Christie promete trabajar para recuperar la confianza de Nueva Jersey

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, ofrece un discurso. EFE/Archivo El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, ofrece un discurso. EFE/Archivo

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, ofrece un discurso. EFE/Archivo

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, se mostró hoy "decidido a hacer las cosas mejor" tras "decepcionar" a su estado con el escándalo que ha rodeado a su oficina, y se comprometió a cooperar en todas las investigaciones para no volver a traicionar la confianza de los ciudadanos.Durante su discurso anual de la situación del estado ante el Congreso estatal, Christie aludió al escándalo sobre la implicación de su oficina en el cierre parcial del tráfico en un puente como represalia política contra el alcalde de Fort Lee, que se ha visto agravado por otras revelaciones sobre su oficina."La última semana ciertamente ha puesto a prueba a esta administración. Claramente, se cometieron errores. Y como resultado, decepcionamos al pueblo que confiaba en nosotros para servirles. Sé que nuestros ciudadanos se merecen algo mejor. Mucho mejor", dijo.El político republicano, que ha asegurado que desconocía por completo lo que hicieron sus subordinados, reconoció no obstante que, como gobernador, es en último término "responsable de todo lo que ocurra" bajo su mando."Sin duda, cooperaremos con todas las investigaciones pertinentes para asegurar que esta ruptura en la confianza no vuelva a producirse", prometió Christie.Ambas cámaras del Congreso de Nueva Jersey han anunciado que formarán comités especiales para investigar el escándalo, que también es objeto de una pesquisa del fiscal general del estado, Paul J. Fishman.Además, la Oficina del Inspector General del Departamento de Vivienda está investigando si Christie hizo un uso inapropiado de fondos destinados a la reconstrucción de los daños causados por el huracán "Sandy"; y otro alcalde, el de Jersey City, Steven Fulop, sostiene también que fue víctima de represalias políticas.Pese a todo, Christie quiso garantizar hoy a los ciudadanos que lo que hizo su oficina "no define" al estado ni al carácter de su población."Esta administración y esta legislatura no permitirán que se retrase el trabajo que tiene que hacerse para mejorar las vidas de la gente en Nueva Jersey", indicó Christie."Soy el líder de este estado y de su pueblo, y comparezco hoy aquí orgulloso de ser ambas cosas. Y siempre decidido a hacer las cosas mejor", destacó.Esa frase fue la última referencia del discurso a la polémica, a la que Christie ya se refirió de forma extensa durante una conferencia de prensa el pasado jueves, en la que pidió disculpas y anunció que había cesado a su jefa adjunta de gabinete, Bridget Anne Kelly.Christie centró a continuación su discurso en tratar de restaurar su reputación como un político republicano capaz de llevar con éxito las riendas de un estado tradicionalmente demócrata."Lo mejor de nuestra recuperación en estos últimos cuatro años ha tenido lugar porque hemos elegido trabajar juntos", subrayó el gobernador en referencia a los presupuestos y la reforma de pensiones aprobados con apoyo bipartidista.El gobernador, que hasta que estalló el escándalo se perfilaba como el gran favorito del partido republicano para recuperar la Casa Blanca en las elecciones de 2016, utilizó además su alocución para proponer que se alargue tanto la jornada como el curso escolar en Nueva Jersey.Su discurso se produjo en un momento de intensa atención al escándalo, sobre el que surgen nuevas revelaciones casi cada día.Hoy, el diario The Wall Street Journal informó de que Christie se reunió el 11 de septiembre pasado, el tercer día del cierre del puente George Washington, con el funcionario que ejecutó la inhabilitación de varios carriles de la autopista, David Wildstein.El portavoz de Christie, Colin Reed, replicó que el gobernador conversó con varios "funcionarios públicos ese día" dentro de una ceremonia con motivo del aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001, y que todos ellos estaban allí "para rendir tributo a los héroes de los atentados".Junto al caso del puente, Christie enfrenta acusaciones de que altos cargos del Gobierno estatal cancelaron una serie de reuniones con el alcalde de Jersey City, el demócrata Steven Fulop, porque éste rechazó apoyar la reelección del gobernador.A ello se suma la pesquisa sobre la campaña "Más fuertes que la tormenta", que buscaba impulsar el turismo en Nueva Jersey tras el paso del huracán "Sandy" en octubre de 2012.Los auditores están investigando por qué la oficina de Christie eligió otorgar el contrato a una empresa que cobraba 2 millones de dólares más que otra firma, cuando podía haber ahorrado fondos que originalmente estaban destinados a la reconstrucción del estado.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, se mostró hoy "decidido a hacer las cosas mejor" tras "decepcionar" a su estado con el escándalo que ha rodeado a su oficina, y se comprometió a cooperar en todas las investigaciones para no volver a traicionar la confianza de los ciudadanos.Durante su discurso anual de la situación del estado ante el Congreso estatal, Christie aludió al escándalo sobre la implicación de su oficina en el cierre parcial del tráfico en un puente como represalia política contra el alcalde de Fort Lee, que se ha visto agravado por otras revelaciones sobre su oficina."La última semana ciertamente ha puesto a prueba a esta administración. Claramente, se cometieron errores. Y como resultado, decepcionamos al pueblo que confiaba en nosotros para servirles. Sé que nuestros ciudadanos se merecen algo mejor. Mucho mejor", dijo.El político republicano, que ha asegurado que desconocía por completo lo que hicieron sus subordinados, reconoció no obstante que, como gobernador, es en último término "responsable de todo lo que ocurra" bajo su mando."Sin duda, cooperaremos con todas las investigaciones pertinentes para asegurar que esta ruptura en la confianza no vuelva a producirse", prometió Christie.Ambas cámaras del Congreso de Nueva Jersey han anunciado que formarán comités especiales para investigar el escándalo, que también es objeto de una pesquisa del fiscal general del estado, Paul J. Fishman.Además, la Oficina del Inspector General del Departamento de Vivienda está investigando si Christie hizo un uso inapropiado de fondos destinados a la reconstrucción de los daños causados por el huracán "Sandy"; y otro alcalde, el de Jersey City, Steven Fulop, sostiene también que fue víctima de represalias políticas.Pese a todo, Christie quiso garantizar hoy a los ciudadanos que lo que hizo su oficina "no define" al estado ni al carácter de su población."Esta administración y esta legislatura no permitirán que se retrase el trabajo que tiene que hacerse para mejorar las vidas de la gente en Nueva Jersey", indicó Christie."Soy el líder de este estado y de su pueblo, y comparezco hoy aquí orgulloso de ser ambas cosas. Y siempre decidido a hacer las cosas mejor", destacó.Esa frase fue la última referencia del discurso a la polémica, a la que Christie ya se refirió de forma extensa durante una conferencia de prensa el pasado jueves, en la que pidió disculpas y anunció que había cesado a su jefa adjunta de gabinete, Bridget Anne Kelly.Christie centró a continuación su discurso en tratar de restaurar su reputación como un político republicano capaz de llevar con éxito las riendas de un estado tradicionalmente demócrata."Lo mejor de nuestra recuperación en estos últimos cuatro años ha tenido lugar porque hemos elegido trabajar juntos", subrayó el gobernador en referencia a los presupuestos y la reforma de pensiones aprobados con apoyo bipartidista.El gobernador, que hasta que estalló el escándalo se perfilaba como el gran favorito del partido republicano para recuperar la Casa Blanca en las elecciones de 2016, utilizó además su alocución para proponer que se alargue tanto la jornada como el curso escolar en Nueva Jersey.Su discurso se produjo en un momento de intensa atención al escándalo, sobre el que surgen nuevas revelaciones casi cada día.Hoy, el diario The Wall Street Journal informó de que Christie se reunió el 11 de septiembre pasado, el tercer día del cierre del puente George Washington, con el funcionario que ejecutó la inhabilitación de varios carriles de la autopista, David Wildstein.El portavoz de Christie, Colin Reed, replicó que el gobernador conversó con varios "funcionarios públicos ese día" dentro de una ceremonia con motivo del aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001, y que todos ellos estaban allí "para rendir tributo a los héroes de los atentados".Junto al caso del puente, Christie enfrenta acusaciones de que altos cargos del Gobierno estatal cancelaron una serie de reuniones con el alcalde de Jersey City, el demócrata Steven Fulop, porque éste rechazó apoyar la reelección del gobernador.A ello se suma la pesquisa sobre la campaña "Más fuertes que la tormenta", que buscaba impulsar el turismo en Nueva Jersey tras el paso del huracán "Sandy" en octubre de 2012.Los auditores están investigando por qué la oficina de Christie eligió otorgar el contrato a una empresa que cobraba 2 millones de dólares más que otra firma, cuando podía haber ahorrado fondos que originalmente estaban destinados a la reconstrucción del estado.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios