Álvarez insta a los candidatos a comprometerse a respetar el resultado electoral

El jefe de la misión de acompañamiento de Unasur en las elecciones presidenciales de Venezuela, el argentino Carlos Álvarez, destacó hoy la importancia de que los candidatos se comprometan a respetar los resultados que emita el poder electoral como una "garantía" para "transitar con normalidad".En la recta final de la campaña electoral que concluirá mañana después de 96 días, Álvarez, quien encabeza la primera delegación electoral de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), ratificó en una entrevista con Efe su confianza en el Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano y pidió respeto hacia su labor."Lo importante es que los líderes políticos refuercen la idea de que hay que aceptar el veredicto de las urnas que dé el Consejo Nacional Electoral, porque todos coinciden en que el Consejo es confiable y que tecnológicamente no hay ningún reparo", apuntó Álvarez, quien vio "lógico" que se acepten las cifras del rector.El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aspirante por tercera vez a la reelección, ha dicho que será el "primero en aceptar y exigir que se acepten los resultados", mientras que el comando de campaña de Henrique Capriles, el candidato de la oposición, firmó en julio pasado un compromiso ante el CNE de respetar sus cifras como "única autoridad legítima y competente" en este proceso.En su momento, Capriles calificó de "chucuto" (incompleto) el documento propuesto por el poder electoral por considerar que no incluía puntos propuestos por su campaña."Es una garantía de transitar con normalidad y con tranquilidad el proceso y le da también tranquilidad a la gente, a la sociedad venezolana (...) y una sensación de seguridad saber que ambos partidos reconocen al árbitro, reconocen al Poder Electoral y confían", añadió Álvarez, actual secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).El exvicepresidente argentino insistió en esta propuesta al observar la situación "paradójica" de Venezuela, donde, a su juicio, hay "una democracia de contrastes grandes: polarizada y antagonizada y, sin embargo, un sistema electoral muy confiable"."Los incidentes o algunas cuestiones que opaquen lo electoral pueden venir de no reconocer el resultado del Poder Electoral, por eso insistimos tanto en este tema", agregó.Admitió que en unos actores "puede haber un margen de incertidumbre respecto a que algún sector no acepte el resultado".Interrogado sobre denuncias formuladas por el Gobierno sobre un plan violento contra los comicios, Álvarez destacó que en Venezuela "hay una tradición" de que los comicios se desarrollan normalmente e indicó que en sus reuniones con los encargados del operativo para resguardar las elecciones le aseguraron que "eso está contemplado y controlado".También defendió la decisión venezolana de trabajar bajo el esquema de acompañamiento y no de observación en estas elecciones, a las que esta vez no asistirá el Centro Carter, precisamente por esa medida."Venezuela no necesita aparecer como el país disminuido y con necesidad de ser observado internacionalmente por deficiencia del sistema o por sospechas de fraude", sostuvo."¿Por qué no necesita observancia internacional Brasil, Perú, Chile, Argentina, Colombia, es decir, el 99 % de los países sudamericanos y por qué la necesita Venezuela si es un país donde el sistema electoral funciona y es absolutamente confiable y creíble?", se preguntó.

El jefe de la misión de acompañamiento de Unasur en las elecciones presidenciales de Venezuela, el argentino Carlos Álvarez, destacó hoy la importancia de que los candidatos se comprometan a respetar los resultados que emita el poder electoral como una "garantía" para "transitar con normalidad".En la recta final de la campaña electoral que concluirá mañana después de 96 días, Álvarez, quien encabeza la primera delegación electoral de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), ratificó en una entrevista con Efe su confianza en el Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano y pidió respeto hacia su labor."Lo importante es que los líderes políticos refuercen la idea de que hay que aceptar el veredicto de las urnas que dé el Consejo Nacional Electoral, porque todos coinciden en que el Consejo es confiable y que tecnológicamente no hay ningún reparo", apuntó Álvarez, quien vio "lógico" que se acepten las cifras del rector.El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aspirante por tercera vez a la reelección, ha dicho que será el "primero en aceptar y exigir que se acepten los resultados", mientras que el comando de campaña de Henrique Capriles, el candidato de la oposición, firmó en julio pasado un compromiso ante el CNE de respetar sus cifras como "única autoridad legítima y competente" en este proceso.En su momento, Capriles calificó de "chucuto" (incompleto) el documento propuesto por el poder electoral por considerar que no incluía puntos propuestos por su campaña."Es una garantía de transitar con normalidad y con tranquilidad el proceso y le da también tranquilidad a la gente, a la sociedad venezolana (...) y una sensación de seguridad saber que ambos partidos reconocen al árbitro, reconocen al Poder Electoral y confían", añadió Álvarez, actual secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).El exvicepresidente argentino insistió en esta propuesta al observar la situación "paradójica" de Venezuela, donde, a su juicio, hay "una democracia de contrastes grandes: polarizada y antagonizada y, sin embargo, un sistema electoral muy confiable"."Los incidentes o algunas cuestiones que opaquen lo electoral pueden venir de no reconocer el resultado del Poder Electoral, por eso insistimos tanto en este tema", agregó.Admitió que en unos actores "puede haber un margen de incertidumbre respecto a que algún sector no acepte el resultado".Interrogado sobre denuncias formuladas por el Gobierno sobre un plan violento contra los comicios, Álvarez destacó que en Venezuela "hay una tradición" de que los comicios se desarrollan normalmente e indicó que en sus reuniones con los encargados del operativo para resguardar las elecciones le aseguraron que "eso está contemplado y controlado".También defendió la decisión venezolana de trabajar bajo el esquema de acompañamiento y no de observación en estas elecciones, a las que esta vez no asistirá el Centro Carter, precisamente por esa medida."Venezuela no necesita aparecer como el país disminuido y con necesidad de ser observado internacionalmente por deficiencia del sistema o por sospechas de fraude", sostuvo."¿Por qué no necesita observancia internacional Brasil, Perú, Chile, Argentina, Colombia, es decir, el 99 % de los países sudamericanos y por qué la necesita Venezuela si es un país donde el sistema electoral funciona y es absolutamente confiable y creíble?", se preguntó.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios