Colombia tiene unos 7 millones de hectáreas aptas para biocombustibles

El área agrícola de Colombia apta para la producción de biocombustibles a partir de caña de azúcar y palma africana es de unos siete millones de hectáreas, según un estudio de impacto ambiental del sector divulgado hoy en Bogotá.Una eventual expansión de la frontera agrícola nacional para cultivos con estos fines no competiría con la producción de alimentos, concluyó la investigación, que fue elaborada por un equipo de instituciones y expertos del país y el exterior.El estudio fue realizado sobre nueve cultivos de cañas de azúcar, que representan un 20 por ciento del área de producción de etanol, y diez sembrados de palmas y cuatro destilerías, que equivalen al 26 por ciento del área de producción de aceite para biodiesel.Según la evaluación, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del etanol y del biodiesel es del 83 por ciento y del 74 por ciento, respectivamente, en relación con los combustibles fósiles que les son equivalentes.Los resultados fueron divulgados por la Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña) y la Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia (Fedebiocombustibles), que resaltaron la importancia y el potencial del sector.El presidente de Asocaña, Luis Fernando Londoño, aseguró en unas declaraciones recogidas por su servicio de prensa que "tras varios años de implementación del programa de oxigenación de gasolina, se ha comprobado una relación positiva entre el uso del etanol y la reducción de emisión de gases contaminantes en el país".El sector de la caña de azúcar, cuya área cultivada es de unos 223.905 hectáreas, produjo el año pasado 336,95 millones de litros de etanol, y tiene proyectado un volumen de 370 millones de litros para 2012.Mientras, el sector de las palmas de aceite, con un área de 427.367 hectáreas sembradas, produjo el año pasado 443.037 toneladas de biodiesel."En términos de emisiones, somos mejores respecto del combustible fósil que reemplazamos y mejores que todos los biocombustibles en el mundo", sostuvo el presidente de Fedebiocombustibles, Jorge Bendeck, al aludir a las conclusiones del estudio, contratado por el Gobierno y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).La llamada "Evaluación del ciclo de vida de la cadena de producción de biocombustibles en Colombia" fue realizada por el Centro Nacional de Producción Más Limpia (CNPML), la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín (UPB) y el centro suizo Empa, además de otros expertos nacionales y extranjeros.Según sus responsables, Colombia "se perfila como el segundo mayor productor de biocombustibles en América Latina, en etanol, después de Brasil, y tercero de biodiesel, después Argentina".

El área agrícola de Colombia apta para la producción de biocombustibles a partir de caña de azúcar y palma africana es de unos siete millones de hectáreas, según un estudio de impacto ambiental del sector divulgado hoy en Bogotá.Una eventual expansión de la frontera agrícola nacional para cultivos con estos fines no competiría con la producción de alimentos, concluyó la investigación, que fue elaborada por un equipo de instituciones y expertos del país y el exterior.El estudio fue realizado sobre nueve cultivos de cañas de azúcar, que representan un 20 por ciento del área de producción de etanol, y diez sembrados de palmas y cuatro destilerías, que equivalen al 26 por ciento del área de producción de aceite para biodiesel.Según la evaluación, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del etanol y del biodiesel es del 83 por ciento y del 74 por ciento, respectivamente, en relación con los combustibles fósiles que les son equivalentes.Los resultados fueron divulgados por la Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña) y la Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia (Fedebiocombustibles), que resaltaron la importancia y el potencial del sector.El presidente de Asocaña, Luis Fernando Londoño, aseguró en unas declaraciones recogidas por su servicio de prensa que "tras varios años de implementación del programa de oxigenación de gasolina, se ha comprobado una relación positiva entre el uso del etanol y la reducción de emisión de gases contaminantes en el país".El sector de la caña de azúcar, cuya área cultivada es de unos 223.905 hectáreas, produjo el año pasado 336,95 millones de litros de etanol, y tiene proyectado un volumen de 370 millones de litros para 2012.Mientras, el sector de las palmas de aceite, con un área de 427.367 hectáreas sembradas, produjo el año pasado 443.037 toneladas de biodiesel."En términos de emisiones, somos mejores respecto del combustible fósil que reemplazamos y mejores que todos los biocombustibles en el mundo", sostuvo el presidente de Fedebiocombustibles, Jorge Bendeck, al aludir a las conclusiones del estudio, contratado por el Gobierno y financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).La llamada "Evaluación del ciclo de vida de la cadena de producción de biocombustibles en Colombia" fue realizada por el Centro Nacional de Producción Más Limpia (CNPML), la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín (UPB) y el centro suizo Empa, además de otros expertos nacionales y extranjeros.Según sus responsables, Colombia "se perfila como el segundo mayor productor de biocombustibles en América Latina, en etanol, después de Brasil, y tercero de biodiesel, después Argentina".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios