los primeros entrenamientos tanto Stoner como sus rivales podrán sacar conclusiones de la situación, pero nadie duda que si no es en Motegi, será en Sepang, una semana después, cuando tanto Lorenzo como Pedrosa tengan que "meter" en la relación de aspirantes al piloto australiano, pues son ellos los únicos que han dado muestras, por su potencial técnico y deportivo, de aspirar a lo más alto del podio.En el segundo peldaño, tanto del podio como de la respuesta deportiva, se encuentran el británico Cal Cructhlow o el italiano Andrea Dovizioso, compañeros de equipo en la escudería Tech 3, sobre todo por su condición de satélites de la marca Yamaha, lo que confiere a sus mecánicas una capacidad técnica inferior respecto a las motos de Lorenzo y el estadounidense Ben Spies.Algo semejante sucede con los pilotos de Ducati, el estadounidense Nicky Hayden, quien llega a Japón con una fractura de radio, y el italiano Valentino Rossi, quien reconoce que el de Motegi es un trazado en el que prácticamente siempre se ha conseguido un buen rendimiento de la Ducati Desmosedici.En cualquier caso no parece que la Ducati esté en el momento actual en disposición de plantarle cara a las Honda, principales favoritas al triunfo en Japón, o a las Yamaha.Una de las dudas estará centrada en saber si Honda va a volcar todo el esfuerzo necesario en ayudar a Dani Pedrosa a ser campeón del mundo y además del regreso de Casey Stoner, respalda con piezas especiales a sus dos pilotos satélite, el alemán Stefan Bradl y el español Álvaro Bautista, el único de los pilotos MotoGP que todavía no tiene garantizado su "sillín" para la próxima temporada.Con el rendimiento inicial de esas motos se verá si han llegado "piezas especiales" del fabricante nipón para ambos y si así pueden echar una mano al líder actual de Honda, Dani Pedrosa, quien se encuentra 33 puntos por detrás de Jorge Lorenzo y necesita restarle diferencias lo más rápidamente posible.El segundo foco de atención estará centrado en los pilotos de la escuadra Power Electronics, el francés Randy de Puniet y el español Aleix Espargaró, que pelean por el título en la categoría CRT (Claiming Rules Team), con ventaja de dos puntos en la provisional para el primero de ellos.Tanto De Puniet como Espargaró han resuelto ya su futuro al confirmarse que continuarán la próxima temporada en la escudería de Jorge Martínez "Aspar"y el primer título CRT debe ser para uno de ellos, puesto que el tercero en discordia, el colombiano Yonny Hernández (BQR Kawasaki) se encuentra muy lejos en la tabla de puntos, a veinticinco del francés.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios