La negativa de Sudán del Sur a liberar rebeldes estanca las negociaciones

La ministra de Exterior de Kenia, Amina Mohamed (d), su homólogo de Sudán del Sur, Barnaba Marial Benjamin (2d), el presidente de Somalia, Hassan Sheikh Mohamud (ed), y el primer ministro de Etiopía, Hailemariam Desalegn (iz), tras un encuentro sobre la s Galería
El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit, comparece durante una rueda de prensa ofrecida en Juba (Sudán del Sur), el 12 de septiembre de 2013. EFE/Archivo Galería

La ministra de Exterior de Kenia, Amina Mohamed (d), su homólogo de Sudán del Sur, Barnaba Marial Benjamin (2d), el presidente de Somalia, Hassan Sheikh Mohamud (ed), y el primer ministro de Etiopía, Hailemariam Desalegn (iz), tras un encuentro sobre la s

La negativa del Gobierno de Sudán del Sur a liberar a presos políticos acusados de motín y de intento de golpe de Estado, como solicitan los rebeldes y la comunidad internacional, estancó hoy las conversaciones de paz entre las dos partes del conflicto.El inicio de las negociaciones directas entre los representantes del Ejecutivo sursudanés de Salva Kir y los rebeldes liderados por Riak Mashar estaba previsto para las 12 horas locales de hoy (9 horas GMT) en Adis Abeba.Ambas delegaciones viajaron a la capital etíope el pasado jueves, y desde entonces han mantenido reuniones por separado con la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), organización regional que ejerce de mediadora en el conflicto y que ayer anunció el inicio oficial de las conversaciones cara a cara este domingo.Antes de este mediodía comparecía, sin embargo, el portavoz de la delegación gubernamental, Michael Makuei, para anunciar que el Ejecutivo sursudanés no cedería las peticiones de liberar a rebeldes detenidos tras el golpe de Estado de hace dos semanas."No estamos dispuestos a negociar como condición previa la llamada de los rebeldes y la comunidad internacional a liberar a los detenidos", afirmó Makuei en rueda de prensa.El portavoz del Ejecutivo sursudanés aclaró que solo se liberará a detenidos "de acuerdo con la ley y la constitución".Makuei, quien también es ministro de Información de Sudán del Sur, explicó que los detenidos están acusados de motín, golpe de Estado y de apropiación indebida de la propiedad pública.El portavoz de Kir considera que liberar a los detenidos establecería un mal precedente, no solo para su país sino para todo el continente."Precisamente porque somos una nación joven no vamos a dar nuestro brazo a torcer", advirtió.Makuei acusó a la comunidad internacional de estar presionando a Kir para ir en contra de la constitución del país."Esto es indecoroso. No estamos dispuestos a ceder a ese tipo de doble rasero", apostilló.Sin embargo, Makuei no descartó por completo la posibilidad de liberar a los detenidos, respetando el marco legal sursudanés y nunca como condición para las conversaciones de paz."Estamos aquí para negociar sin condiciones", declaró.Por su parte, el exvicepresidente del país, Riak Mashar, líder opositor, reconoció que las negociaciones en Adis Abeba no registraron ningún avance hoy entre el Ejército y los rebeldes, en declaraciones a la cadena de televisión catarí Al Yazira."Nuestras condiciones son la liberación de los once presos políticos arrestados el pasado 13 de diciembre" en Yuba, dijo Mashar.El exvicepresidente sursudanés expresó durante la entrevista su "determinación para establecer un alto el fuego" e "instaurar una democracia en Sudán del Sur".La delegación de Mashar en la capital etíope había anunciado una rueda de prensa para las 16 horas locales (12 horas GMT), que finalmente fue cancelada.Posteriormente, no se ha producido ningún anuncio oficial sobre la marcha de las conversaciones cara a cara.La liberación de prisioneros políticos fue una de los principales condiciones fijadas por los rebeldes en las conversaciones preliminares con la IGAD, integrada por países del Este de África.El enviado de la IGAD a Sudán del Sur, Seyou Mesfin, urgió ayer a las partes enfrentadas a parar la propaganda hostil y la campaña de odio, así como a la liberación de detenidos.Ta'ban Deng Gai, negociador jefe de Mashar, advirtió ayer de que "con las ejecuciones masivas no habrá una situación favorable para las conversaciones de paz".Por su parte, Nhial Deng Nhial, exministro de Exteriores de Sudán del Sur y representante del Gobierno en las negociaciones, aseguró que su delegación está dispuesta a hablar para alcanzar un final rápido a la crisis."El Gobierno de la República de Sudán del Sur tiene la obligación de restablecer la paz por todos los medios posibles", dijo, apenas diez horas antes de que el portavoz de su delegación afirmara hoy que Kir no aceptará liberar a todos los presos políticos.

La negativa del Gobierno de Sudán del Sur a liberar a presos políticos acusados de motín y de intento de golpe de Estado, como solicitan los rebeldes y la comunidad internacional, estancó hoy las conversaciones de paz entre las dos partes del conflicto.El inicio de las negociaciones directas entre los representantes del Ejecutivo sursudanés de Salva Kir y los rebeldes liderados por Riak Mashar estaba previsto para las 12 horas locales de hoy (9 horas GMT) en Adis Abeba.Ambas delegaciones viajaron a la capital etíope el pasado jueves, y desde entonces han mantenido reuniones por separado con la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), organización regional que ejerce de mediadora en el conflicto y que ayer anunció el inicio oficial de las conversaciones cara a cara este domingo.Antes de este mediodía comparecía, sin embargo, el portavoz de la delegación gubernamental, Michael Makuei, para anunciar que el Ejecutivo sursudanés no cedería las peticiones de liberar a rebeldes detenidos tras el golpe de Estado de hace dos semanas."No estamos dispuestos a negociar como condición previa la llamada de los rebeldes y la comunidad internacional a liberar a los detenidos", afirmó Makuei en rueda de prensa.El portavoz del Ejecutivo sursudanés aclaró que solo se liberará a detenidos "de acuerdo con la ley y la constitución".Makuei, quien también es ministro de Información de Sudán del Sur, explicó que los detenidos están acusados de motín, golpe de Estado y de apropiación indebida de la propiedad pública.El portavoz de Kir considera que liberar a los detenidos establecería un mal precedente, no solo para su país sino para todo el continente."Precisamente porque somos una nación joven no vamos a dar nuestro brazo a torcer", advirtió.Makuei acusó a la comunidad internacional de estar presionando a Kir para ir en contra de la constitución del país."Esto es indecoroso. No estamos dispuestos a ceder a ese tipo de doble rasero", apostilló.Sin embargo, Makuei no descartó por completo la posibilidad de liberar a los detenidos, respetando el marco legal sursudanés y nunca como condición para las conversaciones de paz."Estamos aquí para negociar sin condiciones", declaró.Por su parte, el exvicepresidente del país, Riak Mashar, líder opositor, reconoció que las negociaciones en Adis Abeba no registraron ningún avance hoy entre el Ejército y los rebeldes, en declaraciones a la cadena de televisión catarí Al Yazira."Nuestras condiciones son la liberación de los once presos políticos arrestados el pasado 13 de diciembre" en Yuba, dijo Mashar.El exvicepresidente sursudanés expresó durante la entrevista su "determinación para establecer un alto el fuego" e "instaurar una democracia en Sudán del Sur".La delegación de Mashar en la capital etíope había anunciado una rueda de prensa para las 16 horas locales (12 horas GMT), que finalmente fue cancelada.Posteriormente, no se ha producido ningún anuncio oficial sobre la marcha de las conversaciones cara a cara.La liberación de prisioneros políticos fue una de los principales condiciones fijadas por los rebeldes en las conversaciones preliminares con la IGAD, integrada por países del Este de África.El enviado de la IGAD a Sudán del Sur, Seyou Mesfin, urgió ayer a las partes enfrentadas a parar la propaganda hostil y la campaña de odio, así como a la liberación de detenidos.Ta'ban Deng Gai, negociador jefe de Mashar, advirtió ayer de que "con las ejecuciones masivas no habrá una situación favorable para las conversaciones de paz".Por su parte, Nhial Deng Nhial, exministro de Exteriores de Sudán del Sur y representante del Gobierno en las negociaciones, aseguró que su delegación está dispuesta a hablar para alcanzar un final rápido a la crisis."El Gobierno de la República de Sudán del Sur tiene la obligación de restablecer la paz por todos los medios posibles", dijo, apenas diez horas antes de que el portavoz de su delegación afirmara hoy que Kir no aceptará liberar a todos los presos políticos.

Más noticias

0 Comentarios