Nicaragua aumenta la cuota a la Seguridad Social y baja la renta a los nuevos pensionados

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. EFE/Archivo El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. EFE/Archivo

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. EFE/Archivo

Una reforma al sistema de seguridad social en Nicaragua, que incluye un aumento de los aportes de los empleados y la patronal, recorta en 5 % la pensión a los nuevos jubilados, pero no afecta a los que ganan altos salarios, entró en vigor el pasado 1 de enero, informó hoy el Gobierno.La reforma al Reglamento de la Ley de Seguridad Social fue aprobada por decreto y a puertas cerradas el 17 de diciembre pasado por el consejo directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), dijo este martes su presidente ejecutivo, Roberto López, al Canal 4 de la televisión, afín al oficialismo sandinista.El Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, aprobó la reforma tras recibir el año pasado una recomendación en ese sentido del Fondo Monetario Internacional (FMI), pues, según los cálculos oficiales, el INSS podría quebrar en 2021 si no recibe nuevos ingresos.De acuerdo con el Gobierno, las medidas garantizan la sostenibilidad del sistema nicaragüense de seguridad social al menos hasta 2036.La reforma al sistema de seguridad social establece un aumento de 6,25 % a 6,50 % la cotización que pagan los trabajadores activos con el fin de financiar a 31.000 víctimas de guerra.La reforma también eleva de 16 % a 17 % la cuota patronal a partir de 2014 y un punto porcentual más en 2015 y a partir de 2017 subirá al 19 %, según el decreto.Además, aumenta el techo al salario máximo cotizable desde 1.479 dólares a 2.166 dólares mensuales para 2014, el cual subirá a 2.854 dólares en 2015.La norma establece que todo el que gane menos de 2.166 dólares en 2014, al cambio actual, deberá aportar el 6,50 % de su salario a la seguridad social, como el resto de asalariados.Anteriormente, todo aquel que ganaba desde los 1.479 dólares para arriba pagaba una especie de cuota fija, que no necesariamente era del 6,25 % de su salario (que era la cuota laboral hasta 2013), sino unos 92,4 dólares mensuales.La reforma no afectará a los altos funcionarios públicos ni trabajadores con salarios mayores a los 2.166 dólares al mes durante este año, explicaron las fuentes oficiales.El titular del INSS admitió que "efectivamente las pensiones de las personas que ganan más de dos salarios mínimos (unos 274,7 dólares en promedio al mes), van a recibir muy probablemente un 5 % menos de pensión" al momento de su retiro.Al menos un 30 % de los trabajadores afiliados al Seguro Social de Nicaragua ganan más de dos salarios mínimos al mes, de acuerdo a los datos oficiales, lo que representa 203.300 personas, del total de 677.667 cotizantes del INSS.En tanto, el Ejecutivo se comprometió a pagar 2 % anual de la deuda del Estado con el INSS, calculada entre 580 y 600 millones de dólares, es decir saldarla en un plazo de 50 años.El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, dijo este martes que su representante en el consejo directivo del INSS votó en contra de esas reformas y sólo se logró un "consenso parcial en la negociación al no alcanzar un compromiso de costos compartidos".

Una reforma al sistema de seguridad social en Nicaragua, que incluye un aumento de los aportes de los empleados y la patronal, recorta en 5 % la pensión a los nuevos jubilados, pero no afecta a los que ganan altos salarios, entró en vigor el pasado 1 de enero, informó hoy el Gobierno.La reforma al Reglamento de la Ley de Seguridad Social fue aprobada por decreto y a puertas cerradas el 17 de diciembre pasado por el consejo directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), dijo este martes su presidente ejecutivo, Roberto López, al Canal 4 de la televisión, afín al oficialismo sandinista.El Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, aprobó la reforma tras recibir el año pasado una recomendación en ese sentido del Fondo Monetario Internacional (FMI), pues, según los cálculos oficiales, el INSS podría quebrar en 2021 si no recibe nuevos ingresos.De acuerdo con el Gobierno, las medidas garantizan la sostenibilidad del sistema nicaragüense de seguridad social al menos hasta 2036.La reforma al sistema de seguridad social establece un aumento de 6,25 % a 6,50 % la cotización que pagan los trabajadores activos con el fin de financiar a 31.000 víctimas de guerra.La reforma también eleva de 16 % a 17 % la cuota patronal a partir de 2014 y un punto porcentual más en 2015 y a partir de 2017 subirá al 19 %, según el decreto.Además, aumenta el techo al salario máximo cotizable desde 1.479 dólares a 2.166 dólares mensuales para 2014, el cual subirá a 2.854 dólares en 2015.La norma establece que todo el que gane menos de 2.166 dólares en 2014, al cambio actual, deberá aportar el 6,50 % de su salario a la seguridad social, como el resto de asalariados.Anteriormente, todo aquel que ganaba desde los 1.479 dólares para arriba pagaba una especie de cuota fija, que no necesariamente era del 6,25 % de su salario (que era la cuota laboral hasta 2013), sino unos 92,4 dólares mensuales.La reforma no afectará a los altos funcionarios públicos ni trabajadores con salarios mayores a los 2.166 dólares al mes durante este año, explicaron las fuentes oficiales.El titular del INSS admitió que "efectivamente las pensiones de las personas que ganan más de dos salarios mínimos (unos 274,7 dólares en promedio al mes), van a recibir muy probablemente un 5 % menos de pensión" al momento de su retiro.Al menos un 30 % de los trabajadores afiliados al Seguro Social de Nicaragua ganan más de dos salarios mínimos al mes, de acuerdo a los datos oficiales, lo que representa 203.300 personas, del total de 677.667 cotizantes del INSS.En tanto, el Ejecutivo se comprometió a pagar 2 % anual de la deuda del Estado con el INSS, calculada entre 580 y 600 millones de dólares, es decir saldarla en un plazo de 50 años.El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, dijo este martes que su representante en el consejo directivo del INSS votó en contra de esas reformas y sólo se logró un "consenso parcial en la negociación al no alcanzar un compromiso de costos compartidos".

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios