El Gobierno de Perú aplicará un sistema de prevención y gestión de conflictos

Según la Defensoría del Pueblo, en noviembre pasado se registraron 174 conflictos sociales activos en el país y 84 de ellos son tratados mediante procesos de diálogo. EFE/Archivo Según la Defensoría del Pueblo, en noviembre pasado se registraron 174 conflictos sociales activos en el país y 84 de ellos son tratados mediante procesos de diálogo. EFE/Archivo

Según la Defensoría del Pueblo, en noviembre pasado se registraron 174 conflictos sociales activos en el país y 84 de ellos son tratados mediante procesos de diálogo. EFE/Archivo

El Gobierno de Perú pondrá en funcionamiento un sistema nacional de prevención y gestión de conflictos, señaló hoy el alto comisionado de la Oficina de Diálogo y sostenibilidad (ODS) de la Presidencia del Consejo de Ministros, Vladimiro Huaroc."Hemos planteado un sistema nacional de prevención y gestión de conflictos que permitirá articular al Estado en su conjunto: nacional, regional y local, para tener capacidades, a fin de prevenir la conflictividad en el futuro. Si lo logramos, en los próximos años tendremos un escenario de tranquilidad social", declaró Huaroc en el diario oficial El Peruano.Según el funcionario, desde hace 18 meses el Gobierno ha dado prioridad a la atención de las demandas de la población mediante el diálogo, con lo que se ha disminuido los conflictos y se han mantenido las inversiones."Las tensiones sociales y controversias estuvieron, están y continuarán presentes en nuestro país. Debemos atenderlos diariamente. Lo que ha disminuido es la violencia y la intensidad del conflicto. En 18 meses no hubo un conflicto grave que afectara la gobernabilidad o las inversiones, a diferencia de años anteriores", expresó.Para Huaroc, la conflictividad se presenta en todas las regiones del país, no solo por temas socioambientales vinculados a actividades extractivas como la minería, sino también por asuntos laborales y sociales."Siempre hubo la percepción de que el sur era más conflictivo, pero en este tiempo ha tenido un comportamiento más sensato", indicó.El alto comisionado manifestó que países como Bolivia, Brasil y Chile están interesados en la experiencia peruana en torno al manejo de conflictos sociales y agregó que las empresas privadas han tomado mayor conciencia de que el Estado ha asumido "la defensa abierta del agua y el medioambiente" y que está más cerca de la población "para escucharla y reconstruir la confianza"."Las empresas debían comprender que en el Perú había un cambio sustancial que suponía mejorar relaciones comunitarias, renunciar a cualquier tentación de asistencialismo y paternalismo. Debían considerar a las comunidades como socios y tener en cuenta sus demandas", precisó.Según la Defensoría del Pueblo, en noviembre pasado se registraron 174 conflictos sociales activos en el país y 84 de ellos son tratados mediante procesos de diálogo.

El Gobierno de Perú pondrá en funcionamiento un sistema nacional de prevención y gestión de conflictos, señaló hoy el alto comisionado de la Oficina de Diálogo y sostenibilidad (ODS) de la Presidencia del Consejo de Ministros, Vladimiro Huaroc."Hemos planteado un sistema nacional de prevención y gestión de conflictos que permitirá articular al Estado en su conjunto: nacional, regional y local, para tener capacidades, a fin de prevenir la conflictividad en el futuro. Si lo logramos, en los próximos años tendremos un escenario de tranquilidad social", declaró Huaroc en el diario oficial El Peruano.Según el funcionario, desde hace 18 meses el Gobierno ha dado prioridad a la atención de las demandas de la población mediante el diálogo, con lo que se ha disminuido los conflictos y se han mantenido las inversiones."Las tensiones sociales y controversias estuvieron, están y continuarán presentes en nuestro país. Debemos atenderlos diariamente. Lo que ha disminuido es la violencia y la intensidad del conflicto. En 18 meses no hubo un conflicto grave que afectara la gobernabilidad o las inversiones, a diferencia de años anteriores", expresó.Para Huaroc, la conflictividad se presenta en todas las regiones del país, no solo por temas socioambientales vinculados a actividades extractivas como la minería, sino también por asuntos laborales y sociales."Siempre hubo la percepción de que el sur era más conflictivo, pero en este tiempo ha tenido un comportamiento más sensato", indicó.El alto comisionado manifestó que países como Bolivia, Brasil y Chile están interesados en la experiencia peruana en torno al manejo de conflictos sociales y agregó que las empresas privadas han tomado mayor conciencia de que el Estado ha asumido "la defensa abierta del agua y el medioambiente" y que está más cerca de la población "para escucharla y reconstruir la confianza"."Las empresas debían comprender que en el Perú había un cambio sustancial que suponía mejorar relaciones comunitarias, renunciar a cualquier tentación de asistencialismo y paternalismo. Debían considerar a las comunidades como socios y tener en cuenta sus demandas", precisó.Según la Defensoría del Pueblo, en noviembre pasado se registraron 174 conflictos sociales activos en el país y 84 de ellos son tratados mediante procesos de diálogo.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios