El actor italiano de moda es un excamorrista que cumple cadena perpetua

El actor italiano al que más espacio dedican en estos días los medios de comunicación es Aniello Arena y el interés que ha despertado lo debe no sólo a su gran interpretación en la película "Reality", de Matteo Garrone, sino también a que cumple cadena perpetua por ser un sicario de la Camorra.Su trabajo en el papel de Luciano y su historia personal ya sorprendieron en el Festival de Cannes en mayo último, cuando "Reality", la última cinta de Garrone (el director de "Gomorra"), se hizo con el Grand Prix del certamen.Pero Arena no pudo recibir el premio con sus compañeros de reparto, porque desde hace 20 años está recluido en la cárcel de Volterra (centro de Italia) condenado a cadena perpetua y no le dieron la autorización.Garrone ha explicado cómo viendo recitar a Arena en una obra teatral organizada en la cárcel decidió que le quería para una película, y aunque el permiso no llegó para "Gomorra" lo siguió intentando.Finalmente, tras innumerables peticiones, Garrone logró que autorizasen a Arena para salir del presidio y convertirse en Luciano, el protagonista de su película, un pescadero capaz de cualquier cosa para saltar a la fama por la vía fácil y rápida de los programas de telerrealidad como "Gran Hermano".Durante los meses que duró el rodaje, Arena estuvo siempre vigilado por los Carabineros para evitar su posible fuga."Me hubiera gustado estar con Garrone y con los demás. He dado todo por el personaje de Luciano, es una pena que al final no llegase la autorización para viajar. De todas maneras todo lo que me está sucediendo es bellísimo, inolvidable", explico Arena.Sin embargo, las autoridades penitenciarias han dado autorización a Arena para que participe en algunos actos de promoción de la película, que se estrenó esta semana en Italia, convirtiéndose así en el actor más buscado del momento.Con 23 años, Arena era uno de los tantos soldados de la Camorra, la mafia de Nápoles, y en el "Sistema" encontró protección, dinero, cocaína que consumir y vender, armas y la cárcel para toda su vida.El 8 de enero de 1991 formaba parte del grupo de cinco sicarios del clan Nemolato-Minichini, encargado de un ajuste de cuentas contra loa familia Liberti, pequeños traficantes que habían cometido el "error" de querer vender la droga por su propia cuenta.Mataron a dos miembros de los Liberti, pero también hirieron a un niño de ocho años que se pasaba por el lugar del tiroteo y una anciana de 77 años que asistió a la escena murió de un infarto.La Policía logró detener pocas semanas después a todo el comando menos a Arena, a quien arrestaron mientras estaba cenando el día de Nochebuena en casa de un familiar.El juicio fue celebrado en 1996 y Arena fue condenado a la pena máxima, de forma que pasaría el resto de la vida en la cárcel, donde decidió apuntarse a la "Compañía de la Fortezza", el grupo teatral formado por los presos del presidio de Volterra.El pasado lunes, a Arena le volvieron a conceder un permiso extraordinario para aparecer en la televisión en el programa "Che tempo che fa" del canal de la televisión pública Rai3 y contar su experiencia carcelaria y como actor, aunque reconoció que aún no ha podido ver la película."Mi personaje me daba pena. Yo no destruiría todo lo que he conseguido sólo por una ilusión", explicó Arena.Cuando le preguntaron qué siente cuando vuelve a estar entre rejas tras un día de libertad, el actor respondió: "Yo no soy quien entro, es el otro. Mentalmente no estoy allí dentro. Entra solo el cuerpo".Y para concluir su paso por la televisión explicó: "Sólo puedo aconsejar a los jóvenes que vayan al colegio, que estudien y se acerquen al arte. A veces pienso que he nacido dos veces y que el teatro y el cine me han ayudado a nacer otra vez". Cristina Cabrejas.

El actor italiano al que más espacio dedican en estos días los medios de comunicación es Aniello Arena y el interés que ha despertado lo debe no sólo a su gran interpretación en la película "Reality", de Matteo Garrone, sino también a que cumple cadena perpetua por ser un sicario de la Camorra.Su trabajo en el papel de Luciano y su historia personal ya sorprendieron en el Festival de Cannes en mayo último, cuando "Reality", la última cinta de Garrone (el director de "Gomorra"), se hizo con el Grand Prix del certamen.Pero Arena no pudo recibir el premio con sus compañeros de reparto, porque desde hace 20 años está recluido en la cárcel de Volterra (centro de Italia) condenado a cadena perpetua y no le dieron la autorización.Garrone ha explicado cómo viendo recitar a Arena en una obra teatral organizada en la cárcel decidió que le quería para una película, y aunque el permiso no llegó para "Gomorra" lo siguió intentando.Finalmente, tras innumerables peticiones, Garrone logró que autorizasen a Arena para salir del presidio y convertirse en Luciano, el protagonista de su película, un pescadero capaz de cualquier cosa para saltar a la fama por la vía fácil y rápida de los programas de telerrealidad como "Gran Hermano".Durante los meses que duró el rodaje, Arena estuvo siempre vigilado por los Carabineros para evitar su posible fuga."Me hubiera gustado estar con Garrone y con los demás. He dado todo por el personaje de Luciano, es una pena que al final no llegase la autorización para viajar. De todas maneras todo lo que me está sucediendo es bellísimo, inolvidable", explico Arena.Sin embargo, las autoridades penitenciarias han dado autorización a Arena para que participe en algunos actos de promoción de la película, que se estrenó esta semana en Italia, convirtiéndose así en el actor más buscado del momento.Con 23 años, Arena era uno de los tantos soldados de la Camorra, la mafia de Nápoles, y en el "Sistema" encontró protección, dinero, cocaína que consumir y vender, armas y la cárcel para toda su vida.El 8 de enero de 1991 formaba parte del grupo de cinco sicarios del clan Nemolato-Minichini, encargado de un ajuste de cuentas contra loa familia Liberti, pequeños traficantes que habían cometido el "error" de querer vender la droga por su propia cuenta.Mataron a dos miembros de los Liberti, pero también hirieron a un niño de ocho años que se pasaba por el lugar del tiroteo y una anciana de 77 años que asistió a la escena murió de un infarto.La Policía logró detener pocas semanas después a todo el comando menos a Arena, a quien arrestaron mientras estaba cenando el día de Nochebuena en casa de un familiar.El juicio fue celebrado en 1996 y Arena fue condenado a la pena máxima, de forma que pasaría el resto de la vida en la cárcel, donde decidió apuntarse a la "Compañía de la Fortezza", el grupo teatral formado por los presos del presidio de Volterra.El pasado lunes, a Arena le volvieron a conceder un permiso extraordinario para aparecer en la televisión en el programa "Che tempo che fa" del canal de la televisión pública Rai3 y contar su experiencia carcelaria y como actor, aunque reconoció que aún no ha podido ver la película."Mi personaje me daba pena. Yo no destruiría todo lo que he conseguido sólo por una ilusión", explicó Arena.Cuando le preguntaron qué siente cuando vuelve a estar entre rejas tras un día de libertad, el actor respondió: "Yo no soy quien entro, es el otro. Mentalmente no estoy allí dentro. Entra solo el cuerpo".Y para concluir su paso por la televisión explicó: "Sólo puedo aconsejar a los jóvenes que vayan al colegio, que estudien y se acerquen al arte. A veces pienso que he nacido dos veces y que el teatro y el cine me han ayudado a nacer otra vez". Cristina Cabrejas.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios