Mueren doce miembros de Al Qaeda en ataques de las fuerzas iraquíes

Al menos doce miembros de la organización Al Qaeda y otras cinco personas, entre ellas tres agentes de Policía, murieron hoy en varios ataques perpetrados en diferentes provincias de Irak, informó a Efe una fuente policial.El suceso más sangriento tuvo lugar en la zona de Yazirat al Jadliya, a 15 kilómetros de la ciudad de Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, donde murieron ocho supuestos miembros de Al Qaeda en enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad.La fuente agregó que los choques acabaron con la destrucción de tres vehículos pertenecientes a esos hombres armados.Asimismo, otros tres supuestos extremistas fueron abatidos en una zona entre la ciudad de Faluya, a 50 kilómetros al oeste de Bagdad, y el área de Abu Graib, a 25 kilómetros al oeste de la capital iraquí.Según la fuente, un suicida detonó un coche bomba frente a un grupo de las fuerzas del orden iraquíes en la zona de Al Sufiya, en el norte de Ramadi, lo que causó la muerte de tres miembros de las fuerzas de seguridad y heridas a otros seis.En esa misma zona, otro coche bomba dirigido contra Zamel al Ganmi, dirigente de los Consejos de Salvación (milicia suní progubernamental), estalló causando la muerte de un civil y heridas a otros dos.Al Ganmi, por el contrario, no se encontraba allí en el momento del ataque, apuntó la fuente.Un civil murió y otros cuatro resultaron heridos -tres de ellos policías- por la explosión de un coche bomba aparcado cerca del edificio de la gobernación de Tikrit, ciudad ubicada a 170 kilómetros al norte de Bagdad.Por otra parte, el portavoz del mando de operaciones militares de Bagdad, Saad Maen, informó hoy de que las fuerzas de seguridad mataron al conocido como Abdelrahman al Saeq, que brindaba protección al jefe del Estado Islámico en Irak y Levante, Abu Bakr al Bagdadi, cerca de la localidad de Al Tarmiya, a 40 kilómetros al norte de Bagdad.Irak sufre un rebrote de la violencia sectaria y de los atentados terroristas, que causaron en 2013 la muerte de 8.868 personas, de las que 7.818 eran civiles, según cifras de la ONU.

Al menos doce miembros de la organización Al Qaeda y otras cinco personas, entre ellas tres agentes de Policía, murieron hoy en varios ataques perpetrados en diferentes provincias de Irak, informó a Efe una fuente policial.El suceso más sangriento tuvo lugar en la zona de Yazirat al Jadliya, a 15 kilómetros de la ciudad de Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, donde murieron ocho supuestos miembros de Al Qaeda en enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad.La fuente agregó que los choques acabaron con la destrucción de tres vehículos pertenecientes a esos hombres armados.Asimismo, otros tres supuestos extremistas fueron abatidos en una zona entre la ciudad de Faluya, a 50 kilómetros al oeste de Bagdad, y el área de Abu Graib, a 25 kilómetros al oeste de la capital iraquí.Según la fuente, un suicida detonó un coche bomba frente a un grupo de las fuerzas del orden iraquíes en la zona de Al Sufiya, en el norte de Ramadi, lo que causó la muerte de tres miembros de las fuerzas de seguridad y heridas a otros seis.En esa misma zona, otro coche bomba dirigido contra Zamel al Ganmi, dirigente de los Consejos de Salvación (milicia suní progubernamental), estalló causando la muerte de un civil y heridas a otros dos.Al Ganmi, por el contrario, no se encontraba allí en el momento del ataque, apuntó la fuente.Un civil murió y otros cuatro resultaron heridos -tres de ellos policías- por la explosión de un coche bomba aparcado cerca del edificio de la gobernación de Tikrit, ciudad ubicada a 170 kilómetros al norte de Bagdad.Por otra parte, el portavoz del mando de operaciones militares de Bagdad, Saad Maen, informó hoy de que las fuerzas de seguridad mataron al conocido como Abdelrahman al Saeq, que brindaba protección al jefe del Estado Islámico en Irak y Levante, Abu Bakr al Bagdadi, cerca de la localidad de Al Tarmiya, a 40 kilómetros al norte de Bagdad.Irak sufre un rebrote de la violencia sectaria y de los atentados terroristas, que causaron en 2013 la muerte de 8.868 personas, de las que 7.818 eran civiles, según cifras de la ONU.

Más noticias

0 Comentarios