El Museo de Historia exhibe retratos metafóricos de Celia Cruz

El Museo Nacional de Historia Americana descubrió hoy un peculiar retrato de la difunta cantante cubana de salsa Celia Cruz, en el que su rostro no aparece por ninguna parte, sino que se compone de fotografías metafóricas en las que aparecen su tradicional penacho, la bandera cubana y la Virgen de Regla.La obra fue realizada por el fotógrafo estadounidense Robert Weingarten, quien está especializado en este tipo de cuadros que él mismo bautizó como "biografías visuales", con las que ha retratado, entre otros, al actor Dennis Hopper y al exsecretario de Estado Colin Powell."Celia Cruz era una completa desconocida para mí antes de empezar el proyecto", aseguró el artista en una entrevista con Efe, "por lo que tuve que empaparme de su figura leyendo y escuchando su música y, así, descubrí una personalidad muy fuerte y alegre, llena de vida y color".Por ello, el color resulta "fundamental" en la composición de Weingarten, y es el elemento que más destaca en una lectura a primera vista, puesto que, incluso por encima del collage de fotografías que componen el cuadro, sobresale el colorido, de tonos mayoritariamente cálidos e impactantes.Weingarten, que supera los setenta años de edad, aprendió castellano cuando tenía cincuenta en Los Ángeles, donde reside, y habla un español casi perfecto, por lo que no tuvo ningún problema en comprender el contenido de las canciones de "la reina de la salsa".El penacho, que ocupa un lugar central en la composición, está integrado por un conjunto de plumas azules sobre un turbante metálico de oro y plata con piedras preciosas incrustadas.La bandera de Cuba, por su parte, aparece impresa sobre una bata cubana que la artista lució durante la celebración del Día de la Independencia de la isla en mayo de 2001 -dos años antes de morir- en el parque Bayfront de Miami.Finalmente, la Virgen de Regla es la fotografía de una de las muchas estatuillas religiosas que acompañaban a Cruz en todos sus viajes, y entre las que también se encuentran la de la Virgen de Montserrat, la de Nuestra Señora de las Mercedes, San Lázaro, Judas Tadeo y José Gregorio Hernández."Los figurines religiosos eran muy importantes para ella y los llevaba allí dondequiera que fuera", señaló Weingarten, que identificó el penacho, "exagerado, como su personalidad", como el objeto que mejor definiría a "la reina de la salsa".Precisamente, el carácter de Cruz fue lo que llevó al artista a aumentar el tamaño de algunos objetos en la fotografía respecto de sus dimensiones reales, para, así, "generar en el espectador la sensación de que se encuentra ante una personalidad única".El collage también presenta otros objetos relacionados con la cantante, como un disco de oro, la fotografía de la orquesta cubana Sonora Matacanera, unos zapatos plateados y su certificado de matrimonio con Pedro Knight de 1962."Existe una anécdota muy curiosa con el certificado de matrimonio", explicó el fotógrafo. "En éste se ofrece una descripción de cada cónyuge. Para él, pone "cantante", pero para ella, que ya entonces era mucho más conocida que su marido, pone "ama de casa"."Nunca antes había retratado a alguien a quien no conocí", explicó el fotógrafo, quien, además, hasta la fecha sólo había realizado cuadros de personalidades vivas -Dennis Hopper murió después de que el suyo estuviese listo-, por lo que el de la cantante cubana representó un nuevo reto.La composición descubierta hoy forma parte de la exposición "Pushing Boundaries", que incluye varios retratos biográficos realizados por Robert Weingarten y que podrá visitarse en el Museo Nacional de Historia Americana en Washington hasta el próximo 14 de octubre.

El Museo Nacional de Historia Americana descubrió hoy un peculiar retrato de la difunta cantante cubana de salsa Celia Cruz, en el que su rostro no aparece por ninguna parte, sino que se compone de fotografías metafóricas en las que aparecen su tradicional penacho, la bandera cubana y la Virgen de Regla.La obra fue realizada por el fotógrafo estadounidense Robert Weingarten, quien está especializado en este tipo de cuadros que él mismo bautizó como "biografías visuales", con las que ha retratado, entre otros, al actor Dennis Hopper y al exsecretario de Estado Colin Powell."Celia Cruz era una completa desconocida para mí antes de empezar el proyecto", aseguró el artista en una entrevista con Efe, "por lo que tuve que empaparme de su figura leyendo y escuchando su música y, así, descubrí una personalidad muy fuerte y alegre, llena de vida y color".Por ello, el color resulta "fundamental" en la composición de Weingarten, y es el elemento que más destaca en una lectura a primera vista, puesto que, incluso por encima del collage de fotografías que componen el cuadro, sobresale el colorido, de tonos mayoritariamente cálidos e impactantes.Weingarten, que supera los setenta años de edad, aprendió castellano cuando tenía cincuenta en Los Ángeles, donde reside, y habla un español casi perfecto, por lo que no tuvo ningún problema en comprender el contenido de las canciones de "la reina de la salsa".El penacho, que ocupa un lugar central en la composición, está integrado por un conjunto de plumas azules sobre un turbante metálico de oro y plata con piedras preciosas incrustadas.La bandera de Cuba, por su parte, aparece impresa sobre una bata cubana que la artista lució durante la celebración del Día de la Independencia de la isla en mayo de 2001 -dos años antes de morir- en el parque Bayfront de Miami.Finalmente, la Virgen de Regla es la fotografía de una de las muchas estatuillas religiosas que acompañaban a Cruz en todos sus viajes, y entre las que también se encuentran la de la Virgen de Montserrat, la de Nuestra Señora de las Mercedes, San Lázaro, Judas Tadeo y José Gregorio Hernández."Los figurines religiosos eran muy importantes para ella y los llevaba allí dondequiera que fuera", señaló Weingarten, que identificó el penacho, "exagerado, como su personalidad", como el objeto que mejor definiría a "la reina de la salsa".Precisamente, el carácter de Cruz fue lo que llevó al artista a aumentar el tamaño de algunos objetos en la fotografía respecto de sus dimensiones reales, para, así, "generar en el espectador la sensación de que se encuentra ante una personalidad única".El collage también presenta otros objetos relacionados con la cantante, como un disco de oro, la fotografía de la orquesta cubana Sonora Matacanera, unos zapatos plateados y su certificado de matrimonio con Pedro Knight de 1962."Existe una anécdota muy curiosa con el certificado de matrimonio", explicó el fotógrafo. "En éste se ofrece una descripción de cada cónyuge. Para él, pone "cantante", pero para ella, que ya entonces era mucho más conocida que su marido, pone "ama de casa"."Nunca antes había retratado a alguien a quien no conocí", explicó el fotógrafo, quien, además, hasta la fecha sólo había realizado cuadros de personalidades vivas -Dennis Hopper murió después de que el suyo estuviese listo-, por lo que el de la cantante cubana representó un nuevo reto.La composición descubierta hoy forma parte de la exposición "Pushing Boundaries", que incluye varios retratos biográficos realizados por Robert Weingarten y que podrá visitarse en el Museo Nacional de Historia Americana en Washington hasta el próximo 14 de octubre.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios