Siete muertos y 15 heridos en el Líbano por proyectiles disparados desde Siria

Vista general del lugar de la explosión de un coche bomba registrada ayer frente a un edificio de la administración gubernamental en Hermel, cerca de la frontera con Siria, en el Líbano. EFE Vista general del lugar de la explosión de un coche bomba registrada ayer frente a un edificio de la administración gubernamental en Hermel, cerca de la frontera con Siria, en el Líbano. EFE

Vista general del lugar de la explosión de un coche bomba registrada ayer frente a un edificio de la administración gubernamental en Hermel, cerca de la frontera con Siria, en el Líbano. EFE

Al menos siete personas murieron hoy, entre ellas cinco niños, y quince resultaron heridas en la localidad libanesa de Arsal por el impacto de proyectiles disparados desde el lado sirio de la frontera.Arsal, en el noreste del Líbano y fronteriza con Siria, es una población de mayoría suní partidaria de la oposición siria que sufre casi a diario bombardeos efectuados desde el país vecino, aunque el de hoy ha sido el más mortíferos.Uno de los proyectiles tuvo como blanco el domicilio de un familiar del alcalde de Arsal, Zahir Hujari, donde se registró el mayor número de fallecidos, informó la agencia oficial libanesa ANN.El Ejército libanés precisó en un comunicado que entre las víctimas mortales figuran cinco hijos de Hujari, de edades comprendidas entre los dos y los once años.Una veintena de proyectiles fueron lanzados desde el lado sirio de la frontera, impactando en varias zonas del valle oriental de la Bekaa, además de Arsal.Las otras poblaciones afectadas, que sufrieron daños materiales, fueron Baalbeck, Al Kuwakh, Al Bubada, Qaa y Hermel, agregó la nota castrense.El presidente libanés, Michel Suleiman, afirmó que "la protección del territorio libanés y de los civiles es una prioridad frente a los ataques de cualquier procedencia".Los primeros ministros saliente y designado, Nayib Mikati y Tamam Salam, condenaron asimismo los bombardeos e instaron a las fuerzas de seguridad a proteger el país y su población.Salam hizo hincapié en la necesidad de iniciar una investigación para determinar la identidad de los atacantes.Por otra parte, la ANN informó de que el Ejército detuvo a cuatro supuestos milicianos islamistas, de origen árabe pero con pasaporte británico, en el oeste de la Bekaa, que habían entrado de modo ilegal en el Líbano.Estos bombardeos se producen un día después de que estallara un coche bomba en la ciudad de Hermel, también en el noreste del Líbano, lo que causó cuatro muertos y 32 heridos.La seguridad se ha deteriorado en el Líbano desde el inicio del conflicto sirio en marzo de 2011, con un aumento de los enfrentamientos sectarios, los atentados terroristas y los secuestros, además de los bombardeos.

Al menos siete personas murieron hoy, entre ellas cinco niños, y quince resultaron heridas en la localidad libanesa de Arsal por el impacto de proyectiles disparados desde el lado sirio de la frontera.Arsal, en el noreste del Líbano y fronteriza con Siria, es una población de mayoría suní partidaria de la oposición siria que sufre casi a diario bombardeos efectuados desde el país vecino, aunque el de hoy ha sido el más mortíferos.Uno de los proyectiles tuvo como blanco el domicilio de un familiar del alcalde de Arsal, Zahir Hujari, donde se registró el mayor número de fallecidos, informó la agencia oficial libanesa ANN.El Ejército libanés precisó en un comunicado que entre las víctimas mortales figuran cinco hijos de Hujari, de edades comprendidas entre los dos y los once años.Una veintena de proyectiles fueron lanzados desde el lado sirio de la frontera, impactando en varias zonas del valle oriental de la Bekaa, además de Arsal.Las otras poblaciones afectadas, que sufrieron daños materiales, fueron Baalbeck, Al Kuwakh, Al Bubada, Qaa y Hermel, agregó la nota castrense.El presidente libanés, Michel Suleiman, afirmó que "la protección del territorio libanés y de los civiles es una prioridad frente a los ataques de cualquier procedencia".Los primeros ministros saliente y designado, Nayib Mikati y Tamam Salam, condenaron asimismo los bombardeos e instaron a las fuerzas de seguridad a proteger el país y su población.Salam hizo hincapié en la necesidad de iniciar una investigación para determinar la identidad de los atacantes.Por otra parte, la ANN informó de que el Ejército detuvo a cuatro supuestos milicianos islamistas, de origen árabe pero con pasaporte británico, en el oeste de la Bekaa, que habían entrado de modo ilegal en el Líbano.Estos bombardeos se producen un día después de que estallara un coche bomba en la ciudad de Hermel, también en el noreste del Líbano, lo que causó cuatro muertos y 32 heridos.La seguridad se ha deteriorado en el Líbano desde el inicio del conflicto sirio en marzo de 2011, con un aumento de los enfrentamientos sectarios, los atentados terroristas y los secuestros, además de los bombardeos.

Más noticias

0 Comentarios