El Ejército tailandés aumenta la vigilancia de los campamentos antigubernamentales

Manifestantes protestan durante el tercer día del bloqueo al que han sometido Bangkok (Tailandia) para forzar la dimisión del Gobierno y la suspensión de las elecciones. EFE Galería
Un grupo de manifestantes antigubernamentales protagoniza una marcha para bloquear las principales avenidas de Bangkok. EFE Galería

Manifestantes protestan durante el tercer día del bloqueo al que han sometido Bangkok (Tailandia) para forzar la dimisión del Gobierno y la suspensión de las elecciones. EFE

Las fuerzas de seguridad de Tailandia han aumentado la vigilancia en Bangkok tras varios incidentes violentos contra los campamentos de manifestantes antigubernamentales, que mantienen el bloqueo de la ciudad a pesar de la pérdida de apoyos.El Ejército y agentes de la policía tailandesa, ausentes de las calles desde el inicio de esta última escalada de protestas, se desplegaron por varios puntos de la ciudad, incluida la zona donde ayer tres personas resultaron heridas en un tiroteo.Los incidentes se han repetido la última noche con otro tiroteo contra uno de los campamentos y una granada lanzada contra la casa de uno de los líderes de las protestas, que durante el día transcurren en general de forma pacífica y festiva.Los antigubernamentales volvieron a asediar hoy varias sedes oficiales, incluidos ministerios y oficinas de recaudación de impuestos, en un intento de mantener la presión sobre el Gobierno pese al declive del número de manifestantes.Su líder, Suthep Thaugsuban, llamó ayer a sus seguidores a continuar la protesta que ha perdido fuerza cuatro días después de que comenzara el bloqueo de siete intersecciones de la capital para forzar la dimisión del Ejecutivo y la suspensión de las elecciones del próximo 2 de febrero.Los antigubernamentales exigen la formación de un consejo no electo que sustituya al Gobierno y lleve a cabo una reforma del sistema político que consideran corrupto antes de que haya una convocatoria a las urnas.El viceprimer ministro tailandés, Surapong Tovichakchaikul, instó a los manifestantes a cesar las protestas para evitar más daños a la imagen y la economía del país, y advirtió a Suthep que siguen vigentes varias órdenes de arresto en su contra.Suthep está imputado con cargos de insurrección por instigar estas protestas, que desde de noviembre han provocado al menos 8 muertos y decenas de heridos.También se enfrenta a cargos de asesinato por autorizar la intervención del ejército contra manifestantes que causó unos 90 muertos en 2010, cuando entonces era viceprimer ministro por el ahora opositor Partido Demócrata."La Policía espera al momento oportuno para arrestarlo. Que no se descuide, que lo detendremos. Tenemos una orden de arresto contra él", dijo Surapong en declaraciones recogidas por el grupo de comunicación estatal, MCOT.Surapong dijo que unos 40 guardaespaldas protegen en todo momento Suthep, a quien las órdenes de arresto no le han impedido encabezar marchas de protesta y comparecer a diario a dar inflamados discursos ante sus seguidores.En uno de estos discursos el líder de las protestas amenazó con capturar a ministros y a la primera ministra interina, Yingluck Shinawatra, que ha reiterado su intención de continuar en el cargo y de mantener la convocatoria de elecciones.Más de veinte partidos se presentan a los comicios a pesar del boicot del Partido Demócrata, que no participará en ellos, y de los antigubernamentales, que impidieron el registro de candidatos en circunscripciones del sur del país, feudo de la oposición.La primera ministra, que esta semana se ofreció a negociar un aplazamiento de la votación, tiene otro frente abierto en la Comisión Nacional Anticorrupción.El organismo decidió hoy abrir una investigación en su contra por no haber evitado las pérdidas económicas de un programa de subsidios a los productores de arroz, una de las promesas electorales dirigida a la población rural del noreste del país con la que afianzó la mayoría absoluta en 2011.La misma comisión investiga a 308 diputados de su partido, el Puea Thai, que se enfrentan a una inhabilitación por haber aprobado una enmienda a la Constitución para reformar el Senado, medida que anuló el Tribunal Constitucional.

Las fuerzas de seguridad de Tailandia han aumentado la vigilancia en Bangkok tras varios incidentes violentos contra los campamentos de manifestantes antigubernamentales, que mantienen el bloqueo de la ciudad a pesar de la pérdida de apoyos.El Ejército y agentes de la policía tailandesa, ausentes de las calles desde el inicio de esta última escalada de protestas, se desplegaron por varios puntos de la ciudad, incluida la zona donde ayer tres personas resultaron heridas en un tiroteo.Los incidentes se han repetido la última noche con otro tiroteo contra uno de los campamentos y una granada lanzada contra la casa de uno de los líderes de las protestas, que durante el día transcurren en general de forma pacífica y festiva.Los antigubernamentales volvieron a asediar hoy varias sedes oficiales, incluidos ministerios y oficinas de recaudación de impuestos, en un intento de mantener la presión sobre el Gobierno pese al declive del número de manifestantes.Su líder, Suthep Thaugsuban, llamó ayer a sus seguidores a continuar la protesta que ha perdido fuerza cuatro días después de que comenzara el bloqueo de siete intersecciones de la capital para forzar la dimisión del Ejecutivo y la suspensión de las elecciones del próximo 2 de febrero.Los antigubernamentales exigen la formación de un consejo no electo que sustituya al Gobierno y lleve a cabo una reforma del sistema político que consideran corrupto antes de que haya una convocatoria a las urnas.El viceprimer ministro tailandés, Surapong Tovichakchaikul, instó a los manifestantes a cesar las protestas para evitar más daños a la imagen y la economía del país, y advirtió a Suthep que siguen vigentes varias órdenes de arresto en su contra.Suthep está imputado con cargos de insurrección por instigar estas protestas, que desde de noviembre han provocado al menos 8 muertos y decenas de heridos.También se enfrenta a cargos de asesinato por autorizar la intervención del ejército contra manifestantes que causó unos 90 muertos en 2010, cuando entonces era viceprimer ministro por el ahora opositor Partido Demócrata."La Policía espera al momento oportuno para arrestarlo. Que no se descuide, que lo detendremos. Tenemos una orden de arresto contra él", dijo Surapong en declaraciones recogidas por el grupo de comunicación estatal, MCOT.Surapong dijo que unos 40 guardaespaldas protegen en todo momento Suthep, a quien las órdenes de arresto no le han impedido encabezar marchas de protesta y comparecer a diario a dar inflamados discursos ante sus seguidores.En uno de estos discursos el líder de las protestas amenazó con capturar a ministros y a la primera ministra interina, Yingluck Shinawatra, que ha reiterado su intención de continuar en el cargo y de mantener la convocatoria de elecciones.Más de veinte partidos se presentan a los comicios a pesar del boicot del Partido Demócrata, que no participará en ellos, y de los antigubernamentales, que impidieron el registro de candidatos en circunscripciones del sur del país, feudo de la oposición.La primera ministra, que esta semana se ofreció a negociar un aplazamiento de la votación, tiene otro frente abierto en la Comisión Nacional Anticorrupción.El organismo decidió hoy abrir una investigación en su contra por no haber evitado las pérdidas económicas de un programa de subsidios a los productores de arroz, una de las promesas electorales dirigida a la población rural del noreste del país con la que afianzó la mayoría absoluta en 2011.La misma comisión investiga a 308 diputados de su partido, el Puea Thai, que se enfrentan a una inhabilitación por haber aprobado una enmienda a la Constitución para reformar el Senado, medida que anuló el Tribunal Constitucional.

Más noticias

0 Comentarios