Imponen un impuesto a los compradores extranjeros de viviendas en Toronto (Canadá)

Imponen un impuesto a los compradores extranjeros de viviendas en Toronto (Canadá) Imponen un impuesto a los compradores extranjeros de viviendas en Toronto (Canadá)

Imponen un impuesto a los compradores extranjeros de viviendas en Toronto (Canadá)

La provincia de Ontario, la principal de Canadá, anunció hoy nuevas medidas para intentar enfriar el mercado inmobiliario que incluyen un impuesto del 15 % a los compradores extranjeros de viviendas.

La provincia de Ontario, la principal de Canadá, anunció hoy nuevas medidas para intentar enfriar el mercado inmobiliario que incluyen un impuesto del 15 % a los compradores extranjeros de viviendas.

Las autoridades provinciales justificaron la medida para combatir la especulación en la mayor ciudad canadiense, Toronto, y en las localidades de su alrededor.

Ontario también tomará medidas contra los abusos de agentes inmobiliarios, impuestos a viviendas desocupadas y control de los precios de los alquileres, entre otras medidas, para intentar hacer más asequible la vivienda a los residentes de la provincia.

En los últimos años, los precios de la vivienda han experimentado fuertes aumentos anuales en Toronto y otras grandes ciudades, lo que ha provocado la alarma entre las autoridades canadienses e instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) por el peligro de una burbuja inmobiliaria.

En Toronto, los precios de la vivienda en marzo fueron un 33 % superiores a los del mismo mes de 2016. En la actualidad, el precio medio de una vivienda unifamiliar en la ciudad se sitúa en 1,2 millones de dólares canadienses (unos 900.000 dólares estadounidenses).

Al anunciar las nuevas medidas, la primera ministra de la provincia de Ontario, Kathleen Wynne, justificó así el impuesto del 15 %: "Estamos apuntando a las personas que no están buscando un lugar para criar una familia sino que quieren un rápido beneficio o algo seguro para aparcar su dinero".

Hace varios meses, la provincia de Columbia Británica, en el oeste de Canadá, impuso un impuesto similar a las compras de viviendas por parte de extranjeros, para intentar controlar los precios de las propiedades inmobiliarias.

Más noticias

0 Comentarios