Mineros bolivianos rivales se enfrentan a golpes y pedradas en mina Colquiri

Los grupos mineros bolivianos enfrentados por el control de la mina andina Colquiri cruzaron hoy golpes y pedradas cuando los que operan en cooperativas privadas regresaron al pueblo del mismo nombre, informaron fuentes oficiales.El ministro de Gobierno, Carlos Romero, explicó en rueda de prensa que unos 200 mineros cooperativistas regresaron hoy al pueblo de Colquiri, a 250 kilómetros al sur de La Paz, tras permanecer fuera durante varias semanas porque el grupo rival del sindicato que trabaja para el Estado les impedía entrar a la zona.El problema surgió cuando algunos cooperativistas detonaron cargas de dinamita y petardos y se reunieron en la cancha del pueblo, lo que, según Romero, fue tomado por los mineros del sindicato como una "actitud de provocación"."Los asalariados se organizaron, se desplazaron a un cerro en un número aproximado de 60 personas y también hicieron detonaciones de dinamitas. Luego se produjeron algunos enfrentamientos físicos e intercambio de piedras y materiales contundentes", dijo Romero.Estos choques dejaron diez heridos, de los cuales, según Romero, los casos más graves son el de una persona que recibió el impacto de una piedra en la cabeza y el de una mujer embarazada que se lesionó una mano al caer al suelo en el forcejeo.El ministro señaló que ya no hay enfrentamientos, si bien ambos grupos permanecen atrincherados y aún se escuchan detonaciones de cargas de dinamita en el pueblo.Agregó que a los 140 policías que ya se encontraban en Colquiri se sumarán otros 210 para evitar que durante la noche se produzcan nuevas peleas.La mina de estaño y zinc Colquiri fue expropiada en junio pasado por el presidente del país, Evo Morales, a la empresa suiza Glencore y desde entonces fue objeto de un enfrentamiento entre esos dos sectores que se agravó en septiembre con incidentes violentos.El hecho más grave ocurrió hace más de dos semanas, cuando una manifestación de los cooperativistas lanzó cargas de dinamita contra la sede sindical de sus rivales en La Paz, dejando un minero muerto y varios heridos.Los trabajadores estatales reclamaban que el Estado se haga cargo de toda la mina, mientras que los cooperativistas exigían que se cumpla un decreto para entregarles la veta más rica de Colquiri.Finalmente ambos sectores cedieron y firmaron un acuerdo hace una semana para terminar con los enfrentamientos y compartir la veta disputada.Romero exigió hoy a los dirigentes de ambos grupos que cumplan con esos compromisos.El ministro también informó de que el otro conflicto minero que se reactivó esta semana en la mina Mallku Khota, en el norte de la región andina de Potosí, ya ha sido controlado con la entrada esta mañana de 450 policías a la zona.En ese yacimiento de plata, situado a 350 kilómetros al sur de La Paz, hubo un enfrentamiento a tiros el miércoles entre mineros que operan allí e indígenas que intentaron tomar la mina, con un saldo de al menos dos heridos de bala.La operación para retomar el control de Mallku Khota se retrasó porque cuatro de los cinco fiscales enviados con los policías se emborracharon anoche, por lo que fueron arrestados y serán demandados por "incumplimiento de deberes".

Los grupos mineros bolivianos enfrentados por el control de la mina andina Colquiri cruzaron hoy golpes y pedradas cuando los que operan en cooperativas privadas regresaron al pueblo del mismo nombre, informaron fuentes oficiales.El ministro de Gobierno, Carlos Romero, explicó en rueda de prensa que unos 200 mineros cooperativistas regresaron hoy al pueblo de Colquiri, a 250 kilómetros al sur de La Paz, tras permanecer fuera durante varias semanas porque el grupo rival del sindicato que trabaja para el Estado les impedía entrar a la zona.El problema surgió cuando algunos cooperativistas detonaron cargas de dinamita y petardos y se reunieron en la cancha del pueblo, lo que, según Romero, fue tomado por los mineros del sindicato como una "actitud de provocación"."Los asalariados se organizaron, se desplazaron a un cerro en un número aproximado de 60 personas y también hicieron detonaciones de dinamitas. Luego se produjeron algunos enfrentamientos físicos e intercambio de piedras y materiales contundentes", dijo Romero.Estos choques dejaron diez heridos, de los cuales, según Romero, los casos más graves son el de una persona que recibió el impacto de una piedra en la cabeza y el de una mujer embarazada que se lesionó una mano al caer al suelo en el forcejeo.El ministro señaló que ya no hay enfrentamientos, si bien ambos grupos permanecen atrincherados y aún se escuchan detonaciones de cargas de dinamita en el pueblo.Agregó que a los 140 policías que ya se encontraban en Colquiri se sumarán otros 210 para evitar que durante la noche se produzcan nuevas peleas.La mina de estaño y zinc Colquiri fue expropiada en junio pasado por el presidente del país, Evo Morales, a la empresa suiza Glencore y desde entonces fue objeto de un enfrentamiento entre esos dos sectores que se agravó en septiembre con incidentes violentos.El hecho más grave ocurrió hace más de dos semanas, cuando una manifestación de los cooperativistas lanzó cargas de dinamita contra la sede sindical de sus rivales en La Paz, dejando un minero muerto y varios heridos.Los trabajadores estatales reclamaban que el Estado se haga cargo de toda la mina, mientras que los cooperativistas exigían que se cumpla un decreto para entregarles la veta más rica de Colquiri.Finalmente ambos sectores cedieron y firmaron un acuerdo hace una semana para terminar con los enfrentamientos y compartir la veta disputada.Romero exigió hoy a los dirigentes de ambos grupos que cumplan con esos compromisos.El ministro también informó de que el otro conflicto minero que se reactivó esta semana en la mina Mallku Khota, en el norte de la región andina de Potosí, ya ha sido controlado con la entrada esta mañana de 450 policías a la zona.En ese yacimiento de plata, situado a 350 kilómetros al sur de La Paz, hubo un enfrentamiento a tiros el miércoles entre mineros que operan allí e indígenas que intentaron tomar la mina, con un saldo de al menos dos heridos de bala.La operación para retomar el control de Mallku Khota se retrasó porque cuatro de los cinco fiscales enviados con los policías se emborracharon anoche, por lo que fueron arrestados y serán demandados por "incumplimiento de deberes".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios