El Gobierno panameño plantea un diálogo al rechazo a la venta de tierras en Zona Libre

El Gobierno de Panamá planteó hoy el inicio de un diálogo sobre la venta de tierras en la Zona Libre de Colón, mientras sectores económicos y la Iglesia católica reiteraron su rechazo, en una jornada de tensa calma tras los disturbios que ayer dejaron un niño muerto, heridos y detenidos.La norma que permite la venta de las tierras en la Zona Libre de Colón fue aprobada el viernes por la mayoría oficialista de la Asamblea Nacional (AN), y promulgada horas después por el presidente del país, Ricardo Martinelli.Grupos organizados han protestado en contra de la ley desde el miércoles pasado en Colón, ciudad portuaria ubicada a 80 kilómetros de la capital panameña.Las protestas derivaron el viernes en saqueos y actos de vandalismo en algunos sectores de Colón, que dejaron el saldo de un niño de 10 años muerto de un balazo, varios manifestantes y policías heridos, además de unos 250 detenidos, según medios locales.Este sábado grupos organizados marcharon pacíficamente para expresar nuevamente su rechazo a la norma y anunciaron nuevas movilizaciones nacionales el próximo lunes, día para el que la Cámara de Comercio de Colón convocó el inicio de un paro de 48 horas prorrogables en rechazo a la venta de las tierras en la Zona Libre.Un portavoz del gremio de abogados de Colón anunció para mañana una marcha para exigir la liberación de los detenidos.Los medios locales informaron de que este sábado comenzaron a ser liberados algunos de los detenidos en la refriega de ayer, mientras que la Policía no se ha referido al asunto.Los sectores que se oponen a la privatización de los terrenos en la Zona Libre y que han pedido derogar la ley que lo permite, alegan la pérdida patrimonial del Estado y un supuesto clientelismo por parte del Ejecutivo, que con la medida beneficiaría a sus aliados.El Gobierno sostiene que los usuarios de la Zona Libre pueden optar por comprar los terrenos o por seguir alquilándolos, como hasta ahora, aunque ha anunciado que se aplicarán cánones de arrendamiento más justos, porque hasta ahora los alquileres eran irrisorios, según dijo ayer Martinelli.Asimismo, defiende que la privatización de esas tierras dotará a la región de los recursos necesarios para impulsar su desarrollo.El obispo de Colón, Audilio Aguilar, expresó hoy su rechazó a los actos de violencia de la víspera y también a la venta de las tierras en la Zona Libre, aunque instó al diálogo y a la paz.El ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez, anunció su intención de iniciar mañana, con una reunión con el obispo Aguilar, un proceso de "diálogo" con los diversos dirigentes de Colón, para explicarles "las bondades de la nueva ley".Henríquez hizo el anuncio al término de un reunión de ministros en la que se analizó la situación en Colón.Por su parte, Martinelli partió este sábado rumbo a Japón en el inicio de una gira oficial de marcado acento comercial que también lo llevará a Vietnam.El gobernante se refirió al tema de la Zona Libre de Colón el viernes en la mañana, antes de promulgar la polémica ley y de que se desatara la violencia, cuando culpó a "agitadores profesionales" de "azuzar" las protesta "por motivos políticos o ideológicos" y con el fin de "crear el caos".La Zona Libre de Colón, la segunda más importante del mundo después de Hong Kong, alcanzó un superávit de 877,2 millones de dólares en sus transacciones comerciales durante los primeros cinco meses de 2012, el 190,84 % más que en igual periodo de 2011, según el Ministerio panameño de Economía y Finanzas.

El Gobierno de Panamá planteó hoy el inicio de un diálogo sobre la venta de tierras en la Zona Libre de Colón, mientras sectores económicos y la Iglesia católica reiteraron su rechazo, en una jornada de tensa calma tras los disturbios que ayer dejaron un niño muerto, heridos y detenidos.La norma que permite la venta de las tierras en la Zona Libre de Colón fue aprobada el viernes por la mayoría oficialista de la Asamblea Nacional (AN), y promulgada horas después por el presidente del país, Ricardo Martinelli.Grupos organizados han protestado en contra de la ley desde el miércoles pasado en Colón, ciudad portuaria ubicada a 80 kilómetros de la capital panameña.Las protestas derivaron el viernes en saqueos y actos de vandalismo en algunos sectores de Colón, que dejaron el saldo de un niño de 10 años muerto de un balazo, varios manifestantes y policías heridos, además de unos 250 detenidos, según medios locales.Este sábado grupos organizados marcharon pacíficamente para expresar nuevamente su rechazo a la norma y anunciaron nuevas movilizaciones nacionales el próximo lunes, día para el que la Cámara de Comercio de Colón convocó el inicio de un paro de 48 horas prorrogables en rechazo a la venta de las tierras en la Zona Libre.Un portavoz del gremio de abogados de Colón anunció para mañana una marcha para exigir la liberación de los detenidos.Los medios locales informaron de que este sábado comenzaron a ser liberados algunos de los detenidos en la refriega de ayer, mientras que la Policía no se ha referido al asunto.Los sectores que se oponen a la privatización de los terrenos en la Zona Libre y que han pedido derogar la ley que lo permite, alegan la pérdida patrimonial del Estado y un supuesto clientelismo por parte del Ejecutivo, que con la medida beneficiaría a sus aliados.El Gobierno sostiene que los usuarios de la Zona Libre pueden optar por comprar los terrenos o por seguir alquilándolos, como hasta ahora, aunque ha anunciado que se aplicarán cánones de arrendamiento más justos, porque hasta ahora los alquileres eran irrisorios, según dijo ayer Martinelli.Asimismo, defiende que la privatización de esas tierras dotará a la región de los recursos necesarios para impulsar su desarrollo.El obispo de Colón, Audilio Aguilar, expresó hoy su rechazó a los actos de violencia de la víspera y también a la venta de las tierras en la Zona Libre, aunque instó al diálogo y a la paz.El ministro de la Presidencia, Roberto Henríquez, anunció su intención de iniciar mañana, con una reunión con el obispo Aguilar, un proceso de "diálogo" con los diversos dirigentes de Colón, para explicarles "las bondades de la nueva ley".Henríquez hizo el anuncio al término de un reunión de ministros en la que se analizó la situación en Colón.Por su parte, Martinelli partió este sábado rumbo a Japón en el inicio de una gira oficial de marcado acento comercial que también lo llevará a Vietnam.El gobernante se refirió al tema de la Zona Libre de Colón el viernes en la mañana, antes de promulgar la polémica ley y de que se desatara la violencia, cuando culpó a "agitadores profesionales" de "azuzar" las protesta "por motivos políticos o ideológicos" y con el fin de "crear el caos".La Zona Libre de Colón, la segunda más importante del mundo después de Hong Kong, alcanzó un superávit de 877,2 millones de dólares en sus transacciones comerciales durante los primeros cinco meses de 2012, el 190,84 % más que en igual periodo de 2011, según el Ministerio panameño de Economía y Finanzas.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios