Celebrar cumbres sobre Defensa para buscar la paz es paradójico, según Mujica

El presidente de Uruguay, José Mujica, consideró hoy una contradicción que se celebren cumbres sobre defensa para buscar la paz, al intervenir en la apertura de la X Conferencia de Ministros de Defensa de América, que se celebra en el balneario uruguayo de Punta del Este."Genéticamente, al parecer, somos un animal muy belicoso, tenemos que hacer reuniones de ministros de Defensa para preocuparnos de la paz", comenzó con tono irónico Mujica, un exguerrillero de 77 años que perteneció al Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros.Por su lucha armada con esa guerrilla contra Gobiernos constitucionales en los años sesenta del siglo pasado, y contra la dictadura que sobrevino después (1973-1985), Mujica pasó catorce años en la cárcel, la mayoría durante el Gobierno de facto.En Punta del Este, el mandatario criticó el modo de vida del mundo desarrollado y sus efectos en el calentamiento global del planeta, al poner como ejemplo varios temporales sufridos por su país en los últimos años."No sé si es muy científico lo del cambio climático pero el que no se dé cuenta de lo que está pasando es que es muy duro en su manera de entender", indicó en un discurso sin referencias directas a temas como la seguridad continental o la vigencia del sistema americano de defensa, dos de los ejes temáticos de la cita.Según Mujica, esos problemas medioambientales son "resultado de la hermosa civilización que hemos montado, que está basada en que permanente tiene que crecer la economía"."Soy absolutamente consciente que en este continente tan rico, tan lleno de recursos, de esperanza, de descendientes de inmigrantes (...) tenemos una guerra social tremenda: la gran guerra que tenemos es con la desigualdad y con la pobreza", remarcó.Esa debería ser "la gran preocupación central" para los participantes en la reunión de Punta del Este porque muchos de esos factores "determinan penosas movilidades de todo tipo que a veces meten a nuestras sociedades en contradicciones muy severas que conmueven la paz", aseguró.Mujica cuestionó el concepto de Estado-Nación en un escenario tan globalizado como el actual y advirtió que, a pesar de que sigue arraigado el sentimiento de pertenencia a un territorio, "el mundo está procesando una generación digital, un intercambio de conocimiento en sus formas culturales hacia otros horizontes"."Esta es la más severa de las contradicciones porque no podemos dejar de ser lo que somos y la humanidad empieza a pedir gente que gobierne con otra manera de mirar el mundo", consideró.Es un "tema discutible, se los dejo para amargarles y entretenerles la discusión", sugirió al auditorio el exguerrillero, que durante sus años de presidio fue sometido a torturas a manos de militares."Nunca pensé en mi vida de verme en un trance de tener que contribuir e inaugurar un encuentro de este tipo, pero 'cosas veredes, Sancho, si vivieres'", concluyó Mujica citando al Quijote, una de sus lecturas preferidas.

El presidente de Uruguay, José Mujica, consideró hoy una contradicción que se celebren cumbres sobre defensa para buscar la paz, al intervenir en la apertura de la X Conferencia de Ministros de Defensa de América, que se celebra en el balneario uruguayo de Punta del Este."Genéticamente, al parecer, somos un animal muy belicoso, tenemos que hacer reuniones de ministros de Defensa para preocuparnos de la paz", comenzó con tono irónico Mujica, un exguerrillero de 77 años que perteneció al Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros.Por su lucha armada con esa guerrilla contra Gobiernos constitucionales en los años sesenta del siglo pasado, y contra la dictadura que sobrevino después (1973-1985), Mujica pasó catorce años en la cárcel, la mayoría durante el Gobierno de facto.En Punta del Este, el mandatario criticó el modo de vida del mundo desarrollado y sus efectos en el calentamiento global del planeta, al poner como ejemplo varios temporales sufridos por su país en los últimos años."No sé si es muy científico lo del cambio climático pero el que no se dé cuenta de lo que está pasando es que es muy duro en su manera de entender", indicó en un discurso sin referencias directas a temas como la seguridad continental o la vigencia del sistema americano de defensa, dos de los ejes temáticos de la cita.Según Mujica, esos problemas medioambientales son "resultado de la hermosa civilización que hemos montado, que está basada en que permanente tiene que crecer la economía"."Soy absolutamente consciente que en este continente tan rico, tan lleno de recursos, de esperanza, de descendientes de inmigrantes (...) tenemos una guerra social tremenda: la gran guerra que tenemos es con la desigualdad y con la pobreza", remarcó.Esa debería ser "la gran preocupación central" para los participantes en la reunión de Punta del Este porque muchos de esos factores "determinan penosas movilidades de todo tipo que a veces meten a nuestras sociedades en contradicciones muy severas que conmueven la paz", aseguró.Mujica cuestionó el concepto de Estado-Nación en un escenario tan globalizado como el actual y advirtió que, a pesar de que sigue arraigado el sentimiento de pertenencia a un territorio, "el mundo está procesando una generación digital, un intercambio de conocimiento en sus formas culturales hacia otros horizontes"."Esta es la más severa de las contradicciones porque no podemos dejar de ser lo que somos y la humanidad empieza a pedir gente que gobierne con otra manera de mirar el mundo", consideró.Es un "tema discutible, se los dejo para amargarles y entretenerles la discusión", sugirió al auditorio el exguerrillero, que durante sus años de presidio fue sometido a torturas a manos de militares."Nunca pensé en mi vida de verme en un trance de tener que contribuir e inaugurar un encuentro de este tipo, pero 'cosas veredes, Sancho, si vivieres'", concluyó Mujica citando al Quijote, una de sus lecturas preferidas.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios