La ACP informa que fue cancelada una reunión con la aseguradora sobre la ampliación del Canal

Un grupo de barcos fue registrado este domngo al transitar por el Corte Culebra en el Canal de Panamá. EFE Un grupo de barcos fue registrado este domngo al transitar por el Corte Culebra en el Canal de Panamá. EFE

Un grupo de barcos fue registrado este domngo al transitar por el Corte Culebra en el Canal de Panamá. EFE

La reunión prevista para el lunes entre la aseguradora Zurich International y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) fue "cancelada" y no se ha fijado una nueva fecha, informaron hoy fuentes de la administración de la vía acuática.Esa cita fue anunciada la semana pasada por el administrador del Canal, Jorge Quijano, durante una comparecencia ante la comisión de Asuntos del Canal de la Asamblea Nacional, según la prensa local.Un representante de la ACP dijo a Efe que le confirmaron que la reunión con Zurich fue "cancelada desde el viernes" y que "por ahora no hay fecha".Quijano ya se ha reunido anteriormente con los representantes de Zurich, la empresa que tiene la fianza por 600 millones de dólares del contrato de construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, que desarrolla el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la española Sacyr, y que amenaza con suspenderlo.Zurich es la primera opción para continuar las obras, que ya tienen un atraso de ocho meses, si GUPC pierde el contrato por falta de liquidez y suspende ilegalmente los trabajos, dado que la ACP no le debe dinero según el avance de la construcción.El 30 de diciembre pasado GUPC avisó a la ACP de que en 21 días suspendería las obras si no se le resolvían sobrecostes por más de 1.600 millones de dólares porque tenían un problema de flujo de caja, lo que la administración de la vía rechazó por estar fuera de las pautas del contrato suscrito en 2009 por casi 3.200 millones.No obstante, esta semana se espera que Sacyr y la ACP continúen reuniones para tratar de evitar la ruptura del contrato, aunque los panameños se mantienen firmes en que todo tiene que hacerse bajo las reglas contractuales aceptadas por ambos.Incluso hoy, la Conferencia Episcopal Panameña expresó a través del Semanario Panorama Católico su "apoyo a la ACP convencidos de que defenderá los mejores intereses de la nación panameña"."Compartimos la preocupación de todo el pueblo panameño por la situación que atraviesa la ampliación del Canal", afirma el mensaje de los prelados panameños tras concluir, el pasado viernes, su 199 Asamblea Plenaria Ordinaria.El excontralor y directivo de la Universidad de Panamá, José Chen Barría, exhortó a la ACP que "ejecute la fianza de garantía y termine la construcción del tercer juego de esclusas", mientras el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Gabriel Diez, le indicó a GUPC que si va a terminar la obra "que le ponga fecha de cumpleaños", publicó hoy el diario local "La Prensa".La ACP confirmó a Efe que "no se ha recibido" ninguna petición de GUPC o Sacyr para prolongar las obras hasta 2016, como la empresa lo explicó a la Comisión del Mercado de Valores de España, según informó el diario local "Panamá América", que cita medios españoles."Lo último reportado por GUPC" es que la esclusa del Pacífico estará lista el 30 de junio de 2015 y la del Atlántico el 31 de marzo del mismo año, precisó.Para evitar el colapso del día 20, la ACP ofreció adelantar otros 100 millones de dólares (ya lo hizo con otros casi 800 millones antes) y diferir el reembolso de 83 millones por parte de GUPC, pero condicionado a que el consorcio ponga otros 100 millones de dólares y se olvide de su carta de preaviso de suspensión de la obra.GUPC, o sus socios mayoritarios, mostraron división al salir el 7 de enero una propuesta de Sacyr, de poner los 100 millones, pero que la ACP le dé otros 400 millones y se congelen los reembolsos de los adelantos hasta que se termine el reclamo de los 1.600 millones.Un día después, desde Roma, Impregilo propuso que sea el Canal el que aporte 1.000 millones de dólares adicionales al monto del contrato para poner fin a la controversia, o 500 millones y no reclame los adelantos, tras desestimar la propuesta de la ACP en tono destemplado, de lo contrario "Panamá no tendrá su canal".El 9 de enero, Impregilo dijo que todas las propuestas del grupo están consensuadas, mientras los minoritarios Jan de Nul (belga), con el 3 %, y la panameña Constructora Urbana (CUSA), con el restante 1 % de las acciones de GUPC, no han dicho nada.Pero el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, dijo un día después a Efe en la capital panameña que la propuesta de su socio italiano era "antigua" y estaba desfasada.Manrique aseguró que el consorcio finalizará la ampliación y pidió "confianza" en las conversaciones "constantes" que mantiene con la ACP para evitar la paralización de las obras.También el viernes pasado el presidente de la Junta del Canal de Panamá, Roberto Roy, calificó de "error" pensar que la ACP "quiere sacar al contratista" y e insistió en que GUPC "recapacite".

La reunión prevista para el lunes entre la aseguradora Zurich International y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) fue "cancelada" y no se ha fijado una nueva fecha, informaron hoy fuentes de la administración de la vía acuática.Esa cita fue anunciada la semana pasada por el administrador del Canal, Jorge Quijano, durante una comparecencia ante la comisión de Asuntos del Canal de la Asamblea Nacional, según la prensa local.Un representante de la ACP dijo a Efe que le confirmaron que la reunión con Zurich fue "cancelada desde el viernes" y que "por ahora no hay fecha".Quijano ya se ha reunido anteriormente con los representantes de Zurich, la empresa que tiene la fianza por 600 millones de dólares del contrato de construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, que desarrolla el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la española Sacyr, y que amenaza con suspenderlo.Zurich es la primera opción para continuar las obras, que ya tienen un atraso de ocho meses, si GUPC pierde el contrato por falta de liquidez y suspende ilegalmente los trabajos, dado que la ACP no le debe dinero según el avance de la construcción.El 30 de diciembre pasado GUPC avisó a la ACP de que en 21 días suspendería las obras si no se le resolvían sobrecostes por más de 1.600 millones de dólares porque tenían un problema de flujo de caja, lo que la administración de la vía rechazó por estar fuera de las pautas del contrato suscrito en 2009 por casi 3.200 millones.No obstante, esta semana se espera que Sacyr y la ACP continúen reuniones para tratar de evitar la ruptura del contrato, aunque los panameños se mantienen firmes en que todo tiene que hacerse bajo las reglas contractuales aceptadas por ambos.Incluso hoy, la Conferencia Episcopal Panameña expresó a través del Semanario Panorama Católico su "apoyo a la ACP convencidos de que defenderá los mejores intereses de la nación panameña"."Compartimos la preocupación de todo el pueblo panameño por la situación que atraviesa la ampliación del Canal", afirma el mensaje de los prelados panameños tras concluir, el pasado viernes, su 199 Asamblea Plenaria Ordinaria.El excontralor y directivo de la Universidad de Panamá, José Chen Barría, exhortó a la ACP que "ejecute la fianza de garantía y termine la construcción del tercer juego de esclusas", mientras el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Gabriel Diez, le indicó a GUPC que si va a terminar la obra "que le ponga fecha de cumpleaños", publicó hoy el diario local "La Prensa".La ACP confirmó a Efe que "no se ha recibido" ninguna petición de GUPC o Sacyr para prolongar las obras hasta 2016, como la empresa lo explicó a la Comisión del Mercado de Valores de España, según informó el diario local "Panamá América", que cita medios españoles."Lo último reportado por GUPC" es que la esclusa del Pacífico estará lista el 30 de junio de 2015 y la del Atlántico el 31 de marzo del mismo año, precisó.Para evitar el colapso del día 20, la ACP ofreció adelantar otros 100 millones de dólares (ya lo hizo con otros casi 800 millones antes) y diferir el reembolso de 83 millones por parte de GUPC, pero condicionado a que el consorcio ponga otros 100 millones de dólares y se olvide de su carta de preaviso de suspensión de la obra.GUPC, o sus socios mayoritarios, mostraron división al salir el 7 de enero una propuesta de Sacyr, de poner los 100 millones, pero que la ACP le dé otros 400 millones y se congelen los reembolsos de los adelantos hasta que se termine el reclamo de los 1.600 millones.Un día después, desde Roma, Impregilo propuso que sea el Canal el que aporte 1.000 millones de dólares adicionales al monto del contrato para poner fin a la controversia, o 500 millones y no reclame los adelantos, tras desestimar la propuesta de la ACP en tono destemplado, de lo contrario "Panamá no tendrá su canal".El 9 de enero, Impregilo dijo que todas las propuestas del grupo están consensuadas, mientras los minoritarios Jan de Nul (belga), con el 3 %, y la panameña Constructora Urbana (CUSA), con el restante 1 % de las acciones de GUPC, no han dicho nada.Pero el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, dijo un día después a Efe en la capital panameña que la propuesta de su socio italiano era "antigua" y estaba desfasada.Manrique aseguró que el consorcio finalizará la ampliación y pidió "confianza" en las conversaciones "constantes" que mantiene con la ACP para evitar la paralización de las obras.También el viernes pasado el presidente de la Junta del Canal de Panamá, Roberto Roy, calificó de "error" pensar que la ACP "quiere sacar al contratista" y e insistió en que GUPC "recapacite".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios