El veloz Carrasco sigue dando argumentos a Simeone

El belga del Atlético de Madrid Ferreira-Carrasco (d) lucha el balón con Igor Pikalkin, del Astaná, durante el partido correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones que se disputó este miércole en el estadio Vicente Cal El belga del Atlético de Madrid Ferreira-Carrasco (d) lucha el balón con Igor Pikalkin, del Astaná, durante el partido correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones que se disputó este miércole en el estadio Vicente Cal

El belga del Atlético de Madrid Ferreira-Carrasco (d) lucha el balón con Igor Pikalkin, del Astaná, durante el partido correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones que se disputó este miércole en el estadio Vicente Cal

El veloz extremo belga del Atlético de Madrid Yannick Ferreira Carrasco ofreció ayer, con su actuación ante el Astana kazako en el partido de Liga de Campeones, nuevos argumentos a su técnico Diego Simeone para obtener mayor protagonismo en ataque, al ser el más peligroso de los rojiblancos.Carrasco, futbolista de 22 años fichado este verano procedente del Mónaco, jugó contra el Astana su primer partido completo como futbolista del Atlético en la victoria por 4-0, que asienta a los madrileños como líderes del grupo C de la máxima competición europea, gracias a la derrota del Benfica portugués ante el Galatasaray turco.En la goleada rojiblanca, el extremo belga se mostró como uno de los futbolistas destacados atacando una y otra vez por el costado izquierdo la endeble defensa kazaja y fue el autor de la asistencia del primer gol atlético, al recibir un balón en corto de un saque de esquina, penetrar y centrar raso para el tanto de Saúl Ñíguez, en una jugada ensayada del equipo de Simeone.El extremo belga de ascendencia hispano-portuguesa fue un correcaminos por la banda izquierda y terminó los 93 minutos de partido como el segundo jugador con mayor distancia recorrida de los suyos, 11.510 metros, según las estadísticas oficiales de la UEFA, tan solo superados por los 11.866 que recorrió el mediocentro Saúl Ñíguez."Este es mi estilo de juego. Irme rápido para adelante, el uno contra uno... Y bueno, a un jugador le hace falta confianza y jugar muchos partidos para poder estar bien y poder mostrar lo que tiene en las piernas", reconoció tras el encuentro en declaraciones a la página web de la UEFA.Su conexión por la izquierda con el lateral brasileño Guilherme Siqueira fue la más prolífica de las combinaciones entre los rojiblancos, con 22 pases del defensor al atacante y otros 15 en devolución del extremo al lateral. Carrasco terminó el partido con 63 pases recibidos, solo por detrás de Saúl (83) y Gabi (77) en su condición de creadores de juego rojiblancos.El atacante rojiblanco, titular por segunda vez en un partido oficial (fue de la partida en la quinta jornada de Liga contra el Getafe y fue sustituido en el descanso), reconoció que su adaptación al juego del Atlético y a la exigencia física que imprime Simeone a sus pupilos ha sido complicada."Cada vez me siento mejor en el grupo. La adaptación fue un poco difícil pero ahora estoy muy bien físicamente y en todos los aspectos, y espero poder jugar muchos partidos", explicó tras el duelo contra el Astana.Su actuación también le granjeó elogios del entrenador Diego Simeone, que premió con la titularidad el buen trabajo de los últimos partidos del delantero, autor de un gol el pasado domingo contra la Real Sociedad en la última jornada liguera y protagonista ante el Real Madrid la anterior, también saliendo desde el banquillo."Carrasco es un chico que está creciendo y nos está dando argumentos para que siga teniendo cada vez más minutos. Nos pone contentos por él. El trabajo paga, él está trabajando muy bien y en consecuencia se ven los frutos", admitió el técnico Diego Simeone en la rueda de prensa posterior al encuentro.Para el extremo belga, la plantilla del Atlético tiene "mucho talento". "Hay muchos jóvenes que pueden ir rápido hacia adelante, jugar al 'tiki-taka' o gambetear si hace falta. Y la afición está muy contenta con este estilo de jugadores, y si además ganamos pues mucho mejor todavía", apuntó.Sin embargo, una de las claves de este equipo es la competitividad interna y externa, y Carrasco asume esa máxima del vestuario rojiblanco, que aspira a concluir esta fase europea como primeros del grupo C, después de enmendar el tropiezo ante el Benfica con la victoria de ayer y la derrota de los lusos ante el Galatasaray, lo que hace primero al Atlético."Está claro que el objetivo es ser primeros de grupo. Tenemos equipo para ser primeros, el Galatasaray ha ganado al Benfica y eso también es muy bueno para nosotros, así que vamos a ver qué pasa", concluyó Yannick Ferreira-Carrasco tras el duelo contra el Astana, en el que aportó más argumentos para poner difícil la próxima alineación a su entrenador, Diego Simeone.

El veloz extremo belga del Atlético de Madrid Yannick Ferreira Carrasco ofreció ayer, con su actuación ante el Astana kazako en el partido de Liga de Campeones, nuevos argumentos a su técnico Diego Simeone para obtener mayor protagonismo en ataque, al ser el más peligroso de los rojiblancos.Carrasco, futbolista de 22 años fichado este verano procedente del Mónaco, jugó contra el Astana su primer partido completo como futbolista del Atlético en la victoria por 4-0, que asienta a los madrileños como líderes del grupo C de la máxima competición europea, gracias a la derrota del Benfica portugués ante el Galatasaray turco.En la goleada rojiblanca, el extremo belga se mostró como uno de los futbolistas destacados atacando una y otra vez por el costado izquierdo la endeble defensa kazaja y fue el autor de la asistencia del primer gol atlético, al recibir un balón en corto de un saque de esquina, penetrar y centrar raso para el tanto de Saúl Ñíguez, en una jugada ensayada del equipo de Simeone.El extremo belga de ascendencia hispano-portuguesa fue un correcaminos por la banda izquierda y terminó los 93 minutos de partido como el segundo jugador con mayor distancia recorrida de los suyos, 11.510 metros, según las estadísticas oficiales de la UEFA, tan solo superados por los 11.866 que recorrió el mediocentro Saúl Ñíguez."Este es mi estilo de juego. Irme rápido para adelante, el uno contra uno... Y bueno, a un jugador le hace falta confianza y jugar muchos partidos para poder estar bien y poder mostrar lo que tiene en las piernas", reconoció tras el encuentro en declaraciones a la página web de la UEFA.Su conexión por la izquierda con el lateral brasileño Guilherme Siqueira fue la más prolífica de las combinaciones entre los rojiblancos, con 22 pases del defensor al atacante y otros 15 en devolución del extremo al lateral. Carrasco terminó el partido con 63 pases recibidos, solo por detrás de Saúl (83) y Gabi (77) en su condición de creadores de juego rojiblancos.El atacante rojiblanco, titular por segunda vez en un partido oficial (fue de la partida en la quinta jornada de Liga contra el Getafe y fue sustituido en el descanso), reconoció que su adaptación al juego del Atlético y a la exigencia física que imprime Simeone a sus pupilos ha sido complicada."Cada vez me siento mejor en el grupo. La adaptación fue un poco difícil pero ahora estoy muy bien físicamente y en todos los aspectos, y espero poder jugar muchos partidos", explicó tras el duelo contra el Astana.Su actuación también le granjeó elogios del entrenador Diego Simeone, que premió con la titularidad el buen trabajo de los últimos partidos del delantero, autor de un gol el pasado domingo contra la Real Sociedad en la última jornada liguera y protagonista ante el Real Madrid la anterior, también saliendo desde el banquillo."Carrasco es un chico que está creciendo y nos está dando argumentos para que siga teniendo cada vez más minutos. Nos pone contentos por él. El trabajo paga, él está trabajando muy bien y en consecuencia se ven los frutos", admitió el técnico Diego Simeone en la rueda de prensa posterior al encuentro.Para el extremo belga, la plantilla del Atlético tiene "mucho talento". "Hay muchos jóvenes que pueden ir rápido hacia adelante, jugar al 'tiki-taka' o gambetear si hace falta. Y la afición está muy contenta con este estilo de jugadores, y si además ganamos pues mucho mejor todavía", apuntó.Sin embargo, una de las claves de este equipo es la competitividad interna y externa, y Carrasco asume esa máxima del vestuario rojiblanco, que aspira a concluir esta fase europea como primeros del grupo C, después de enmendar el tropiezo ante el Benfica con la victoria de ayer y la derrota de los lusos ante el Galatasaray, lo que hace primero al Atlético."Está claro que el objetivo es ser primeros de grupo. Tenemos equipo para ser primeros, el Galatasaray ha ganado al Benfica y eso también es muy bueno para nosotros, así que vamos a ver qué pasa", concluyó Yannick Ferreira-Carrasco tras el duelo contra el Astana, en el que aportó más argumentos para poner difícil la próxima alineación a su entrenador, Diego Simeone.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios