Rebeldes sursudaneses aseguran haber tomado la capital de un estado petrolero

Columna de humo tras el ataque con proyectiles perpetrado por un grupo rebelde y que provocó dos niños muertos y ocho personas heridas, en la provincia meridional sudanesa de Kordofan del Sur. EFE/Archivo Columna de humo tras el ataque con proyectiles perpetrado por un grupo rebelde y que provocó dos niños muertos y ocho personas heridas, en la provincia meridional sudanesa de Kordofan del Sur. EFE/Archivo

Columna de humo tras el ataque con proyectiles perpetrado por un grupo rebelde y que provocó dos niños muertos y ocho personas heridas, en la provincia meridional sudanesa de Kordofan del Sur. EFE/Archivo

Los rebeldes de Sudán del Sur aseguraron hoy haber tomado la ciudad de Malakal, capital del estado norteño del Alto Nilo, una de las regiones petroleras del joven país africano.Según dijo a los periodistas en Adis Abeba el portavoz rebelde, Lul Ruai Koang, los sublevados "reconquistaron la estratégica ciudad de Malakal, capital del estado petrolero del Alto Nilo".Según Ruai, los rebeldes avanzan en busca de las tropas gubernamentales hacia el condado de Akoka, también en el estado del Alto Nilo y situado al norte de Malakal.Por su parte, el ministro de Información del Gobierno sursudanés, Michael Makuei, desmintió la toma de Malakal por parte de los sublevados."Lo intentaron, pero fueron derrotados por nuestro Ejército. Malakal está bajo nuestro sólido control", dijo a Makuei a los reporteros en Adis Abeba, donde encabeza la delegación negociadora gubernamental.Makuei señaló, asimismo, que las conversaciones de paz con los rebeldes han avanzado ayer y hoy, y que las partes podrían alcanzar un acuerdo mañana, miércoles.Gobierno y rebeldes retomaron ayer, lunes, en la capital etíope, Adis Abeba, las negociaciones directas, que están impulsadas por la organización regional interestatal, la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), y tienen como objetivo el cese de las hostilidades.La reanudación de las negociaciones se produjo tras casi una semana de parálisis debido a la negativa del Gobierno a liberar a los responsables del golpe de Estado rebelde detenidos en Sudán del Sur, tal y como pedían los sublevados.Delegados de la IGAD viajaron la semana pasada a Sudán del Sur para reunirse, en un lugar secreto, con el exvicepresidente del país y actual líder rebelde, Riek Machar, en un supuesto intento de convencerle para que retirara la liberación de los detenidos como precondición para proseguir el diálogo.Los rebeldes anunciaron el lunes que sus fuerzas se estaban acercando a Malakal y esperaban hacerse con la ciudad en 24 horas.Además, su portavoz informó entonces de que las tropas del presidente sursudanés, Salva Kir, fueron derrotadas el domingo en varios lugares en el condado de Yuba, donde se encuentra la capital sursudanesa, del mismo nombre.Anteriormente, el Ejército sursudanés había tomado la ciudad de Bentiu, capital del también estado petrolero de Unidad.La violencia en Sudán del Sur estalló el pasado 15 de diciembre por un intento de golpe de Estado perpetrado por Mashar, según sostiene el presidente Salva Kir.Para tratar de evitar que la crisis derive en una guerra civil, varios países africanos realizan esfuerzos mediadores en Adis Abeba, y tanto EEUU como la Unión Europea han enviado a sus representantes especiales a la región.El joven país afronta el mayor desafío desde su nacimiento en julio de 2011, tras independizarse de Sudán.

Los rebeldes de Sudán del Sur aseguraron hoy haber tomado la ciudad de Malakal, capital del estado norteño del Alto Nilo, una de las regiones petroleras del joven país africano.Según dijo a los periodistas en Adis Abeba el portavoz rebelde, Lul Ruai Koang, los sublevados "reconquistaron la estratégica ciudad de Malakal, capital del estado petrolero del Alto Nilo".Según Ruai, los rebeldes avanzan en busca de las tropas gubernamentales hacia el condado de Akoka, también en el estado del Alto Nilo y situado al norte de Malakal.Por su parte, el ministro de Información del Gobierno sursudanés, Michael Makuei, desmintió la toma de Malakal por parte de los sublevados."Lo intentaron, pero fueron derrotados por nuestro Ejército. Malakal está bajo nuestro sólido control", dijo a Makuei a los reporteros en Adis Abeba, donde encabeza la delegación negociadora gubernamental.Makuei señaló, asimismo, que las conversaciones de paz con los rebeldes han avanzado ayer y hoy, y que las partes podrían alcanzar un acuerdo mañana, miércoles.Gobierno y rebeldes retomaron ayer, lunes, en la capital etíope, Adis Abeba, las negociaciones directas, que están impulsadas por la organización regional interestatal, la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), y tienen como objetivo el cese de las hostilidades.La reanudación de las negociaciones se produjo tras casi una semana de parálisis debido a la negativa del Gobierno a liberar a los responsables del golpe de Estado rebelde detenidos en Sudán del Sur, tal y como pedían los sublevados.Delegados de la IGAD viajaron la semana pasada a Sudán del Sur para reunirse, en un lugar secreto, con el exvicepresidente del país y actual líder rebelde, Riek Machar, en un supuesto intento de convencerle para que retirara la liberación de los detenidos como precondición para proseguir el diálogo.Los rebeldes anunciaron el lunes que sus fuerzas se estaban acercando a Malakal y esperaban hacerse con la ciudad en 24 horas.Además, su portavoz informó entonces de que las tropas del presidente sursudanés, Salva Kir, fueron derrotadas el domingo en varios lugares en el condado de Yuba, donde se encuentra la capital sursudanesa, del mismo nombre.Anteriormente, el Ejército sursudanés había tomado la ciudad de Bentiu, capital del también estado petrolero de Unidad.La violencia en Sudán del Sur estalló el pasado 15 de diciembre por un intento de golpe de Estado perpetrado por Mashar, según sostiene el presidente Salva Kir.Para tratar de evitar que la crisis derive en una guerra civil, varios países africanos realizan esfuerzos mediadores en Adis Abeba, y tanto EEUU como la Unión Europea han enviado a sus representantes especiales a la región.El joven país afronta el mayor desafío desde su nacimiento en julio de 2011, tras independizarse de Sudán.

Más noticias

0 Comentarios