Barcos de la Armada china bordean aguas japonesas al sur del territorio disputado

Siete barcos de la Armada china navegaron hoy por la zona contigua a la provincia japonesa de Okinawa, al sur del disputado archipiélago de las Senkaku/Diaoyu, epicentro de la tensión diplomática entre ambos países.El grupo de barcos, formado por destructores y fragatas, fueron avistados a primera hora de la mañana a 49 kilómetros de la isla de Yonaguni, en el archipiélago de Okinawa, y a 110 de Taiwán, en dirección noreste, informó la agencia Kyodo.Las siete embarcaciones fueron reconocidas por las Fuerzas Marítimas de Auto-Defensa japonesas (Ejército) dentro de la zona contigua japonesa, un área de 12 millas náuticas (22 kilómetros) de anchura entre la jurisdicción local y aguas internacionales.A pesar de que no está prohibida la navegación en las aguas contiguas, se trata de la primera vez que barcos de guerra chinos navegan junto a la frontera marítima de Japón.Por su parte, el ministro de Defensa nipón, Satoshi Morimoto, aseguró en rueda de prensa desconocer el propósito de la flota china, y dijo que "por el momento" no han detectado actividad en las embarcaciones ni visto helicópteros despegando de los barcos.El ministro además consideró que las embarcaciones podrían haber navegado cerca de la frontera nipona para evitar al tifón Prapiroon, que se aproxima a la zona, al tiempo que aseguró que las Fuerzas de Auto Defensa mantienen la vigilancia para examinar sus movimientos.Desde primeros de octubre China mantiene posicionadas con relativa frecuencia patrulleras de la Guardia Costera en la zona adyacente a las Senkaku/Diaoyu, que se van relevando y que, en ocasiones, han entrado en aguas territoriales controladas de facto por Japón.El archipiélago, deshabitado y con una superficie de 7 kilómetros cuadrados, se cree que puede albergar reservas de hidrocarburos y es un foco histórico de disputa entre ambos países en el que se ha reavivado la tensión después de que Tokio anunciara en septiembre la compra de tres islas de manos de su propietario nipón.La decisión de Japón provocó algunas violentas manifestaciones antijaponesas en diversas ciudades chinas y la suspensión de los actos para conmemoran el 40 aniversario del reinicio de relaciones diplomáticas entre Tokio y Pekín.

Siete barcos de la Armada china navegaron hoy por la zona contigua a la provincia japonesa de Okinawa, al sur del disputado archipiélago de las Senkaku/Diaoyu, epicentro de la tensión diplomática entre ambos países.El grupo de barcos, formado por destructores y fragatas, fueron avistados a primera hora de la mañana a 49 kilómetros de la isla de Yonaguni, en el archipiélago de Okinawa, y a 110 de Taiwán, en dirección noreste, informó la agencia Kyodo.Las siete embarcaciones fueron reconocidas por las Fuerzas Marítimas de Auto-Defensa japonesas (Ejército) dentro de la zona contigua japonesa, un área de 12 millas náuticas (22 kilómetros) de anchura entre la jurisdicción local y aguas internacionales.A pesar de que no está prohibida la navegación en las aguas contiguas, se trata de la primera vez que barcos de guerra chinos navegan junto a la frontera marítima de Japón.Por su parte, el ministro de Defensa nipón, Satoshi Morimoto, aseguró en rueda de prensa desconocer el propósito de la flota china, y dijo que "por el momento" no han detectado actividad en las embarcaciones ni visto helicópteros despegando de los barcos.El ministro además consideró que las embarcaciones podrían haber navegado cerca de la frontera nipona para evitar al tifón Prapiroon, que se aproxima a la zona, al tiempo que aseguró que las Fuerzas de Auto Defensa mantienen la vigilancia para examinar sus movimientos.Desde primeros de octubre China mantiene posicionadas con relativa frecuencia patrulleras de la Guardia Costera en la zona adyacente a las Senkaku/Diaoyu, que se van relevando y que, en ocasiones, han entrado en aguas territoriales controladas de facto por Japón.El archipiélago, deshabitado y con una superficie de 7 kilómetros cuadrados, se cree que puede albergar reservas de hidrocarburos y es un foco histórico de disputa entre ambos países en el que se ha reavivado la tensión después de que Tokio anunciara en septiembre la compra de tres islas de manos de su propietario nipón.La decisión de Japón provocó algunas violentas manifestaciones antijaponesas en diversas ciudades chinas y la suspensión de los actos para conmemoran el 40 aniversario del reinicio de relaciones diplomáticas entre Tokio y Pekín.

Más noticias

0 Comentarios