EE.UU. aprueba por primera vez fondos para consulta sobre estatus Puerto Rico

Puerto Rico es un Estado Libre Asociado a EE.UU., un régimen que le somete a las leyes federales y le confiere cierta autonomía para gestionar sus asuntos internos, al tiempo que le niega algunos derechos de los que sí gozan los 50 estados restantes. EFE/ Puerto Rico es un Estado Libre Asociado a EE.UU., un régimen que le somete a las leyes federales y le confiere cierta autonomía para gestionar sus asuntos internos, al tiempo que le niega algunos derechos de los que sí gozan los 50 estados restantes. EFE/

Puerto Rico es un Estado Libre Asociado a EE.UU., un régimen que le somete a las leyes federales y le confiere cierta autonomía para gestionar sus asuntos internos, al tiempo que le niega algunos derechos de los que sí gozan los 50 estados restantes. EFE/

La aprobación por la Cámara federal de Representantes de una partida presupuestaria para celebrar una consulta supervisada por Washington sobre el estatus de Puerto Rico fue considerada hoy como un hecho histórico por los partidarios de la anexión.El representante de Puerto Rico ante Washington y presidente del opositor Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, señaló hoy a Efe que se trata de "un hecho sin precedentes", ya que "por vez primera el Congreso de EE.UU. legisla para que se celebre una consulta sobre el estatus" de la isla caribeña.Pierluisi, cuyo partido aboga por la anexión de la isla como un estado más a EE.UU., detalló el miércoles a última hora la Cámara de Representantes aprobó destinar 2,5 millones de dólares de fondos federales a la organización de una consulta.La concesión es sin fecha de vencimiento y está sujeta a que los fondos se utilicen también para la educación de la ciudadanía sobre las distintas opciones que se ofrecerán.Se espera que el Senado ratifique durante lo que resta de semana el proyecto de presupuesto federal en el que se incluye esta partida y que, de consumarse, dará lugar al primer plebiscito sobre el estatus jamás organizado en Puerto Rico con la supervisión de Washington.La consulta a los puertorriqueños sobre su relación con EE.UU. está condicionada a que el Departamento de Justicia federal dé su visto bueno, para lo que los términos de las preguntas que se formulen deberán atenerse a la Constitución del país norteamericano.Pierluisi, que cohabita en su cargo con García Padilla, gobernador y presidente del Partido Popular Democrático (PPD) que favorece perpetuar el presente estatus, dejó claro en una entrevista con Efe que si el actual Ejecutivo no aprovecha ese presupuesto para celebrar la consulta su formación lo hará en cuanto llegue al poder."El PNP, que es evidente que será el próximo partido en el Gobierno, llevará a cabo la celebración de la consulta", advirtió, tras recordar que la asignación no tiene fecha de vencimiento.El Gobierno del PPD quiere mantener el actual modelo de Estado Libre Asociado, que define a la isla como territorio de EE.UU., no incorporado, con Constitución y Ejecutivo propios, pero supeditado a Washington en áreas fundamentales como fronteras, defensa o relaciones exteriores.Por el momento, el gobernador anunció el miércoles que, tras la aprobación de la citada partida presupuestaria esta semana, impulsará la creación de una "asamblea de estatus" que negocie con Washington las alternativas de modelo que se ofrecerán a los puertorriqueños en la consulta, para que elijan entre ellas cómo quieren que sea su relación con EE.UU.Pierluisi dijo hoy al respecto que no le ve sentido a la asamblea de estatus, cuando ya quedó clara la postura de los puertorriqueños en la controvertida consulta sobre el asunto que acompañó las elecciones a gobernador de noviembre de 2012.En esa cita, no vinculante y promovida a iniciativa del entonces gobernante PNP, el 54 % de los puertorriqueños rechazó el presente estatus.En una segunda pregunta, en la que se pedía elegir entre otras tres opciones, el 61,1 % abogó por la anexión a EE.UU., el 33,3 % por mantener una relación entre iguales (Estado Libre Asociado Soberano) y el 5,5 % por la independencia.Pierluisi subrayó que las únicas opciones posibles para un futuro estatus de Puerto Rico son la anexión a EE.UU. o la soberanía nacional, ya sea la independencia o la libre asociación.Tampoco le da cabida al denominado Estado Libre Asociado Mejorado, una fórmula que pasa por conservar la ciudadanía estadounidense pero con la ampliación de margen de maniobra en los apartados claves que hasta ahora se reserva Washington.Aunque para los anexionistas la aprobación de la partida presupuestaria en Washington para la consulta tiene tintes "históricos", para los independentistas no es más que un movimiento de Washington para acallar las críticas que apuntan a su falta de implicación en el caso.El secretario de Relaciones con EE.UU. del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Manuel Rodríguez Orellana, señaló a Efe que es "un dulce para nenes", acorde a la "tradicional actitud de Washington de no asumir sus responsabilidades en la solución al problema del estatus" de la isla.Pierluisi, como actual representante de la isla ante Washington, reconoció que el Gobierno es quien tiene la facultad de convocar esa consulta para la que Washington destina fondos y que cualquiera que fuera el resultado habría que negociar después con el Congreso de EE.UU. el futuro político de Puerto Rico al mantener un estatus territorial dentro de la Constitución del país norteamericano.

La aprobación por la Cámara federal de Representantes de una partida presupuestaria para celebrar una consulta supervisada por Washington sobre el estatus de Puerto Rico fue considerada hoy como un hecho histórico por los partidarios de la anexión.El representante de Puerto Rico ante Washington y presidente del opositor Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, señaló hoy a Efe que se trata de "un hecho sin precedentes", ya que "por vez primera el Congreso de EE.UU. legisla para que se celebre una consulta sobre el estatus" de la isla caribeña.Pierluisi, cuyo partido aboga por la anexión de la isla como un estado más a EE.UU., detalló el miércoles a última hora la Cámara de Representantes aprobó destinar 2,5 millones de dólares de fondos federales a la organización de una consulta.La concesión es sin fecha de vencimiento y está sujeta a que los fondos se utilicen también para la educación de la ciudadanía sobre las distintas opciones que se ofrecerán.Se espera que el Senado ratifique durante lo que resta de semana el proyecto de presupuesto federal en el que se incluye esta partida y que, de consumarse, dará lugar al primer plebiscito sobre el estatus jamás organizado en Puerto Rico con la supervisión de Washington.La consulta a los puertorriqueños sobre su relación con EE.UU. está condicionada a que el Departamento de Justicia federal dé su visto bueno, para lo que los términos de las preguntas que se formulen deberán atenerse a la Constitución del país norteamericano.Pierluisi, que cohabita en su cargo con García Padilla, gobernador y presidente del Partido Popular Democrático (PPD) que favorece perpetuar el presente estatus, dejó claro en una entrevista con Efe que si el actual Ejecutivo no aprovecha ese presupuesto para celebrar la consulta su formación lo hará en cuanto llegue al poder."El PNP, que es evidente que será el próximo partido en el Gobierno, llevará a cabo la celebración de la consulta", advirtió, tras recordar que la asignación no tiene fecha de vencimiento.El Gobierno del PPD quiere mantener el actual modelo de Estado Libre Asociado, que define a la isla como territorio de EE.UU., no incorporado, con Constitución y Ejecutivo propios, pero supeditado a Washington en áreas fundamentales como fronteras, defensa o relaciones exteriores.Por el momento, el gobernador anunció el miércoles que, tras la aprobación de la citada partida presupuestaria esta semana, impulsará la creación de una "asamblea de estatus" que negocie con Washington las alternativas de modelo que se ofrecerán a los puertorriqueños en la consulta, para que elijan entre ellas cómo quieren que sea su relación con EE.UU.Pierluisi dijo hoy al respecto que no le ve sentido a la asamblea de estatus, cuando ya quedó clara la postura de los puertorriqueños en la controvertida consulta sobre el asunto que acompañó las elecciones a gobernador de noviembre de 2012.En esa cita, no vinculante y promovida a iniciativa del entonces gobernante PNP, el 54 % de los puertorriqueños rechazó el presente estatus.En una segunda pregunta, en la que se pedía elegir entre otras tres opciones, el 61,1 % abogó por la anexión a EE.UU., el 33,3 % por mantener una relación entre iguales (Estado Libre Asociado Soberano) y el 5,5 % por la independencia.Pierluisi subrayó que las únicas opciones posibles para un futuro estatus de Puerto Rico son la anexión a EE.UU. o la soberanía nacional, ya sea la independencia o la libre asociación.Tampoco le da cabida al denominado Estado Libre Asociado Mejorado, una fórmula que pasa por conservar la ciudadanía estadounidense pero con la ampliación de margen de maniobra en los apartados claves que hasta ahora se reserva Washington.Aunque para los anexionistas la aprobación de la partida presupuestaria en Washington para la consulta tiene tintes "históricos", para los independentistas no es más que un movimiento de Washington para acallar las críticas que apuntan a su falta de implicación en el caso.El secretario de Relaciones con EE.UU. del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Manuel Rodríguez Orellana, señaló a Efe que es "un dulce para nenes", acorde a la "tradicional actitud de Washington de no asumir sus responsabilidades en la solución al problema del estatus" de la isla.Pierluisi, como actual representante de la isla ante Washington, reconoció que el Gobierno es quien tiene la facultad de convocar esa consulta para la que Washington destina fondos y que cualquiera que fuera el resultado habría que negociar después con el Congreso de EE.UU. el futuro político de Puerto Rico al mantener un estatus territorial dentro de la Constitución del país norteamericano.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios