Las autoridades libanesas condenan el atentado de Hermel

Las autoridades libanesas condenaron de manera unánime el atentado terrorista perpetrado hoy en la ciudad de Hermel, en el norte del país, que causó al menos cinco muertos, incluido un presunto kamikaze, y más de 40 heridos, según la Cruz Roja Libanesa.Sin embargo, fuentes policiales informaron a Efe de que los muertos son cuatro y los heridos 32.El presidente libanés, Michel Suleiman, estimó que el ataque "es un nuevo episodio de la serie criminal que azota el Líbano" e instó a la formación, lo antes posible, de un gobierno "para reforzar la unidad de los libaneses, responder a los retos y hacer frente a los riesgos".El mandatario urgió a las fuerzas de seguridad a incrementar sus esfuerzos para detener a los autores de este acto y llevarlos ante la justicia.El presidente aludió, en un comunicado difundido por su oficina de prensa, a la apertura en la ciudad holandesa de La haya del proceso a los presuntos autores del atentado que causó la muerte del exprimer ministro libanés Rafic Hariri en 2005.El ministro saliente de Información, Walid Dauk, espera que este proceso "sirva de lección a los que buscan minar la estabilidad del Líbano por actos criminales y terroristas dirigidos contra todas las fuerzas políticas y contra los inocentes".Por su parte, los primeros ministros saliente y designado, Nayib Mikati y Tamam Salam, condenaron también el atentado."Instamos a la unidad para proteger al país y a nuestro pueblo, así como para alejar a las manos maléficas del Líbano", dijo Mikati en un comunicado.En otra nota, Salam aseguró que "la mano del terrorismo se extiende una vez más en el Líbano para matar a civiles inocentes en el marco de un plan para atentar contra la seguridad y la estabilidad del país".El coordinador especial de la ONU para el Líbano, Derek Plumbly, subrayó "su malestar frente a la repetición de actos indiscriminados de violencia en el Líbano en los últimos meses" y declaró que es "consciente del dolor e ira que generan, instando a los libaneses a actuar con moderación".En los últimos meses, el Líbano ha sido escenario de frecuentes atentados terroristas, principalmente contra feudos del grupo chií Hizbulá, en castigo por su participación en los combates en Siria.La explosión de un coche bomba el pasado 2 de enero en un bastión de Hizbulá en Beirut causó cuatro muertos y 77 heridos, seis días después de que una acción similar, pero contra los opositores al movimiento chií, ocasionara en esa ciudad siete muertos, entre ellos el exministro de Economía Mohamed Chatah.

Las autoridades libanesas condenaron de manera unánime el atentado terrorista perpetrado hoy en la ciudad de Hermel, en el norte del país, que causó al menos cinco muertos, incluido un presunto kamikaze, y más de 40 heridos, según la Cruz Roja Libanesa.Sin embargo, fuentes policiales informaron a Efe de que los muertos son cuatro y los heridos 32.El presidente libanés, Michel Suleiman, estimó que el ataque "es un nuevo episodio de la serie criminal que azota el Líbano" e instó a la formación, lo antes posible, de un gobierno "para reforzar la unidad de los libaneses, responder a los retos y hacer frente a los riesgos".El mandatario urgió a las fuerzas de seguridad a incrementar sus esfuerzos para detener a los autores de este acto y llevarlos ante la justicia.El presidente aludió, en un comunicado difundido por su oficina de prensa, a la apertura en la ciudad holandesa de La haya del proceso a los presuntos autores del atentado que causó la muerte del exprimer ministro libanés Rafic Hariri en 2005.El ministro saliente de Información, Walid Dauk, espera que este proceso "sirva de lección a los que buscan minar la estabilidad del Líbano por actos criminales y terroristas dirigidos contra todas las fuerzas políticas y contra los inocentes".Por su parte, los primeros ministros saliente y designado, Nayib Mikati y Tamam Salam, condenaron también el atentado."Instamos a la unidad para proteger al país y a nuestro pueblo, así como para alejar a las manos maléficas del Líbano", dijo Mikati en un comunicado.En otra nota, Salam aseguró que "la mano del terrorismo se extiende una vez más en el Líbano para matar a civiles inocentes en el marco de un plan para atentar contra la seguridad y la estabilidad del país".El coordinador especial de la ONU para el Líbano, Derek Plumbly, subrayó "su malestar frente a la repetición de actos indiscriminados de violencia en el Líbano en los últimos meses" y declaró que es "consciente del dolor e ira que generan, instando a los libaneses a actuar con moderación".En los últimos meses, el Líbano ha sido escenario de frecuentes atentados terroristas, principalmente contra feudos del grupo chií Hizbulá, en castigo por su participación en los combates en Siria.La explosión de un coche bomba el pasado 2 de enero en un bastión de Hizbulá en Beirut causó cuatro muertos y 77 heridos, seis días después de que una acción similar, pero contra los opositores al movimiento chií, ocasionara en esa ciudad siete muertos, entre ellos el exministro de Economía Mohamed Chatah.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios