Contradicciones sobre apoyo indígena a ruta en reserva ecológica boliviana

Los líderes de los indígenas bolivianos que rechazan la construcción de una carretera en la reserva natural del Tipnis negaron hoy que la mayoría de las comunidades del lugar hayan aceptado la obra en una consulta, como asegura el Gobierno.Los dirigentes Fernando Vargas, Lázaro Tacoó y Pedro Nuni informaron en rueda de prensa que visitaron en un mes 32 de las 63 comunidades del parque que ellos consideran legítimas y confirmaron que las mismas siguen en contra de la infraestructura.Vargas dijo que esas comunidades resolvieron que la "resistencia" será "indefinida" para mostrar al presidente de Bolivia, Evo Morales, que debe respetar y no "atropellar los derechos" de los nativos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Secure (Tipnis).Una de las acciones de resistencia comenzó a fines de julio con el bloqueo con alambradas de los ríos de la zona para impedir que funcionarios del Gobierno lleguen a algunas comunidades para hacer una consulta que consideran amañada sobre el apoyo a la obra vial.Vargas replicó así al vicepresidente del país, Álvaro García Linera, que ha afirmado que han sido consultadas 44 de las 69 comunidades que el Gobierno ha registrado en el lugar y que el 99 % aceptó que se construya la carretera, lo que refleja la validez del procedimiento de consulta.El Gobierno insiste en construir la carretera a través del Tipnis para unir la región central de Cochabamba con la amazónica de Beni, con el argumento de que promoverá el desarrollo.Sin embargo, los indígenas contrarios al proyecto denuncian que la obra abrirá la puerta a la destrucción del parque, de 1,2 millones de hectáreas, por parte de productores de coca, planta base para fabricar cocaína, de la zona vecina del Chapare.La confrontación ha afectado la imagen de Morales y mermado su respaldo entre los nativos, pero también ha dividido al sector que hoy celebró con dirigentes peleados entre sí los 30 años de su organización matriz, la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente de Bolivia (Cidob).Los leales a Morales lo designaron hoy "primer cacique de los caciques" de los indígenas del oriente boliviano durante un acto en la sede principal de la Cidob, en la ciudad oriental de Santa Cruz.Entretanto, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, ratificó sus críticas hacia los dirigentes del grupo que rechaza la carretera, a quienes acusó de actuar influidos por organizaciones no gubernamentales para engañar a las comunidades y enriquecerse."Ojalá esa historia del engaño de esos dirigentes indígenas impostores que falsificaban el liderazgo se termine y también se acabe esa historia que no refleja la voluntad de sus bases", sostuvo Quintana.

Los líderes de los indígenas bolivianos que rechazan la construcción de una carretera en la reserva natural del Tipnis negaron hoy que la mayoría de las comunidades del lugar hayan aceptado la obra en una consulta, como asegura el Gobierno.Los dirigentes Fernando Vargas, Lázaro Tacoó y Pedro Nuni informaron en rueda de prensa que visitaron en un mes 32 de las 63 comunidades del parque que ellos consideran legítimas y confirmaron que las mismas siguen en contra de la infraestructura.Vargas dijo que esas comunidades resolvieron que la "resistencia" será "indefinida" para mostrar al presidente de Bolivia, Evo Morales, que debe respetar y no "atropellar los derechos" de los nativos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Secure (Tipnis).Una de las acciones de resistencia comenzó a fines de julio con el bloqueo con alambradas de los ríos de la zona para impedir que funcionarios del Gobierno lleguen a algunas comunidades para hacer una consulta que consideran amañada sobre el apoyo a la obra vial.Vargas replicó así al vicepresidente del país, Álvaro García Linera, que ha afirmado que han sido consultadas 44 de las 69 comunidades que el Gobierno ha registrado en el lugar y que el 99 % aceptó que se construya la carretera, lo que refleja la validez del procedimiento de consulta.El Gobierno insiste en construir la carretera a través del Tipnis para unir la región central de Cochabamba con la amazónica de Beni, con el argumento de que promoverá el desarrollo.Sin embargo, los indígenas contrarios al proyecto denuncian que la obra abrirá la puerta a la destrucción del parque, de 1,2 millones de hectáreas, por parte de productores de coca, planta base para fabricar cocaína, de la zona vecina del Chapare.La confrontación ha afectado la imagen de Morales y mermado su respaldo entre los nativos, pero también ha dividido al sector que hoy celebró con dirigentes peleados entre sí los 30 años de su organización matriz, la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente de Bolivia (Cidob).Los leales a Morales lo designaron hoy "primer cacique de los caciques" de los indígenas del oriente boliviano durante un acto en la sede principal de la Cidob, en la ciudad oriental de Santa Cruz.Entretanto, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, ratificó sus críticas hacia los dirigentes del grupo que rechaza la carretera, a quienes acusó de actuar influidos por organizaciones no gubernamentales para engañar a las comunidades y enriquecerse."Ojalá esa historia del engaño de esos dirigentes indígenas impostores que falsificaban el liderazgo se termine y también se acabe esa historia que no refleja la voluntad de sus bases", sostuvo Quintana.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios