El Ejército sursudanés niega el conflicto tribal en el país

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit, comparece durante una rueda de prensa ofrecida en Juba (Sudán del Sur), el 12 de septiembre de 2013. EFE/Archivo El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit, comparece durante una rueda de prensa ofrecida en Juba (Sudán del Sur), el 12 de septiembre de 2013. EFE/Archivo

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit, comparece durante una rueda de prensa ofrecida en Juba (Sudán del Sur), el 12 de septiembre de 2013. EFE/Archivo

El Ejercito sursudanés negó hoy que su país esté inmerso en un conflicto tribal y resaltó la "estabilidad" que impera en la zona, en palabras del portavoz castrense, Philip Aguer, en una rueda de prensa celebrada en Yuba."Nunca seremos un Ejército que pertenece a un partido o una tribu", afirmó Aguer, que agregó además que sus fuerzas siguen unificadas y que los acontecimientos actuales nunca afectarán al papel que realizan.Asimismo, el gobierno sursudanés aseguró que "no hay ningún motivo que cause la caída de Sudán del Sur", según dijo el secretario de prensa del presidente Salva Kiir, Ateni Wek Ateni.El secretario criticó además "la guerra informativa que levanta rumores" sobre lo que está aconteciendo en el país y acusó a las Naciones Unidas de dar información fraudulenta al respecto, especialmente sobre lo que ocurre en el estado de Jonglei.En cuanto a las informaciones que circularon ayer en las redes sociales sobre el control rebelde de Yuba, Ateni las calificó de "erróneas" y aseguró que sus rivales sólo podrán controlar la capital "en sus sueños", ya que "no tienen fuerza" para ello.Los enfrentamientos que tuvieron lugar ayer en Yuba son "hechos aislados", según Ateni.Anoche, se escucharon intensos disparos en Yuba, que no duraron más de media hora, lo que hizo que surgieran los rumores sobre el avance de las fuerzas rebeldes hacia la ciudad, que provocaron que muchos ciudadanos hayan emprendido su huida hacia Uganda.Por otra parte, las fuerzas gubernamentales pudieron recuperar la ciudad de Maium, en el estado de Unidad, después de que estuviera bajo el control de los rebeldes, informó Aguer.La misma fuente confirmó también que sus fuerzas se enfrentan con sus rivales en la ciudad de Bor, capital de Jonglei, donde los rebeldes, la mayoría niños, según dijo, han empezado a retirarse.

El Ejercito sursudanés negó hoy que su país esté inmerso en un conflicto tribal y resaltó la "estabilidad" que impera en la zona, en palabras del portavoz castrense, Philip Aguer, en una rueda de prensa celebrada en Yuba."Nunca seremos un Ejército que pertenece a un partido o una tribu", afirmó Aguer, que agregó además que sus fuerzas siguen unificadas y que los acontecimientos actuales nunca afectarán al papel que realizan.Asimismo, el gobierno sursudanés aseguró que "no hay ningún motivo que cause la caída de Sudán del Sur", según dijo el secretario de prensa del presidente Salva Kiir, Ateni Wek Ateni.El secretario criticó además "la guerra informativa que levanta rumores" sobre lo que está aconteciendo en el país y acusó a las Naciones Unidas de dar información fraudulenta al respecto, especialmente sobre lo que ocurre en el estado de Jonglei.En cuanto a las informaciones que circularon ayer en las redes sociales sobre el control rebelde de Yuba, Ateni las calificó de "erróneas" y aseguró que sus rivales sólo podrán controlar la capital "en sus sueños", ya que "no tienen fuerza" para ello.Los enfrentamientos que tuvieron lugar ayer en Yuba son "hechos aislados", según Ateni.Anoche, se escucharon intensos disparos en Yuba, que no duraron más de media hora, lo que hizo que surgieran los rumores sobre el avance de las fuerzas rebeldes hacia la ciudad, que provocaron que muchos ciudadanos hayan emprendido su huida hacia Uganda.Por otra parte, las fuerzas gubernamentales pudieron recuperar la ciudad de Maium, en el estado de Unidad, después de que estuviera bajo el control de los rebeldes, informó Aguer.La misma fuente confirmó también que sus fuerzas se enfrentan con sus rivales en la ciudad de Bor, capital de Jonglei, donde los rebeldes, la mayoría niños, según dijo, han empezado a retirarse.

Más noticias

0 Comentarios