Nicaragua abre el período legislativo que debatirá otorgar más poderes a Ortega

El diputado sandinista, René Núñez, fue reelegido como presidente del parlamento nicaragüense para presidir el periodo legislativo 2014 - 2015 durante una sesión en el parlamento en Managua (Nicaragua). EFE El diputado sandinista, René Núñez, fue reelegido como presidente del parlamento nicaragüense para presidir el periodo legislativo 2014 - 2015 durante una sesión en el parlamento en Managua (Nicaragua). EFE

El diputado sandinista, René Núñez, fue reelegido como presidente del parlamento nicaragüense para presidir el periodo legislativo 2014 - 2015 durante una sesión en el parlamento en Managua (Nicaragua). EFE

El Parlamento de Nicaragua, controlado por los sandinistas, inició hoy un nuevo período con la mirada puesta en aprobar, en segundo debate, una reforma constitucional que daría más poderes al presidente Daniel Ortega y a los militares.El nuevo período legislativo comenzó con la elección de una nueva junta directiva, que prácticamente no difiere de la anterior, en la que el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) mantuvo cinco de los siete cargos de la mesa.La junta directiva será presidida nuevamente por el diputado oficialista René Núñez, que está en ese cargo desde 2007, cuando Ortega retornó al poder.Los sandinistas, que cuentan con mayoría calificada en el Congreso (64 de 92 diputados), impulsarán la aprobación en segunda instancia de las reformas parciales a la Constitución, para que puedan entrar en vigor, así como "todas las leyes que se derivan" de esas enmiendas, dijo a Efe el diputado oficialista Gustavo Porras.La mayoría oficialista en el Legislativo aprobó el 10 de diciembre pasado, en el primero de dos debates, las reformas que posibilitarían la reelección presidencial indefinida, lo que permitiría a Ortega presentarse nuevamente al cargo en 2016, en caso de ser avaladas definitivamente.La reforma, que tiene que ser ratificada en una segunda votación en la actual legislatura para entrar en vigor, también establece la posibilidad de elegir al presidente en primera vuelta y con mayoría simple de votos.Además, contempla ampliar los poderes del presidente y le faculta a emitir decretos ejecutivos con fuerza de ley.El paquete de reformas estipula dar potestad a Ortega para nombrar a militares en instituciones civiles y mantener a los funcionarios de todos los poderes del Estado por el tiempo que estime conveniente."La reforma constitucional es algo que va en camino, y que falta (la aprobación) en la segunda legislatura, que ya comenzó", explicó Porras, quien anunció que en febrero próximo estarían discutiendo en el pleno esas enmiendas.El diputado opositor Eduardo Montealegre dijo a Efe que la Bancada Partido Liberal Independiente (Bapli) volverá a rechazar con sus votos esa reforma, bajo el argumento de que "no es necesaria".La reforma, que parece que será una realidad imparable debido a que el oficialismo cuenta con mayoría en el Legislativo, también otorga mayores facultades al Ejército de Nicaragua.Porras anunció que una vez aprueben en segunda instancia la reforma a la Carta Magna, revisarán una serie de leyes ligadas a la Constitución, entre ellas las "que tienen que ver con el Poder Judicial, el Poder Electoral", el Código Militar y la Ley General de Salud.Montealegre, pese a la minoría de la oposición en el Congreso, no descartó que esta pueda "influir en que se cambien algunas de las propuestas" en las leyes, como en la reforma al Código Militar, la cual contempla el reintegro de militares retirados al Ejército.La propuesta de reforma al Código Militar, enviada por Ortega en diciembre pasado, también plantea que "los miembros del Ejército podrán ocupar cargos en las instituciones del Estado que no sean de elección popular".Asimismo, amplía los años de servicio de 35 a 40, con 65 años como edad máxima de retiro, y no 60 como es en la actualidad.También deja a discreción del presidente extender el plazo de forma indefinida al jefe del Ejército y que lo podrá destituir por "insubordinación", de acuerdo con la iniciativa.Actualmente, Ortega es considerado por distintos sectores como el presidente de Nicaragua con más poder desde el dictador Anastasio Somoza Debayle, debido a que su partido, el FSLN, domina los cuatro poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral), así como la mayoría de Gobiernos municipales.Además, es el jefe supremo de la Policía Nacional y del Ejército.

El Parlamento de Nicaragua, controlado por los sandinistas, inició hoy un nuevo período con la mirada puesta en aprobar, en segundo debate, una reforma constitucional que daría más poderes al presidente Daniel Ortega y a los militares.El nuevo período legislativo comenzó con la elección de una nueva junta directiva, que prácticamente no difiere de la anterior, en la que el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) mantuvo cinco de los siete cargos de la mesa.La junta directiva será presidida nuevamente por el diputado oficialista René Núñez, que está en ese cargo desde 2007, cuando Ortega retornó al poder.Los sandinistas, que cuentan con mayoría calificada en el Congreso (64 de 92 diputados), impulsarán la aprobación en segunda instancia de las reformas parciales a la Constitución, para que puedan entrar en vigor, así como "todas las leyes que se derivan" de esas enmiendas, dijo a Efe el diputado oficialista Gustavo Porras.La mayoría oficialista en el Legislativo aprobó el 10 de diciembre pasado, en el primero de dos debates, las reformas que posibilitarían la reelección presidencial indefinida, lo que permitiría a Ortega presentarse nuevamente al cargo en 2016, en caso de ser avaladas definitivamente.La reforma, que tiene que ser ratificada en una segunda votación en la actual legislatura para entrar en vigor, también establece la posibilidad de elegir al presidente en primera vuelta y con mayoría simple de votos.Además, contempla ampliar los poderes del presidente y le faculta a emitir decretos ejecutivos con fuerza de ley.El paquete de reformas estipula dar potestad a Ortega para nombrar a militares en instituciones civiles y mantener a los funcionarios de todos los poderes del Estado por el tiempo que estime conveniente."La reforma constitucional es algo que va en camino, y que falta (la aprobación) en la segunda legislatura, que ya comenzó", explicó Porras, quien anunció que en febrero próximo estarían discutiendo en el pleno esas enmiendas.El diputado opositor Eduardo Montealegre dijo a Efe que la Bancada Partido Liberal Independiente (Bapli) volverá a rechazar con sus votos esa reforma, bajo el argumento de que "no es necesaria".La reforma, que parece que será una realidad imparable debido a que el oficialismo cuenta con mayoría en el Legislativo, también otorga mayores facultades al Ejército de Nicaragua.Porras anunció que una vez aprueben en segunda instancia la reforma a la Carta Magna, revisarán una serie de leyes ligadas a la Constitución, entre ellas las "que tienen que ver con el Poder Judicial, el Poder Electoral", el Código Militar y la Ley General de Salud.Montealegre, pese a la minoría de la oposición en el Congreso, no descartó que esta pueda "influir en que se cambien algunas de las propuestas" en las leyes, como en la reforma al Código Militar, la cual contempla el reintegro de militares retirados al Ejército.La propuesta de reforma al Código Militar, enviada por Ortega en diciembre pasado, también plantea que "los miembros del Ejército podrán ocupar cargos en las instituciones del Estado que no sean de elección popular".Asimismo, amplía los años de servicio de 35 a 40, con 65 años como edad máxima de retiro, y no 60 como es en la actualidad.También deja a discreción del presidente extender el plazo de forma indefinida al jefe del Ejército y que lo podrá destituir por "insubordinación", de acuerdo con la iniciativa.Actualmente, Ortega es considerado por distintos sectores como el presidente de Nicaragua con más poder desde el dictador Anastasio Somoza Debayle, debido a que su partido, el FSLN, domina los cuatro poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral), así como la mayoría de Gobiernos municipales.Además, es el jefe supremo de la Policía Nacional y del Ejército.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios