Regresa a Chile la unidad de apoyo contra los incendios forestales en Ecuador

Un grupo de la Unidad de Manejo del Fuego de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) de Chile, que apoyó las acciones de combate contra los incendios forestales en Ecuador, regresará a su país con el compromiso de mantener la colaboración con la nación andina.Así lo expresó hoy a Efe Miguel Ángel Ahumada, jefe de la delegación, que esta madrugada retornará a Chile tras haber permanecido casi dos semanas en tierras ecuatorianas."Estamos comprometidos al cien por cien" en la cooperación con Ecuador, añadió Ahumada, cuyo grupo también capacitó a unos 260 ecuatorianos de las instituciones relacionadas con los incendios.Los chilenos colaboraron también en el combate a los últimos flagelos de los incendios, registrados en varias provincias ecuatorianas, aunque éstos han remitido con la llegada de la época de lluvias.Según las autoridades ecuatorianas, más de 10.000 hectáreas de bosques y matorrales fueron afectadas por los incendios, que a principios de septiembre obligaron a declarar en situación de emergencia a la capital, Quito, donde se consumieron más de 3.000 hectáreas.El fenómeno, causado, entre otras razones, por la dura época de sequía, desbordó la capacidad de los cuerpos de bomberos y por ello las autoridades pidieron ayuda a países amigos.Colombia y Venezuela apoyaron con helicópteros y Brasil con un avión especial para combatir las llamas desde el aire, mientras que Chile envió su unidad de la Conaf.La Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) de Ecuador incluso estudia la posibilidad de crear una unidad de lucha contra los incendios forestales, como la que dispone Chile.Para Ahumada esa es una de las alternativas de las que dispone Ecuador para combatir este tipo de fenómenos, ya que también podría apostar por un "fortalecimiento" de las unidades de bomberos ya existentes en el país.La Conaf estaría dispuesta a cooperar con las autoridades ecuatorianas en cualquiera de las alternativas, añadió Ahumada, aunque señaló que en su país "ha dado resultados" buenos la creación de la unidad especializada en incendios forestales."En Chile -contó-, el tema de los incendios forestales pasa por nosotros, no por los bomberos, que son apoyo nuestro y lo solicitamos cuando nos vemos rebasados, pero la responsabilidad del combate a los incendios forestales es nuestra", añadió.No obstante, dijo que el informe que debe elaborar sobre la gestión de su grupo en tierras ecuatorianas incluirá posiciones y sugerencias para las dos alternativas.Ahumada comentó también que la unidad a su cargo fue dividida en dos grupos, uno dedicado al combate de incendios y otro a la capacitación del personal ecuatoriano.Señaló que el proceso de capacitación se centró en los métodos de combate a los flagelos de los incendios, el uso de las herramientas con las que cuentan los cuerpos de bomberos y un capítulo de "seguridad de la gente, que es fundamental".Además, acotó que se han "notado algunas falencias" en las unidades de bomberos ecuatorianas, "como lo que tiene que ver a cantidad de gente" y "en cuanto al tipo de herramientas de las que disponen".Ello puede suponer, dijo, que se podría optar por el mejoramiento de las unidades de bomberos en personal y equipamiento, aunque dijo que también podría ser "magnifica" la creación de una unidad especializada en combatir incendios forestales.Esa es una "decisión política" que compete exclusivamente a las autoridades ecuatorianas, apostilló Ahumada.

Un grupo de la Unidad de Manejo del Fuego de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) de Chile, que apoyó las acciones de combate contra los incendios forestales en Ecuador, regresará a su país con el compromiso de mantener la colaboración con la nación andina.Así lo expresó hoy a Efe Miguel Ángel Ahumada, jefe de la delegación, que esta madrugada retornará a Chile tras haber permanecido casi dos semanas en tierras ecuatorianas."Estamos comprometidos al cien por cien" en la cooperación con Ecuador, añadió Ahumada, cuyo grupo también capacitó a unos 260 ecuatorianos de las instituciones relacionadas con los incendios.Los chilenos colaboraron también en el combate a los últimos flagelos de los incendios, registrados en varias provincias ecuatorianas, aunque éstos han remitido con la llegada de la época de lluvias.Según las autoridades ecuatorianas, más de 10.000 hectáreas de bosques y matorrales fueron afectadas por los incendios, que a principios de septiembre obligaron a declarar en situación de emergencia a la capital, Quito, donde se consumieron más de 3.000 hectáreas.El fenómeno, causado, entre otras razones, por la dura época de sequía, desbordó la capacidad de los cuerpos de bomberos y por ello las autoridades pidieron ayuda a países amigos.Colombia y Venezuela apoyaron con helicópteros y Brasil con un avión especial para combatir las llamas desde el aire, mientras que Chile envió su unidad de la Conaf.La Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) de Ecuador incluso estudia la posibilidad de crear una unidad de lucha contra los incendios forestales, como la que dispone Chile.Para Ahumada esa es una de las alternativas de las que dispone Ecuador para combatir este tipo de fenómenos, ya que también podría apostar por un "fortalecimiento" de las unidades de bomberos ya existentes en el país.La Conaf estaría dispuesta a cooperar con las autoridades ecuatorianas en cualquiera de las alternativas, añadió Ahumada, aunque señaló que en su país "ha dado resultados" buenos la creación de la unidad especializada en incendios forestales."En Chile -contó-, el tema de los incendios forestales pasa por nosotros, no por los bomberos, que son apoyo nuestro y lo solicitamos cuando nos vemos rebasados, pero la responsabilidad del combate a los incendios forestales es nuestra", añadió.No obstante, dijo que el informe que debe elaborar sobre la gestión de su grupo en tierras ecuatorianas incluirá posiciones y sugerencias para las dos alternativas.Ahumada comentó también que la unidad a su cargo fue dividida en dos grupos, uno dedicado al combate de incendios y otro a la capacitación del personal ecuatoriano.Señaló que el proceso de capacitación se centró en los métodos de combate a los flagelos de los incendios, el uso de las herramientas con las que cuentan los cuerpos de bomberos y un capítulo de "seguridad de la gente, que es fundamental".Además, acotó que se han "notado algunas falencias" en las unidades de bomberos ecuatorianas, "como lo que tiene que ver a cantidad de gente" y "en cuanto al tipo de herramientas de las que disponen".Ello puede suponer, dijo, que se podría optar por el mejoramiento de las unidades de bomberos en personal y equipamiento, aunque dijo que también podría ser "magnifica" la creación de una unidad especializada en combatir incendios forestales.Esa es una "decisión política" que compete exclusivamente a las autoridades ecuatorianas, apostilló Ahumada.

Etiquetas:

Más noticias

0 Comentarios