La guerrilla kurda hace explotar un gasoducto y hiere a 28 soldados turcos

Alrededor de un millar de presos kurdos ha iniciado esta semana en Turquía una huelga de hambre indefinida para reivindicar sus derechos, según ha informado hoy el partido prokurdo Paz y Democracia (BDP).En un comunicado publicado hoy en internet, Gültan Kisanak, presidenta de este partido con 29 escaños en el Parlamento, asegura que "desde el 15 de octubre pasado, todos los presos políticos en las cárceles turcas se han unido a la huelga de hambre".La diputada recuerda que el 12 de septiembre, aniversario del golpe de Estado de 1980, un primer grupo de 63 personas inició una huelga de hambre que ahora ya cumple 37 días, y que la semana pasada ya participaban en la protesta unos 400 presos.Por su parte, en otro comunicado la iniciativa independiente Asamblea por la Paz cifra el total de presos adheridos hoy a la iniciativa en aproximadamente 1.000 personas, y cita como principal reivindicación un papel activo del dirigente kurdo encarcelado Abdullah Öcalan en un futuro proceso de paz.Öcalan, fundador y cabeza del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda, fue capturado en 1999 y desde entonces cumple cadena perpetua en la isla de Imrali, en detención solitaria.Una gran parte del movimiento kurdo sigue considerando a Öcalan su líder y ondea su imagen en todas las manifestaciones, pese a que la Justicia turca suele castigar tales actos como "apoyo al terrorismo".También Gültan Kisanak insiste en que Öcalan "representa la voluntad de millones" y constituye "un puente para la paz", descartando que el conflicto kurdo pueda tener solución si no incluye al fundador del PKK, que lleva ahora 450 días sin derecho a visitas, denuncia.Otra reivindicación esencial de los presos es el derecho a usar la lengua kurda, muy distinta de la turca, que es la única oficial."Impedir que un pueblo utilice su propia lengua materna es un crimen", insiste la diputada.Turquía implantó el mes pasado por primera vez la enseñanza del kurdo en los colegios públicos, pero únicamente como asignatura opcional a partir del quinto año escolar, y sujeta a disponibilidad de profesores, mientras que el movimiento kurdo reivindica la enseñanza en la lengua materna desde el primer momento.También este año se ha permitido por primera vez en algunos casos que los acusados puedan defenderse en kurdo ante los tribunales, pero sólo si estos estiman que el interesado no entiende bien el turco.El Gobierno no ha hecho hasta ahora ningún comentario respecto a la huelga de hambre, lamenta el BDP.

Alrededor de un millar de presos kurdos ha iniciado esta semana en Turquía una huelga de hambre indefinida para reivindicar sus derechos, según ha informado hoy el partido prokurdo Paz y Democracia (BDP).En un comunicado publicado hoy en internet, Gültan Kisanak, presidenta de este partido con 29 escaños en el Parlamento, asegura que "desde el 15 de octubre pasado, todos los presos políticos en las cárceles turcas se han unido a la huelga de hambre".La diputada recuerda que el 12 de septiembre, aniversario del golpe de Estado de 1980, un primer grupo de 63 personas inició una huelga de hambre que ahora ya cumple 37 días, y que la semana pasada ya participaban en la protesta unos 400 presos.Por su parte, en otro comunicado la iniciativa independiente Asamblea por la Paz cifra el total de presos adheridos hoy a la iniciativa en aproximadamente 1.000 personas, y cita como principal reivindicación un papel activo del dirigente kurdo encarcelado Abdullah Öcalan en un futuro proceso de paz.Öcalan, fundador y cabeza del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda, fue capturado en 1999 y desde entonces cumple cadena perpetua en la isla de Imrali, en detención solitaria.Una gran parte del movimiento kurdo sigue considerando a Öcalan su líder y ondea su imagen en todas las manifestaciones, pese a que la Justicia turca suele castigar tales actos como "apoyo al terrorismo".También Gültan Kisanak insiste en que Öcalan "representa la voluntad de millones" y constituye "un puente para la paz", descartando que el conflicto kurdo pueda tener solución si no incluye al fundador del PKK, que lleva ahora 450 días sin derecho a visitas, denuncia.Otra reivindicación esencial de los presos es el derecho a usar la lengua kurda, muy distinta de la turca, que es la única oficial."Impedir que un pueblo utilice su propia lengua materna es un crimen", insiste la diputada.Turquía implantó el mes pasado por primera vez la enseñanza del kurdo en los colegios públicos, pero únicamente como asignatura opcional a partir del quinto año escolar, y sujeta a disponibilidad de profesores, mientras que el movimiento kurdo reivindica la enseñanza en la lengua materna desde el primer momento.También este año se ha permitido por primera vez en algunos casos que los acusados puedan defenderse en kurdo ante los tribunales, pero sólo si estos estiman que el interesado no entiende bien el turco.El Gobierno no ha hecho hasta ahora ningún comentario respecto a la huelga de hambre, lamenta el BDP.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios