Episcopado llama a votar en paz y dice que "la violencia no gana las elecciones"

El resultado de las elecciones en Venezuela que se celebran hoy decidirán el futuro de las relaciones con Estados Unidos marcadas por las profundas diferencias y repetidos encontronazos.Las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela están congeladas desde la retirada mutua de los embajadores en 2010 y se deterioraron aún más en enero pasado con el cierre del consulado venezolano en Miami, que sucedió a la expulsión de la cónsul Livia Acosta Noguera.En este momento las embajadas están dirigidas por encargados de negocios y los expertos esperan que bien con un cambio de Gobierno en Venezuela o con un acercamiento de la política del gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, las relaciones se encaucen."Si gana (el presidente Hugo) Chávez, seguirá lo mismo, la confrontación, mucha retórica, una política abiertamente antiestadounidense, 'antiimperialista', antiglobalización", indicó a Efe Cynthia Arnson, directora del programa para América Latina del centro de estudios Woodrow Wilson.Mientras que si ganara el candidato de la oposición, Henrique Capriles, la situación "cambiaría radicalmente", opinó la experta, que consideró que el mensaje de "convivencia pacífica" que ha abanderado durante la campaña sería extrapolable a las relaciones internacionales.Arnson destacó que aunque los temas de la campaña de Capriles han sido principalmente domésticos centrados en la economía y la inseguridad "se espera una actitud totalmente distinta frente a los empresarios locales e internacionales, pero también un tono cordial, no conflictivo, de amistad, con Estados Unidos", aseguró.En el área internacional, se mostró convencida de que si Capriles gana abogará por incluir a Venezuela en los diversos sistemas de inserción que hay en la región, como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), "pero no como una vía contraria a la Organización de Estados Americanos (OEA), no para romper con EE.UU. y con las instituciones hemisféricas tradicionales".La experta cree que Venezuela seguiría manteniendo relaciones cordiales con países como Ecuador y Bolivia, miembros de la Alianza Bolivariana para las Pueblos de América (ALBA), pero terminaría su relación con Irán y redefiniría su posición con Bielorusia, Rusia y Siria."Las alianzas internacionales serían más inclinadas a los aliados tradicionales de Venezuela y de los otros países del hemisferio", opinó.Por su parte, Mark Weisbrot, codirector del Center for Economic and Policy Research, señaló que "las políticas de Chávez son impulsadas por las políticas de Estados Unidos hacia él" y subrayó que el presidente, que lleva desde 1999 en el poder, sigue siendo favorito en las encuestas de su país."Chávez tiene buenas relaciones con cada país que es amistoso con Venezuela", aseguró Weisbrot, que citó como ejemplo la que mantuvo con el expresidente de Colombia Álvaro Uribe "hasta que se volvió hostil y en pocos días Chávez estableció muy buenas relaciones con (Juan Manuel) Santos", el actual presidente colombiano.Para el experto la cuestión es "simplemente si Washington buscará establecer mejores relaciones con Venezuela".El pasado fin de semana Chávez expresó su deseo de que si Obama es reelegido el próximo 6 de noviembre y él logra lo mismo normalicen las relaciones entre sus países.Según Weisbrot el presidente Obama "continúa con las políticas de su predecesor, el republicano George Bush, contra Venezuela, y hacia Latinoamérica en general y no hay muestras de que vaya a ser diferente en un segundo mandato".En caso de que gane Capriles "indudablemente establecerá una buena relación con Estados Unidos".No obstante, señaló que Latinoamérica "ha cambiado mucho en los últimos 14 años" y presidentes conservadores como Santos "a menudo se encuentran más cerca de las políticas de sus vecinos de la izquierda que a la EE.UU., porque las normas institucionales y políticas han cambiado".

El resultado de las elecciones en Venezuela que se celebran hoy decidirán el futuro de las relaciones con Estados Unidos marcadas por las profundas diferencias y repetidos encontronazos.Las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela están congeladas desde la retirada mutua de los embajadores en 2010 y se deterioraron aún más en enero pasado con el cierre del consulado venezolano en Miami, que sucedió a la expulsión de la cónsul Livia Acosta Noguera.En este momento las embajadas están dirigidas por encargados de negocios y los expertos esperan que bien con un cambio de Gobierno en Venezuela o con un acercamiento de la política del gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, las relaciones se encaucen."Si gana (el presidente Hugo) Chávez, seguirá lo mismo, la confrontación, mucha retórica, una política abiertamente antiestadounidense, 'antiimperialista', antiglobalización", indicó a Efe Cynthia Arnson, directora del programa para América Latina del centro de estudios Woodrow Wilson.Mientras que si ganara el candidato de la oposición, Henrique Capriles, la situación "cambiaría radicalmente", opinó la experta, que consideró que el mensaje de "convivencia pacífica" que ha abanderado durante la campaña sería extrapolable a las relaciones internacionales.Arnson destacó que aunque los temas de la campaña de Capriles han sido principalmente domésticos centrados en la economía y la inseguridad "se espera una actitud totalmente distinta frente a los empresarios locales e internacionales, pero también un tono cordial, no conflictivo, de amistad, con Estados Unidos", aseguró.En el área internacional, se mostró convencida de que si Capriles gana abogará por incluir a Venezuela en los diversos sistemas de inserción que hay en la región, como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), "pero no como una vía contraria a la Organización de Estados Americanos (OEA), no para romper con EE.UU. y con las instituciones hemisféricas tradicionales".La experta cree que Venezuela seguiría manteniendo relaciones cordiales con países como Ecuador y Bolivia, miembros de la Alianza Bolivariana para las Pueblos de América (ALBA), pero terminaría su relación con Irán y redefiniría su posición con Bielorusia, Rusia y Siria."Las alianzas internacionales serían más inclinadas a los aliados tradicionales de Venezuela y de los otros países del hemisferio", opinó.Por su parte, Mark Weisbrot, codirector del Center for Economic and Policy Research, señaló que "las políticas de Chávez son impulsadas por las políticas de Estados Unidos hacia él" y subrayó que el presidente, que lleva desde 1999 en el poder, sigue siendo favorito en las encuestas de su país."Chávez tiene buenas relaciones con cada país que es amistoso con Venezuela", aseguró Weisbrot, que citó como ejemplo la que mantuvo con el expresidente de Colombia Álvaro Uribe "hasta que se volvió hostil y en pocos días Chávez estableció muy buenas relaciones con (Juan Manuel) Santos", el actual presidente colombiano.Para el experto la cuestión es "simplemente si Washington buscará establecer mejores relaciones con Venezuela".El pasado fin de semana Chávez expresó su deseo de que si Obama es reelegido el próximo 6 de noviembre y él logra lo mismo normalicen las relaciones entre sus países.Según Weisbrot el presidente Obama "continúa con las políticas de su predecesor, el republicano George Bush, contra Venezuela, y hacia Latinoamérica en general y no hay muestras de que vaya a ser diferente en un segundo mandato".En caso de que gane Capriles "indudablemente establecerá una buena relación con Estados Unidos".No obstante, señaló que Latinoamérica "ha cambiado mucho en los últimos 14 años" y presidentes conservadores como Santos "a menudo se encuentran más cerca de las políticas de sus vecinos de la izquierda que a la EE.UU., porque las normas institucionales y políticas han cambiado".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios