La Corte Suprema chilena pide la extradición de un exoficial de EE.UU. por muertes en la dictadura

La Corte Suprema chilena pidió la extradición de un exoficial estadounidense por su responsabilidad en las muertes de sus compatriotas Charles Horman y Frank Teruggi, asesinados tras el golpe militar de Augusto Pinochet en 1973, informaron hoy fuentes judicialesSe trata de Ray Davis, que se desempeñaba en la misión militar de Estados Unidos en Chile y quien, de acuerdo con la resolución, tiene una responsabilidad como autor de delitos de lesa humanidad.Con el dictamen, el máximo tribunal chileno acogió positivamente la solicitud de pedir la extradición de Davis presentada por el juez Jorge Zepeda en noviembre del año pasado.Según las fuentes, la solicitud de extradición debe ser tramitada a través del Ministerio de Asuntos Exteriores.Los periodistas Charles Horman y Frank Teruggi murieron pocos días después del golpe de Estado que estableció la dictadura de Pinochet (1973-1990).Los cadáveres de ambos fueron hallados en las calles de la capital chilena acribillados a balazos y posteriormente reconocidos por sus familiares en la morgue de Santiago.Según los antecedentes recopilados por el juez, las muertes de Horman y Teruggi se enmarcan en la investigación que realizaban los servicios secretos de Estados Unidos para indagar las actividades políticas de sus ciudadanos en Chile, con la colaboración de agentes de la dictadura.Horman, que trabajaba como guionista y cuya historia dio pie a la película "Missing", de Costa Gavras, fue trasladado el 15 de septiembre de 1973 desde Viña del Mar a Santiago por el capitán Ray Davis, que tenía el cargo de comandante de grupo de la misión militar de EE.UU. en Chile y que actualmente, según la resolución viviría en Florida.Una vez en la capital, Horman fue detenido e interrogado en las dependencias del Ministerio de Defensa chileno.De acuerdo con la investigación, Ray Davis podría haber evitado el asesinato de Horman dado el grado de colaboración con los agentes represores chilenos, aunque no intermedió en el caso porque consideraba "subversivas" las investigaciones periodísticas que su compatriota realizaba en Chile.Por su parte, Teruggi fue apresado en su domicilio en Santiago y trasladado al Estadio Nacional, que fue utilizado como centro de detención durante los meses que siguieron al golpe militar.En ese recinto, Teruggi fue asesinado por los militares entre el 21 y el 22 de septiembre.El abogado de la familia Horman, Sergio Corvalán, afirmó a Efe que espera que la petición sea acogida positivamente en Estados Unidos, cuyas autoridades "en los últimos años han mostrado una actitud más positiva que antes" en este tipo de casos.Corvalán no quiso aventurar un plazo para que la Justicia de Estados Unidos resuelva el asunto, y aseguró desconocer si Davis está afectado de alzheimer, como declaró su esposa a medios estadounidenses."No me consta ni a la Corte (Suprema) tampoco", dijo a Efe, aunque admitió que de ser cierta la versión le corresponderá al tribunal estadounidense que vea el caso pronunciarse al respecto.El abogado valoró que después de 39 años "se han podido establecer responsabilidades penales de militares chilenos y estadounidenses en los homicidios de estos ciudadanos norteamericanos".En el caso, también está procesado el exbrigadier chileno Pedro Espinoza, número dos en la jerarquía de la DINA, la policía secreta de Pinochet, quien está actualmente en prisión cumpliendo condenas por otros casos de violaciones a los derechos humanos.Corvalán subrayó que el caso se refiere a víctimas estadounidenses, que en su momento pidieron ayuda al consulado de su país y no la recibieron, factor que en su opinión debiera ser tomado especialmente en cuenta por la Justicia de ese país.

La Corte Suprema chilena pidió la extradición de un exoficial estadounidense por su responsabilidad en las muertes de sus compatriotas Charles Horman y Frank Teruggi, asesinados tras el golpe militar de Augusto Pinochet en 1973, informaron hoy fuentes judicialesSe trata de Ray Davis, que se desempeñaba en la misión militar de Estados Unidos en Chile y quien, de acuerdo con la resolución, tiene una responsabilidad como autor de delitos de lesa humanidad.Con el dictamen, el máximo tribunal chileno acogió positivamente la solicitud de pedir la extradición de Davis presentada por el juez Jorge Zepeda en noviembre del año pasado.Según las fuentes, la solicitud de extradición debe ser tramitada a través del Ministerio de Asuntos Exteriores.Los periodistas Charles Horman y Frank Teruggi murieron pocos días después del golpe de Estado que estableció la dictadura de Pinochet (1973-1990).Los cadáveres de ambos fueron hallados en las calles de la capital chilena acribillados a balazos y posteriormente reconocidos por sus familiares en la morgue de Santiago.Según los antecedentes recopilados por el juez, las muertes de Horman y Teruggi se enmarcan en la investigación que realizaban los servicios secretos de Estados Unidos para indagar las actividades políticas de sus ciudadanos en Chile, con la colaboración de agentes de la dictadura.Horman, que trabajaba como guionista y cuya historia dio pie a la película "Missing", de Costa Gavras, fue trasladado el 15 de septiembre de 1973 desde Viña del Mar a Santiago por el capitán Ray Davis, que tenía el cargo de comandante de grupo de la misión militar de EE.UU. en Chile y que actualmente, según la resolución viviría en Florida.Una vez en la capital, Horman fue detenido e interrogado en las dependencias del Ministerio de Defensa chileno.De acuerdo con la investigación, Ray Davis podría haber evitado el asesinato de Horman dado el grado de colaboración con los agentes represores chilenos, aunque no intermedió en el caso porque consideraba "subversivas" las investigaciones periodísticas que su compatriota realizaba en Chile.Por su parte, Teruggi fue apresado en su domicilio en Santiago y trasladado al Estadio Nacional, que fue utilizado como centro de detención durante los meses que siguieron al golpe militar.En ese recinto, Teruggi fue asesinado por los militares entre el 21 y el 22 de septiembre.El abogado de la familia Horman, Sergio Corvalán, afirmó a Efe que espera que la petición sea acogida positivamente en Estados Unidos, cuyas autoridades "en los últimos años han mostrado una actitud más positiva que antes" en este tipo de casos.Corvalán no quiso aventurar un plazo para que la Justicia de Estados Unidos resuelva el asunto, y aseguró desconocer si Davis está afectado de alzheimer, como declaró su esposa a medios estadounidenses."No me consta ni a la Corte (Suprema) tampoco", dijo a Efe, aunque admitió que de ser cierta la versión le corresponderá al tribunal estadounidense que vea el caso pronunciarse al respecto.El abogado valoró que después de 39 años "se han podido establecer responsabilidades penales de militares chilenos y estadounidenses en los homicidios de estos ciudadanos norteamericanos".En el caso, también está procesado el exbrigadier chileno Pedro Espinoza, número dos en la jerarquía de la DINA, la policía secreta de Pinochet, quien está actualmente en prisión cumpliendo condenas por otros casos de violaciones a los derechos humanos.Corvalán subrayó que el caso se refiere a víctimas estadounidenses, que en su momento pidieron ayuda al consulado de su país y no la recibieron, factor que en su opinión debiera ser tomado especialmente en cuenta por la Justicia de ese país.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios