Empresas brasileñas miran nuevas fronteras desde zonas francas colombianas

Las empresas brasileñas miran nuevas fronteras, como los países del Pacífico y el Caribe, a través de las posibilidades que ofrecen las más de 102 zonas francas permanentes y uniempresariales de Colombia, informaron hoy fuentes del país andino.La oficina en Brasil de la agencia de promoción a las exportaciones, inversiones y turismo de Colombia, Proexport, señaló a Efe que las multinacionales brasileñas y empresas de menor porte intensificaron su interés de instalarse en el país vecino para aprovechar el mercado interno y la expansión a otros países.La minera Vale, el grupo Votorantim, la siderúrgica Gerdau y las empresas del multimillonario Eike Batista, entre otras, establecieron filiales en Colombia y aumentaron sus negocios en los últimos años.La reducción del 33 para el 15 por ciento de la carga tributaria, la exoneración de impuestos para la importación de materias primas y la nacionalización de los productos para el mercado colombiano y otros países con los que se tiene acuerdos comerciales, incentivaron a las empresas brasileñas para llegar a las zonas francas.El ministro colombiano de Comercio Exterior, Sergio Díaz, manifestó en un reciente congreso internacional de Zonas Francas celebrado en Cali que la fabricante aeronáutica brasileña Embraer pretende instalarse en la región del departamento del Valle del Cauca, donde está el puerto de Buenaventura, sobre el Pacífico.Colombia y Brasil comenzaron en 2010 las negociaciones para consolidar un acuerdo de cooperación en el sector aeronáutico, en el que el país andino recibirá tecnología brasileña para la fabricación de partes y el desarrollo de aeronaves, como el modelo de defensa KC-390.Tres de las principales zonas francas permanentes de Colombia, como Bogotá, ProBarranquilla y Palmaseca, en Cali, ofrecen respectivamente diversas ventajas para la instalación de empresas extranjeras, como el bilingüismo de la capital, el puerto sobre el Caribe y la conexión aérea y con el Pacífico.El director ejecutivo de la Cámara de zonas Francas de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), Edgar Orlando Martínez, explicó a Efe que las zonas francas colombianas, algunas administradas por el Estado y otras de carácter privado, se fortalecieron a partir de la ley específica de 2005."Colombia tiene una posición geográfica privilegiada y estratégica para exportar productos por los océanos Atlántico y Pacífico, además los índices de crecimiento y la estabilidad política de los últimos años y un mercado con 46 millones de habitantes dejan al país muy atractivo para la inversión extranjera", apuntó Martínez.En 2011, Colombia alcanzó la cifra récord de inversión extranjera directa de 13.234 millones de dólares y para este año pretende llegar a los 17.000 millones de dólares.Las exportaciones desde las zonas francas, en tanto, aumentaron el año pasado el 55,7 por ciento, hasta los 20.441 millones de dólares, según las cifras oficiales del Gobierno."Muchas empresas brasileñas nos consultan para su instalación en zonas francas, pero todavía el potencial para explotar por parte de ellas es muy grande y seguir así el ejemplo de otros países como Estados Unidos, España, México", apuntó el presidente de la zona Franca de Bogotá, Juan Pablo Rivera.Proexport citó algunas empresas que consiguieron consolidarse en el mercado colombiano y en terceros países a través de la modalidad de zonas francas, como Genpact, DHL, Digitex y Sutherland en el sector de servicios; la fabricante venezolana de cosméticos Valmy, la frutícola chilena Olmue y la productora local de dulces Aldor.

Las empresas brasileñas miran nuevas fronteras, como los países del Pacífico y el Caribe, a través de las posibilidades que ofrecen las más de 102 zonas francas permanentes y uniempresariales de Colombia, informaron hoy fuentes del país andino.La oficina en Brasil de la agencia de promoción a las exportaciones, inversiones y turismo de Colombia, Proexport, señaló a Efe que las multinacionales brasileñas y empresas de menor porte intensificaron su interés de instalarse en el país vecino para aprovechar el mercado interno y la expansión a otros países.La minera Vale, el grupo Votorantim, la siderúrgica Gerdau y las empresas del multimillonario Eike Batista, entre otras, establecieron filiales en Colombia y aumentaron sus negocios en los últimos años.La reducción del 33 para el 15 por ciento de la carga tributaria, la exoneración de impuestos para la importación de materias primas y la nacionalización de los productos para el mercado colombiano y otros países con los que se tiene acuerdos comerciales, incentivaron a las empresas brasileñas para llegar a las zonas francas.El ministro colombiano de Comercio Exterior, Sergio Díaz, manifestó en un reciente congreso internacional de Zonas Francas celebrado en Cali que la fabricante aeronáutica brasileña Embraer pretende instalarse en la región del departamento del Valle del Cauca, donde está el puerto de Buenaventura, sobre el Pacífico.Colombia y Brasil comenzaron en 2010 las negociaciones para consolidar un acuerdo de cooperación en el sector aeronáutico, en el que el país andino recibirá tecnología brasileña para la fabricación de partes y el desarrollo de aeronaves, como el modelo de defensa KC-390.Tres de las principales zonas francas permanentes de Colombia, como Bogotá, ProBarranquilla y Palmaseca, en Cali, ofrecen respectivamente diversas ventajas para la instalación de empresas extranjeras, como el bilingüismo de la capital, el puerto sobre el Caribe y la conexión aérea y con el Pacífico.El director ejecutivo de la Cámara de zonas Francas de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), Edgar Orlando Martínez, explicó a Efe que las zonas francas colombianas, algunas administradas por el Estado y otras de carácter privado, se fortalecieron a partir de la ley específica de 2005."Colombia tiene una posición geográfica privilegiada y estratégica para exportar productos por los océanos Atlántico y Pacífico, además los índices de crecimiento y la estabilidad política de los últimos años y un mercado con 46 millones de habitantes dejan al país muy atractivo para la inversión extranjera", apuntó Martínez.En 2011, Colombia alcanzó la cifra récord de inversión extranjera directa de 13.234 millones de dólares y para este año pretende llegar a los 17.000 millones de dólares.Las exportaciones desde las zonas francas, en tanto, aumentaron el año pasado el 55,7 por ciento, hasta los 20.441 millones de dólares, según las cifras oficiales del Gobierno."Muchas empresas brasileñas nos consultan para su instalación en zonas francas, pero todavía el potencial para explotar por parte de ellas es muy grande y seguir así el ejemplo de otros países como Estados Unidos, España, México", apuntó el presidente de la zona Franca de Bogotá, Juan Pablo Rivera.Proexport citó algunas empresas que consiguieron consolidarse en el mercado colombiano y en terceros países a través de la modalidad de zonas francas, como Genpact, DHL, Digitex y Sutherland en el sector de servicios; la fabricante venezolana de cosméticos Valmy, la frutícola chilena Olmue y la productora local de dulces Aldor.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios