Segundo debate: Del 47% a los "archivadores llenos de mujeres"

El presidente y candidato demócrata, Barack Obama (i), y el candidato republicano, Mitt Romney, hablan durante el segundo debate presidencial televisado este 16 de octubre, en la Universidad Hofstra de Hempstead, Nueva York (EE.UU.). EFE Galería
El el candidato republicano a la presidencia de EE.UU., Mitt Romney (i), y el presidente y candidato demócrata, Barack Obama (d), fueron registrados este martes durante el segundo debate presidencial televisado, en la Universidad Hofstra de Hempstead, Nue Galería
El presidente y candidato demócrata, Barack Obama (d), y el candidato republicano, Mitt Romney (i), participan en el segundo debate presidencial televisado, ayer 16 de octubre, en la Universidad Hofstra de Hempstead, Nueva York (EE.UU.). EFE Galería
El presidente estadounidense, Barack Obama (d), y su rival republicano, Mitt Romney (i), al final del segundo debate presidencial televisado ayer 16 de octubre en la Universidad Hofstra de Hempstead, Nueva York (EE.UU.). EFE Galería
El presidente y candidato demócrata, Barack Obama (i), y el candidato republicano, Mitt Romney (d), hablan durante el segundo debate presidencial televisado en la Universidad Hofstra de Hempstead, Nueva York (EE.UU.). EFE Galería

El presidente y candidato demócrata, Barack Obama (i), y el candidato republicano, Mitt Romney, hablan durante el segundo debate presidencial televisado este 16 de octubre, en la Universidad Hofstra de Hempstead, Nueva York (EE.UU.). EFE

El comentario de Romney sobre "archivadores llenos de mujeres", la nueva sensación en Internet, le ha distanciado más del grupo del 47%. (OPINIÓN)

Sin ser un encuentro pugilístico, se habla de ganador y perdedor. Las encuestas mostraron una ventaja necesaria para Obama, quien vio su liderazgo en los sondeos irse a pique tras un débil desempeño en el primer debate.Tomó a una votante indecisa  de origen salvadoreño, Lorrein Osorio, el que el presidente Barack Obama y su contrincante, el republicano Mitt Romney, hablaran sobre inmigraciónen el segundo debate presidencial.Si bien la inmigración indocumentada tomó parte central en el debate, fue la economía y el papel de la mujer en el país lo que definió este debate. Sobre esto último, el segundo cara a cara presidencial sirvió para crear una nueva expresión predilecta de las redes sociales e internet: "archivadores llenos de mujeres" ("binders full of women"). La expresión fue empleada por Romney, quien declaró que cuando fue gobernador de Massachusetts, le habían presentado una serie de "archivadores llenos de mujeres" calificadas para servir en su administración.Este comentario le ha distanciado más del grupo del 47%, en su mayoría compuesto por madres solteras, jubilados y mujeres que forman parte de hogares en donde tanto ellas como sus maridos tienen que trabajar para poder proporcionar una mejor vida a sus hijos.Mientras uno – el presidente Barack Obama – habló de sus experiencias al crecer en un núcleo familiar en donde las mujeres jugaron un papel muy importante, en donde crecer con carencias era parte de la cotidianidad, su contrincante Mitt Romney habló de inversiones, de proteger los dividendos de los programas de retiro, de las pensiones y de que el lugar de la mujer está en casa criando a los hijos, reduciendo con ello el índice de violencia que existe en el país.Tal vez sus propuestas son buenas, para cierto grupo de ciudadanos. Para aquellos que no pertenecen al 47% del resto de los estadounidenses, aquellos que saben lo que es contar con el beneficio y la tranquilidad de tener un dividendo gracias a las inversiones, o a una cuenta de ahorros, o a un sistema de pensiones.Pero seamos honestos, estimado lector, ¿quién o, más bien, cuántos de nosotros podemos decir que contamos con una pensión o con una serie de inversiones que nos hagan la vida más accesible, que nos permitan vivir la vida sin preocuparnos de dónde saldrá el próximo pago del auto, de la renta de la casa?Más de 35 millones de personas en Estados Unidos sufren de hambruna; es casi una de cada 10. Estos son datos revelados por fuentes del gobierno federal – cifra que nada tiene que ver con la administración de Obama y sí mucho con las condiciones económicas que prevalecen a nivel mundial, en donde el poder y el dinero sólo está en manos de unos cuantos.Pero estimado lector, la hambruna y la segregación social son tan solo algunos de los flagelos que sufre nuestra comunidad. Y es que mientras no exista una reforma migratoria comprensiva en donde los más de 12 millones de inmigrantes indocumentados – en su mayoría de origen latino y en menos porcentaje, de otras etnias – sigan viviendo bajo las sombras, víctimas de una cultura de explotación, no se puede hablar  de terminar con estos problemas sociales. No con ello estoy diciendo que son todos  los inmigrantes indocumentados quienes viven bajo el nivel de pobreza, pero sí son los hijos de ellos, jóvenes, adultos jóvenes quienes se ven obligados a crecer con el estigma de pertenecer a un grupo de segunda o tercera clase.Sobre inmigración, es casi nada o muy poco lo que los candidatos  a la presidencia del país proponen. Su retórica ha sido escuchada una y otra vez: mientras que el presidente Barack Obama pide a los latinos una segunda oportunidad para poder, ahora sí, luchar por una reforma migratoria, Romney sigue firme en el concepto republicano de reforzar la seguridad fronteriza primero y después pensar en una reforma migratoria.Los  puntos de vista de Romney y Obama sobre este asunto que afecta a miles de familias latinas son tan diferentes como lo son sus experiencias personales sobre el rol de la mujer en la vida económica del país, el crecer en un ambiente privilegiado o crecer con las carencias que muchas de las familias latinas conocen de primera mano. Es ahora cuando los latinos debemos hacer un frente común, mostrar que nos importa el proceso electoral, que sabemos la importancia de nuestro voto y que si uno de los candidatos realmente lo busca y lo necesita, éste viene con obligaciones y compromisos para nuestra comunidad. Hagamos valer nuestro voto. ¡Vota por tu futuro!

0 Comentarios