Gobierno de Río firma nuevo contrato de concesión del Maracaná tras polémica

Vista del Estadio Maracaná en donde se realizan obras de construcción. EFE/Archivo Vista del Estadio Maracaná en donde se realizan obras de construcción. EFE/Archivo

Vista del Estadio Maracaná en donde se realizan obras de construcción. EFE/Archivo

El Gobierno de Río de Janeiro anunció hoy la firma de un nuevo contrato de concesión del estadio Maracaná, después de haber alterado las condiciones contractuales para mantener unos edificios vecinos al estadio.El acuerdo fue firmado hoy con la empresa gestora, Complexo Maracaná Entretenimento, y supuso incluir modificaciones al contrato por medio de un término adicional, según un comunicado oficial.En virtud del acuerdo, el Gobierno regional eximió a la empresa de acometer varias obras a las que se había comprometido, entre ellas la demolición de un estadio de atletismo, unas piscinas, una escuela municipal y el antiguo museo del indio, todos ellos edificios que están en las inmediaciones del Maracaná.A cambio, la gestora se comprometió a acometer obras de reforma en las instalaciones deportivas y a construir más estacionamientos en una área todavía no definida.El Gobierno de Río pretendía demoler esos edificios para aumentar la zona libre alrededor del estadio, que albergará la final del Mundial 2014, entre otros partidos del torneo, pero cambió de idea por la presión popular durante las manifestaciones del pasado junio que se extendieron por todo Brasil.La empresa Complexo Maracaná Entretenimento es un consorcio liderado por la constructora Odebrecht y que también está participado por la estadounidense AEG y la brasileña IMX, controlada por el empresario Eike Batista.

El Gobierno de Río de Janeiro anunció hoy la firma de un nuevo contrato de concesión del estadio Maracaná, después de haber alterado las condiciones contractuales para mantener unos edificios vecinos al estadio.El acuerdo fue firmado hoy con la empresa gestora, Complexo Maracaná Entretenimento, y supuso incluir modificaciones al contrato por medio de un término adicional, según un comunicado oficial.En virtud del acuerdo, el Gobierno regional eximió a la empresa de acometer varias obras a las que se había comprometido, entre ellas la demolición de un estadio de atletismo, unas piscinas, una escuela municipal y el antiguo museo del indio, todos ellos edificios que están en las inmediaciones del Maracaná.A cambio, la gestora se comprometió a acometer obras de reforma en las instalaciones deportivas y a construir más estacionamientos en una área todavía no definida.El Gobierno de Río pretendía demoler esos edificios para aumentar la zona libre alrededor del estadio, que albergará la final del Mundial 2014, entre otros partidos del torneo, pero cambió de idea por la presión popular durante las manifestaciones del pasado junio que se extendieron por todo Brasil.La empresa Complexo Maracaná Entretenimento es un consorcio liderado por la constructora Odebrecht y que también está participado por la estadounidense AEG y la brasileña IMX, controlada por el empresario Eike Batista.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios