Funes homenajea a Romero y dice que los Acuerdos de Paz abrieron vía a la democracia

En la imagen un registro del presidente de El Salvador, Mauricio Funes. EFE/Archivo En la imagen un registro del presidente de El Salvador, Mauricio Funes. EFE/Archivo

En la imagen un registro del presidente de El Salvador, Mauricio Funes. EFE/Archivo

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, homenajeó hoy al asesinado arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero, al cumplirse los 22 años de la firma de los Acuerdos de Paz, de los que destacó que acabaron con la guerra civil (1980-1992) y dieron paso a la democracia en el país.En el acto oficial de conmemoración del aniversario de los Acuerdos, Funes designó el Salón de Honor de Casa Presidencial con el nombre del arzobispo asesinado a tiros en 1980 y cuyo retrato, pintado por el artista salvadoreño Rafael Varela, desveló en dicho recinto junto a Gaspar Romero, hermano del religioso.Los Acuerdos de Paz fueron firmados el 16 de enero de 1992 en México por representantes del Estado salvadoreño y de la entonces guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), hoy el partido en el poder.La designación de "Salón de Honor Presidencial Oscar Arnulfo Romero" es un homenaje "en memoria de nuestro obispo mártir y líder espiritual", que se ha realizado "para celebrar el vigésimo segundo aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz", expresó Funes en su discurso.Subrayó que la suscripción de los Acuerdos fue un "acontecimiento de tanta trascendencia que permitió poner fin a la guerra entre hermanos y hermanas y abrir paso a la construcción de la paz, a la construcción de la democracia en El Salvador".El mandatario recalcó que su Gobierno, que comenzó en 2009, "recogió la esencia de esos Acuerdos de Paz, el espíritu de trabajar con todos, reconociendo las diferencias y a la vez trabajando por un país más igualitario, más justo, más solidario".Funes recordó que desde el inicio de su Gobierno proclamó a Romero como guía espiritual de la nación.El presidente salvadoreño también firmó durante el acto una iniciativa de ley que enviará a la Asamblea Legislativa para que el aeropuerto internacional El Salvador, ubicado a unos 44 kilómetros al sur de San Salvador, también lleve el nombre de Romero.La premio Nobel de la Paz 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú, asistió al acto junto a autoridades locales, firmantes de los Acuerdos de Paz y diplomáticos, entre otros.Organizaciones sociales y de derechos humanos demandaron hoy en una marcha pacífica en San Salvador justicia para las víctimas de la guerra civil y la derogación de la Ley de Amnistía, vigente desde 1993, que impide juzgar a los autores de crímenes de lesa humanidad cometidos durante el conflicto.Asimismo, el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, afirmó en un comunicado que, aunque "es necesario celebrar los avances logrados" tras los Acuerdos de Paz, persiste "la deuda del sistema de justicia para superar la impunidad de los graves crímenes perpetrados en aquel período" de guerra.El FMLN, además, celebró un acto conmemorativo en el Monumento al Cristo de la Paz, en la capital salvadoreña, que fue encabezado por su candidato presidencial para las elecciones del 2 de febrero próximo, Salvador Sánchez Cerén, un excomandante guerrillero y firmante de los Acuerdos de Paz.La guerra civil salvadoreña dejó unos 75.000 muertos, 8.000 heridos y 12.000 desaparecidos.

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, homenajeó hoy al asesinado arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero, al cumplirse los 22 años de la firma de los Acuerdos de Paz, de los que destacó que acabaron con la guerra civil (1980-1992) y dieron paso a la democracia en el país.En el acto oficial de conmemoración del aniversario de los Acuerdos, Funes designó el Salón de Honor de Casa Presidencial con el nombre del arzobispo asesinado a tiros en 1980 y cuyo retrato, pintado por el artista salvadoreño Rafael Varela, desveló en dicho recinto junto a Gaspar Romero, hermano del religioso.Los Acuerdos de Paz fueron firmados el 16 de enero de 1992 en México por representantes del Estado salvadoreño y de la entonces guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), hoy el partido en el poder.La designación de "Salón de Honor Presidencial Oscar Arnulfo Romero" es un homenaje "en memoria de nuestro obispo mártir y líder espiritual", que se ha realizado "para celebrar el vigésimo segundo aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz", expresó Funes en su discurso.Subrayó que la suscripción de los Acuerdos fue un "acontecimiento de tanta trascendencia que permitió poner fin a la guerra entre hermanos y hermanas y abrir paso a la construcción de la paz, a la construcción de la democracia en El Salvador".El mandatario recalcó que su Gobierno, que comenzó en 2009, "recogió la esencia de esos Acuerdos de Paz, el espíritu de trabajar con todos, reconociendo las diferencias y a la vez trabajando por un país más igualitario, más justo, más solidario".Funes recordó que desde el inicio de su Gobierno proclamó a Romero como guía espiritual de la nación.El presidente salvadoreño también firmó durante el acto una iniciativa de ley que enviará a la Asamblea Legislativa para que el aeropuerto internacional El Salvador, ubicado a unos 44 kilómetros al sur de San Salvador, también lleve el nombre de Romero.La premio Nobel de la Paz 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú, asistió al acto junto a autoridades locales, firmantes de los Acuerdos de Paz y diplomáticos, entre otros.Organizaciones sociales y de derechos humanos demandaron hoy en una marcha pacífica en San Salvador justicia para las víctimas de la guerra civil y la derogación de la Ley de Amnistía, vigente desde 1993, que impide juzgar a los autores de crímenes de lesa humanidad cometidos durante el conflicto.Asimismo, el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, afirmó en un comunicado que, aunque "es necesario celebrar los avances logrados" tras los Acuerdos de Paz, persiste "la deuda del sistema de justicia para superar la impunidad de los graves crímenes perpetrados en aquel período" de guerra.El FMLN, además, celebró un acto conmemorativo en el Monumento al Cristo de la Paz, en la capital salvadoreña, que fue encabezado por su candidato presidencial para las elecciones del 2 de febrero próximo, Salvador Sánchez Cerén, un excomandante guerrillero y firmante de los Acuerdos de Paz.La guerra civil salvadoreña dejó unos 75.000 muertos, 8.000 heridos y 12.000 desaparecidos.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios