El Comité de Elecciones de Puerto Rico aceptará la decisión judicial sobre los votantes excluidos

El presidente del Comité Estatal de Elecciones (CEE) de Puerto Rico, Héctor Conty, dijo hoy que aceptará la decisión del Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston sobre la exclusión de cerca de 330.000 personas del registro electoral, dadas de baja por no votar en 2008.Conty señaló en declaraciones a la emisora WKAQ que estudia todos los escenarios posibles ante la hipótesis de que el tribunal estadounidense decida incluir a 330.000 personas dadas de baja, a menos de tres semanas para las elecciones a gobernador y la consulta del estatus del próximo 6 de noviembre.El funcionario había advertido hace pocas semanas de los problemas logísticos que provocaría esa decisión, sobre una controversia que tiene su origen en el hecho de que la ley electoral puertorriqueña, en contra de la federal que también rige en la isla, castiga al ciudadano que no ejerce su derecho al voto.La normativa local establece que el ciudadano que no vota en una elección es eliminado del registro de individuos con derecho a tomar parte en la siguiente consulta, a menos que se vuelva a dar de alta.El diario El Nuevo Día explica que la jueza federal Carmen Consuelo Vargas enviará durante el día de hoy al Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston su recomendación sobre los 330.000 excluidos.El vicepresidente de Caribbean Printing Group -empresa encargada de la elaboración de las papeletas-, Marcos Vargas, indicó en una vista sobre el asunto a la jueza que su compañía no cuenta con capacidad para imprimir 330.000 nuevas papeletas, según El Nuevo Día.El directivo reconoció que, incluso, su compañía ni siquiera dispone del 20 por ciento de papel adicional que por contrato debe tener para atender imprevistos.El opositor Partido Popular Democrático (PPD), que ha encabezado la iniciativa para que se vuelva a dar de alta a los excluidos, propone como solución en caso de imposibilidad material para la impresión de las nuevas papeletas que los electores excluidos voten a mano.El total de electores activos para el 6 de noviembre se eleva a 2.402.943 personas.El próximo 6 de noviembre los puertorriqueños están convocados a las urnas para elegir gobernador, representante ante el Congreso estadounidense, legisladores y alcaldes.La cita electoral incluye además una consulta sobre la relación política con Estados Unidos.

El presidente del Comité Estatal de Elecciones (CEE) de Puerto Rico, Héctor Conty, dijo hoy que aceptará la decisión del Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston sobre la exclusión de cerca de 330.000 personas del registro electoral, dadas de baja por no votar en 2008.Conty señaló en declaraciones a la emisora WKAQ que estudia todos los escenarios posibles ante la hipótesis de que el tribunal estadounidense decida incluir a 330.000 personas dadas de baja, a menos de tres semanas para las elecciones a gobernador y la consulta del estatus del próximo 6 de noviembre.El funcionario había advertido hace pocas semanas de los problemas logísticos que provocaría esa decisión, sobre una controversia que tiene su origen en el hecho de que la ley electoral puertorriqueña, en contra de la federal que también rige en la isla, castiga al ciudadano que no ejerce su derecho al voto.La normativa local establece que el ciudadano que no vota en una elección es eliminado del registro de individuos con derecho a tomar parte en la siguiente consulta, a menos que se vuelva a dar de alta.El diario El Nuevo Día explica que la jueza federal Carmen Consuelo Vargas enviará durante el día de hoy al Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston su recomendación sobre los 330.000 excluidos.El vicepresidente de Caribbean Printing Group -empresa encargada de la elaboración de las papeletas-, Marcos Vargas, indicó en una vista sobre el asunto a la jueza que su compañía no cuenta con capacidad para imprimir 330.000 nuevas papeletas, según El Nuevo Día.El directivo reconoció que, incluso, su compañía ni siquiera dispone del 20 por ciento de papel adicional que por contrato debe tener para atender imprevistos.El opositor Partido Popular Democrático (PPD), que ha encabezado la iniciativa para que se vuelva a dar de alta a los excluidos, propone como solución en caso de imposibilidad material para la impresión de las nuevas papeletas que los electores excluidos voten a mano.El total de electores activos para el 6 de noviembre se eleva a 2.402.943 personas.El próximo 6 de noviembre los puertorriqueños están convocados a las urnas para elegir gobernador, representante ante el Congreso estadounidense, legisladores y alcaldes.La cita electoral incluye además una consulta sobre la relación política con Estados Unidos.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios