Argentina se tiñe de rojo para venerar al Gauchito Gil, el "santo profano"

Los santuarios dedicados al Gauchito Gil se pintan de rojo y se decoran con banderas y objetos de ese color dado que era el que caracterizaba al partido al que pertenecía el "santo profano". EFE/Archivo Los santuarios dedicados al Gauchito Gil se pintan de rojo y se decoran con banderas y objetos de ese color dado que era el que caracterizaba al partido al que pertenecía el "santo profano". EFE/Archivo

Los santuarios dedicados al Gauchito Gil se pintan de rojo y se decoran con banderas y objetos de ese color dado que era el que caracterizaba al partido al que pertenecía el "santo profano". EFE/Archivo

Como cada 8 de enero, miles de devotos del Gauchito Gil, la figura religiosa pagana más popular de Argentina, se dan cita hoy en los numerosos santuarios a las veras de las carreteras, con banderas y velas rojas, para homenajear al "santo profano" en su día.El templo más grande dedicado al Gauchito Gil se encuentra en la ciudad de Mercedes, en la provincia de Corrientes (noreste), de donde se cree que era oriundo y a la que todos los años se acercan miles de personas.César Bracamonte construyó el santuario, emplazado en la tumba del Gauchito Gil, para cumplir la promesa que le había hecho a la figura religiosa, quien lo ayudó a superar una grave enfermedad, hace ya 11 años."Me comprometí a que, con la ayuda de la gente, podía construir un santuario en agradecimiento", contó a Efe Bracamonte, de 60 años y que hoy goza de muy buena salud.Los festejos por el "santo profano", denominado así por no ser reconocido por la Iglesia católica, comenzaron anoche y durante los días previos a la celebración en los alrededores del templo comenzaron a instalarse negocios, espacios de baile y cámpings para los más de 200.000 visitantes que esperan los organizadores.Bracamonte aseguró que "día a día" el santuario crece "cada vez más" y que con el correr de los años la cantidad de fieles que se acercan para pedirle y agradecer al Gauchito Gil aumentó.Antonio Gil (1847-1878) fue un joven gaucho correntino que fue reclutado por el Partido Autonomista contra el opositor Partido Liberal, pero al desertar fue colgado en un árbol y murió por un corte en la garganta.Cuenta la leyenda que Gil le dijo a su verdugo que debería rezar en su nombre por la vida de su hijo, que estaba muy enfermo.Al llegar a su casa, el verdugo encontró a su hijo al borde de la muerte, por lo que le rezó al Gauchito Gil y su hijo sanó milagrosamente.Los santuarios dedicados al Gauchito Gil se pintan de rojo y se decoran con banderas y objetos de ese color dado que era el que caracterizaba al partido al que pertenecía el "santo profano".

Como cada 8 de enero, miles de devotos del Gauchito Gil, la figura religiosa pagana más popular de Argentina, se dan cita hoy en los numerosos santuarios a las veras de las carreteras, con banderas y velas rojas, para homenajear al "santo profano" en su día.El templo más grande dedicado al Gauchito Gil se encuentra en la ciudad de Mercedes, en la provincia de Corrientes (noreste), de donde se cree que era oriundo y a la que todos los años se acercan miles de personas.César Bracamonte construyó el santuario, emplazado en la tumba del Gauchito Gil, para cumplir la promesa que le había hecho a la figura religiosa, quien lo ayudó a superar una grave enfermedad, hace ya 11 años."Me comprometí a que, con la ayuda de la gente, podía construir un santuario en agradecimiento", contó a Efe Bracamonte, de 60 años y que hoy goza de muy buena salud.Los festejos por el "santo profano", denominado así por no ser reconocido por la Iglesia católica, comenzaron anoche y durante los días previos a la celebración en los alrededores del templo comenzaron a instalarse negocios, espacios de baile y cámpings para los más de 200.000 visitantes que esperan los organizadores.Bracamonte aseguró que "día a día" el santuario crece "cada vez más" y que con el correr de los años la cantidad de fieles que se acercan para pedirle y agradecer al Gauchito Gil aumentó.Antonio Gil (1847-1878) fue un joven gaucho correntino que fue reclutado por el Partido Autonomista contra el opositor Partido Liberal, pero al desertar fue colgado en un árbol y murió por un corte en la garganta.Cuenta la leyenda que Gil le dijo a su verdugo que debería rezar en su nombre por la vida de su hijo, que estaba muy enfermo.Al llegar a su casa, el verdugo encontró a su hijo al borde de la muerte, por lo que le rezó al Gauchito Gil y su hijo sanó milagrosamente.Los santuarios dedicados al Gauchito Gil se pintan de rojo y se decoran con banderas y objetos de ese color dado que era el que caracterizaba al partido al que pertenecía el "santo profano".

Más noticias

0 Comentarios