El Canal de Panamá ha hablado con otros contratistas aunque espera que GUPC recapacite

El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano (i), y el presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas, Fernando Aramburú Porras (d), se reúnen en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE Galería
El presidente de la constructora española Sacyr, Manuel Manrique (c), es visto a su salida del edificio de la Administración de la Autoridad del Canal de Panamá este jueves 16 de enero de 2014, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE Galería

El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano (i), y el presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas, Fernando Aramburú Porras (d), se reúnen en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE

El Canal de Panamá reveló hoy que ha conversado con empresas distintas a las encargadas de la ampliación de vía para enfrentarse a una eventual suspensión de las obras el lunes próximo, aunque no pierde la esperanza de que el consorcio GUPC recapacite y retome los trabajos "a toda marcha".El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, se reservó los nombres de las empresas para "cuando estemos listos para actuar", en declaraciones a los periodistas tras una reunión con el gremio panameño de directivos de empresas APEDE."Estamos preparados para la eventualidad (pero) todavía tenemos algo de esperanza de que el contratista recapacite y se reenfoque en reanudar a toda marcha la obra", añadió Quijano en referencia al Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que ganó la licitación en 2009.Quijano se reunió después a puerta cerrada con Manuel Manrique, presidente de la empresa española Sacyr, líder del GUPC, y con representantes de la belga Jan de Nul y panameña CUSA, en la que "coincidieron en mantener abiertos los canales de comunicación durante los próximos días" para superar el conflicto, según un comunicado oficial.Esas tres empresas, junto a la italiana Impregilo, integran el GUPC, que anunció la paralización de las obras a partir del próximo lunes por problemas de liquidez derivados de sobrecostes superiores a los 1.600 millones de dólares, que la ACP no reconoce.Sacyr e Impregilo cuentan con el 48 % de las acciones cada una en el consorcio, mientras que Jan de Nul tiene el 3 % y CUSA el 1 %.En una fugaz declaración a la prensa mientras abandonaba hoy la sede de la ACP, Manrique dijo a los periodistas que las negociaciones se "mantienen", sin más precisiones.En el comunicado difundido por la ACP tras el encuentro, la Autoridad dijo que "la situación se mantiene similar a lo planteado esta mañana" por el administrador y que, "en el caso de presentarse algún avance significativo (en las conversaciones) lo dará a conocer".Quijano reveló esta mañana que ayer sostuvo un encuentro con Manrique y que hasta ese momento los contratistas no habían presentado una solución "positiva" a la crisis.Sacyr "está dispuesto a seguir hablando y tiene mucho interés" en terminar la construcción de las nuevas esclusas, un proyecto que se adjudicó en 2009 el GUPC por 3.118 millones de dólares y que del que se ha realizado el 65 %, según datos de la ACP.La ACP ha desembolsado 2.831 millones de dólares, incluidos 784 millones en anticipos reembolsables, además de 180 millones en costos adicionales que representan cerca del 6 % del costo del contrato.Quijano reiteró esta mañana que el Canal mantiene su propuesta de otorgar una moratoria de dos meses al pago de un adelanto de 83 millones de dólares dado al GUPC, y que ambas partes desembolsen 100 millones de dólares para reflotar el proyecto y garantizar los trabajos por los próximos "dos a cuatro meses".También dijo que, en un recorrido ayer por las obras, confirmó que el consorcio "ha disminuido bastante" el ritmo de trabajo, cerca del 70 % en comparación con noviembre pasado, lo que consideró una violación al contrato vigente."O sea que, no solamente están esperando la próxima semana posiblemente parar, sino que ya se nota que no es la misma actividad que se tenía hace dos meses atrás y eso (...) está totalmente fuera de contrato", expresó.Quijano recalcó además el compromiso de la ACP de seguir con la obra hasta su culminación y afirmó que la próxima semana "habrá decisiones de una manera u otra", ya que no quiere que el proyecto se detenga "tres o cuatro meses".Anunció que tiene prevista una reunión el próximo martes con aseguradora Zurich International, que tiene la fianza por 600 millones de dólares del contrato de construcción del tercer juego de esclusas del Canal y que es la primera opción para continuar las obras en caso de que GUPC las suspenda.Quijano ha explicado que el contrato establece que, en caso de que el consorcio pare las obras, las puede asumir directamente la aseguradora, o esta puede pagar la fianza a la ACP, que tomaría el control y, a través de subcontratistas, terminaría el proyecto.Ya en el escenario de que la ACP asuma el proyecto, Quijano dijo que los trabajos podrían "echarse a andar rápidamente", y aunque evitó cuantificar el tiempo de retraso que significará el conflicto, afirmó que el Canal establecería un calendario de trabajos que permita culminar las obras "muy dentro del tiempo de 2015".Por contrato, la ampliación debía esta lista en octubre de 2014, pero el GUPC ya había avisado, antes del actual conflicto, que se retrasaría a junio de 2015.

El Canal de Panamá reveló hoy que ha conversado con empresas distintas a las encargadas de la ampliación de vía para enfrentarse a una eventual suspensión de las obras el lunes próximo, aunque no pierde la esperanza de que el consorcio GUPC recapacite y retome los trabajos "a toda marcha".El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, se reservó los nombres de las empresas para "cuando estemos listos para actuar", en declaraciones a los periodistas tras una reunión con el gremio panameño de directivos de empresas APEDE."Estamos preparados para la eventualidad (pero) todavía tenemos algo de esperanza de que el contratista recapacite y se reenfoque en reanudar a toda marcha la obra", añadió Quijano en referencia al Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que ganó la licitación en 2009.Quijano se reunió después a puerta cerrada con Manuel Manrique, presidente de la empresa española Sacyr, líder del GUPC, y con representantes de la belga Jan de Nul y panameña CUSA, en la que "coincidieron en mantener abiertos los canales de comunicación durante los próximos días" para superar el conflicto, según un comunicado oficial.Esas tres empresas, junto a la italiana Impregilo, integran el GUPC, que anunció la paralización de las obras a partir del próximo lunes por problemas de liquidez derivados de sobrecostes superiores a los 1.600 millones de dólares, que la ACP no reconoce.Sacyr e Impregilo cuentan con el 48 % de las acciones cada una en el consorcio, mientras que Jan de Nul tiene el 3 % y CUSA el 1 %.En una fugaz declaración a la prensa mientras abandonaba hoy la sede de la ACP, Manrique dijo a los periodistas que las negociaciones se "mantienen", sin más precisiones.En el comunicado difundido por la ACP tras el encuentro, la Autoridad dijo que "la situación se mantiene similar a lo planteado esta mañana" por el administrador y que, "en el caso de presentarse algún avance significativo (en las conversaciones) lo dará a conocer".Quijano reveló esta mañana que ayer sostuvo un encuentro con Manrique y que hasta ese momento los contratistas no habían presentado una solución "positiva" a la crisis.Sacyr "está dispuesto a seguir hablando y tiene mucho interés" en terminar la construcción de las nuevas esclusas, un proyecto que se adjudicó en 2009 el GUPC por 3.118 millones de dólares y que del que se ha realizado el 65 %, según datos de la ACP.La ACP ha desembolsado 2.831 millones de dólares, incluidos 784 millones en anticipos reembolsables, además de 180 millones en costos adicionales que representan cerca del 6 % del costo del contrato.Quijano reiteró esta mañana que el Canal mantiene su propuesta de otorgar una moratoria de dos meses al pago de un adelanto de 83 millones de dólares dado al GUPC, y que ambas partes desembolsen 100 millones de dólares para reflotar el proyecto y garantizar los trabajos por los próximos "dos a cuatro meses".También dijo que, en un recorrido ayer por las obras, confirmó que el consorcio "ha disminuido bastante" el ritmo de trabajo, cerca del 70 % en comparación con noviembre pasado, lo que consideró una violación al contrato vigente."O sea que, no solamente están esperando la próxima semana posiblemente parar, sino que ya se nota que no es la misma actividad que se tenía hace dos meses atrás y eso (...) está totalmente fuera de contrato", expresó.Quijano recalcó además el compromiso de la ACP de seguir con la obra hasta su culminación y afirmó que la próxima semana "habrá decisiones de una manera u otra", ya que no quiere que el proyecto se detenga "tres o cuatro meses".Anunció que tiene prevista una reunión el próximo martes con aseguradora Zurich International, que tiene la fianza por 600 millones de dólares del contrato de construcción del tercer juego de esclusas del Canal y que es la primera opción para continuar las obras en caso de que GUPC las suspenda.Quijano ha explicado que el contrato establece que, en caso de que el consorcio pare las obras, las puede asumir directamente la aseguradora, o esta puede pagar la fianza a la ACP, que tomaría el control y, a través de subcontratistas, terminaría el proyecto.Ya en el escenario de que la ACP asuma el proyecto, Quijano dijo que los trabajos podrían "echarse a andar rápidamente", y aunque evitó cuantificar el tiempo de retraso que significará el conflicto, afirmó que el Canal establecería un calendario de trabajos que permita culminar las obras "muy dentro del tiempo de 2015".Por contrato, la ampliación debía esta lista en octubre de 2014, pero el GUPC ya había avisado, antes del actual conflicto, que se retrasaría a junio de 2015.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios