Fortuño está por delante en la carrera a gobernador de Puerto Rico, según una encuesta

El gobernador Luis Fortuño señaló hoy su preocupación ante la decisión que deberá tomar el Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston sobre las cerca de 330.000 personas dadas de baja del registro electoral de Puerto Rico por no votar en 2008.Fortuño expresó en declaraciones a la emisora WKAQ su preocupación por la pureza del proceso, a menos de tres semanas para las elecciones a gobernador y la consulta sobre el estatus del próximo 6 de noviembre,"Cómo podemos garantizar que la persona que se presente en ese salón aparte no se haya mudado a Orlando, que haya votado por adelantado en Orlando y venga y se presente aquí, venga de un fin de semana largo y vote aquí también", alertó el jefe del Ejecutivo.La normativa local establece que el ciudadano que no vota en una elección es eliminado del registro de individuos con derecho a tomar parte en la siguiente consulta, a menos que se vuelva a dar de alta, lo que contradice a la ley federal que también rige en la isla.El opositor Partido Popular Democrático (PPD), acogiéndose a la normativa federal estadounidense, ha promovido el rescate de los 330.000 excluidos por entender que le beneficiará electoralmente, como han reconocido públicamente varios de sus dirigentes.El diario El Nuevo Día explica hoy que la jueza federal Carmen Consuelo Vargas ha informado al Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston de que el voto de los 330.000 excluidos es posible en términos de logística.La jueza, según el periódico, ha pedido, no obstante, a ese tribunal que tome la decisión lo antes posible para permitir a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) de Puerto Rico poner en marcha con inmediatez el proceso que permita incorporar a los 330.000 excluidos.El presidente de la CEE de Puerto Rico, Héctor Conty, advirtió hace pocas semanas de los problemas logísticos que provocaría permitir votar a los 330.000 excluidos.El total de electores activos para el 6 de noviembre se eleva a 2.402.943 personas.Los puertorriqueños están convocados a las urnas el próximo 6 de noviembre para elegir gobernador, representante ante Washington, legisladores, alcaldes y pronunciarse sobre la relación política con Estados Unidos.

El gobernador Luis Fortuño señaló hoy su preocupación ante la decisión que deberá tomar el Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston sobre las cerca de 330.000 personas dadas de baja del registro electoral de Puerto Rico por no votar en 2008.Fortuño expresó en declaraciones a la emisora WKAQ su preocupación por la pureza del proceso, a menos de tres semanas para las elecciones a gobernador y la consulta sobre el estatus del próximo 6 de noviembre,"Cómo podemos garantizar que la persona que se presente en ese salón aparte no se haya mudado a Orlando, que haya votado por adelantado en Orlando y venga y se presente aquí, venga de un fin de semana largo y vote aquí también", alertó el jefe del Ejecutivo.La normativa local establece que el ciudadano que no vota en una elección es eliminado del registro de individuos con derecho a tomar parte en la siguiente consulta, a menos que se vuelva a dar de alta, lo que contradice a la ley federal que también rige en la isla.El opositor Partido Popular Democrático (PPD), acogiéndose a la normativa federal estadounidense, ha promovido el rescate de los 330.000 excluidos por entender que le beneficiará electoralmente, como han reconocido públicamente varios de sus dirigentes.El diario El Nuevo Día explica hoy que la jueza federal Carmen Consuelo Vargas ha informado al Tribunal Federal de Apelaciones del Primer Circuito en Boston de que el voto de los 330.000 excluidos es posible en términos de logística.La jueza, según el periódico, ha pedido, no obstante, a ese tribunal que tome la decisión lo antes posible para permitir a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) de Puerto Rico poner en marcha con inmediatez el proceso que permita incorporar a los 330.000 excluidos.El presidente de la CEE de Puerto Rico, Héctor Conty, advirtió hace pocas semanas de los problemas logísticos que provocaría permitir votar a los 330.000 excluidos.El total de electores activos para el 6 de noviembre se eleva a 2.402.943 personas.Los puertorriqueños están convocados a las urnas el próximo 6 de noviembre para elegir gobernador, representante ante Washington, legisladores, alcaldes y pronunciarse sobre la relación política con Estados Unidos.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios